Le hi­cie­ron el cuen­to del tío a una an­cia­na pa­ra ro­bar­le 30.000 pe­sos

Nancy Bo­rre­go (80) fue en­ga­ña­da y lue­go ma­nia­ta­da por tres su­je­tos –un cuar­to se que­dó afue­ra- que se hi­cie­ron pa­sar por car­te­ros pa­ra ac­ce­der a su de­par­ta­men­to del sép­ti­mo pi­so del edi­fi­cio de ca­lle So­ler 65.

La Nueva - - SEGURIDAD - Co­men­tá es­ta cró­ni­ca en la­nue­va.com

Nancy Bo­rre­go tie­ne 80 años, ha­ce más de dos dé­ca­das que vi­ve en el de­par­ta­men­to “B” del sép­ti­mo pi­so del edi­fi­cio de ca­lle So­ler 65 y ayer al me­dio­día, cuan­do se dis­po­nía a dor­mir la sies­ta, la osa­día de tres in­di­vi­duos –-un cuar­to se que­dó afue­ra-- que si­mu­la­ron ser car­te­ros-- pu­do más que la in­cre­du­li­dad de la an­cia­na que fue des­po­ja­da de unos 30.000 pe­sos en efec­ti­vos y va­rias al­ha­jas.

Los de­lin­cuen­tes lle­ga­ron con da­tos pre­ci­sos al lu­gar, al­re­de­dor de las 14, y lue­go de ac­ce­der a la vi­vien­da, gol­pea­ron y ma­nia­ta­ron a la pro­pie­ta­ria, quien es­tu­vo pri­va­da de su li­ber­tad por más de vein­te mi­nu­tos has­ta que lo­gró desatar­se y co­mu­ni­car­se con el 911, se­gún se in­for­mó en el lu­gar.

“Ten­go en­ten­di­do que los la­dro­nes in­gre­sa­ron por la puer­ta prin­ci­pal del edi­fi­cio. Al pa­re­cer tres per­so­nas subie­ron al sép­ti­mo pi­so, to­ca­ron el tim­bre, la mu­jer sa­lió a aten­der­los y fue gol­pea­da por uno de ellos”, se­ña­ló a es­te dia­rio Ho­ra­cio Hau­re, en- car­ga­do del edi­fi­cio.

“La gol­pea­ron, la me­tie­ron en la ha­bi­ta­ción, lue­go re­vol­vie­ron to­do el de­par­ta­men­to y le ro­ba­ron jo­yas de oro y di­ne­ro en efec­ti­vo”, agre­gó.

“Es­tos ti­pos le di­je­ron a la abue­la que le ve­nían a en­tre­gar una car­ta, ella se con­fió y la reac­ción de los la­dro­nes fue au­to­má­ti­ca, por­que es­tu­vie­ron unos diez mi­nu­tos en la ca­sa y has­ta lle­ga­ron a dar­lo vuel­ta”, gra­fi­có el hom­bre.

La víc­ti­ma su­frió al­gu­nos gol­pes en el ros­tro y en sus bra­zos, aun­que no fue ne­ce­sa­rio lle­var­la a un hos­pi­tal.

“Tie­ne la ca­ra to­da las­ti­ma­da por­que le pe­ga­ron pa­ra que ha­bla­ra y no gri­ta­ra. Tam­bién le cor­ta­ron los ca­bles del te­lé­fono fi­jo. Hi­cie­ron lo mis­mo con el por­te­ro y de es­ta ma­ne­ra se ase­gu­ra­ron de que la abue­la no pu­die­ra pe­dir au­xi­lio”, ma­ni­fes­tó Hau­re.

Se su­po que el di­ne­ro sus­traí­do eran aho­rros que la abue­la guar­da­ba en su ha­bi­ta­ción.

“Evi­den­te­men­te te­nían información y ten­go en­ten­di­do que uno de ellos se hi­zo pa­sar por un fa­mi­liar. Allí se pro­du­jo el quie­bre de la si­tua- ción por­que la mu­jer se con­fió y pa­só lo que pa­só”, aco­tó el vo­ce­ro, quien man­tu­vo una bre­ve char­la con la dam­ni­fi­ca­da mien­tras es­pe­ra­ba el arri­bo de los pe­ri­tos de la Po­li­cía Cien­tí­fi­ca.

El por­te­ro acla­ró que “el edi­fi­cio es se­gu­ro, tie­ne una so­la en­tra­da. La puer­ta siem­pre es­tá con lla­ve y no hay po­si­bi­li­da­des de que es­tas per­so­nas ha­yan ac­ce­di­do sin la ayu­da de al­gún cóm­pli­ce o alle­ga­do al lu­gar”.

“Aho­ra va­mos a cam­biar la ce­rra­du­ra, pe­ro por pre­cau­ción na­da más. Es la pri­me­ra vez que nos pa­sa al­go así y es­ta se­ño­ra ja­más pa­só por al­go se­me­jan­te", aña­dió.

Y ad­mi­tió que por la si­tua­ción de in­se­gu­ri­dad pa­de­ci­da "es­ta­mos to­dos shoc­kea­dos, por­que nun­ca pen­sa­mos que es­te ti­po de epi­so­dios pue­den ocu­rrir en un edi­fi­cio de es­ta en­ver­ga­du­ra, en pleno cen­tro de la ciu­dad".

"Pe­ro los de­lin­cuen­tes se su­pe­ran día a día, siem­pre tie­nen una car­ta guar­da­da pa­ra en­ga­ñar a sus víc­ti­mas", con­clu­yó Hau­re.

FO­TOS: MI­GUEL GONZÁLEZ-LA NUE­VA.

En el sép­ti­mo pi­so del edi­fi­cio de So­ler 65 se pro­du­jo el gra­ve he­cho, que tu­vo co­mo víc­ti­ma a una an­cia­na de 80 años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.