La he­roí­na de 9 años que sal­vó a su fa­mi­lia de mo­rir ba­jo el fue­go

La ni­ña des­per­tó de ma­dru­ga­da y, co­mo pu­do, sa­lió en me­dio de un in­cen­dio pa­ra aler­tar a su fa­mi­lia.

La Nueva - - PORTADA - Co­men­tá es­ta cró­ni­ca en la­nue­va.com

“Nos des­per­tó la ne­na de 9. En reali­dad, le de­be­mos la vi­da a ella por­que nos avi­só. Es­to lo oca­sio­nó la es­tu­fa eléc­tri­ca que re­cién ha­bía­mos com­pra­do y que so­le­mos des­en­chu­far; no sa­be­mos si fa­lla­ron los ca­bles”.

Carina Ulloa, de 36 años, arran­có el re­la­to tra­tan­do de no que­brar­se, ho­ras des­pués de que la vi­vien­da de Vi­lla Har­ding Green -que ocu­pa­ba con su pa­re­ja, Pedro Ca­nu­llo (40) y dos hi­jas-, ter­mi­na­ra des­trui­da por el de­vas­ta­dor ac­cio­nar del fue­go que se de­cla­ró ayer a la ma­dru­ga­da en una ha­bi­ta­ción.

El dra­má­ti­co epi­so­dio se re­gis­tró a las 2.30, en Co­ri­na Pa­rral 3634.

“En esa pie­za duer­me so­la”, di­jo Carina so­bre su hi­ja Ma­ría Vic­to­ria Ocam­po (9), ya que la her­ma­na, An­to­ne­lla (15), es­ta­ba en lo de su abue­la, a la vuel­ta.

No se des­car­ta­ba que du­ran­te el des­can­so, la me­nor se ha­ya mo­vi­do y des­pla­za­do ro­pa de ca­ma, pa­ra to­mar con­tac­to con el ar­te­fac­to.

“Ella es así (se­ña­lan­do una es­ta­tu­ra de 1,50 al re­fe­rir­se Vic­to­ria) y las lla­man eran más al­tas. No sé có­mo sa­lió”, se pre­gun­ta­ba Carina.

A su la­do, su ma­ri­do Pedro es­cu­cha­ba y la man­te­nía abra­za­da, en un ges­to de ab­so­lu­ta con­ten­ción.

“Ella (por Vic­to­ria) se le­van­tó por­que sin­tió ca­lor en los pies, y vio hu­mo y fue­go”, de­ta­lló el hom­bre.

Se­gún Carina, la ni­ña “sa­lió al pa­si­llo, la aga­rré, no sé có­mo, abrí la puer­ta y sa­li­mos. Ahí em­pe­zó a re­ven­tar to­do”.

Carina re­co­no­ció que “si bien la ca­sa es de ma­te­rial, pre­ca­rio, el te­cho es de ma­chim­bre y las ca­mi­tas son de pino. Ha­bía­mos com­pra­do pin­tu­ra pa­ra pin­tar la ca­sa y se ve que eso aga­rró en­se­gui­da, y era lo que re­ven­ta­ba. Tam­bién es­ta­ba el ca­le­fón”.

SE­BAS­TIÁN COR­TÉS-LA NUE­VA.

SE­BAS­TIÁN COR­TÉS-LA NUE­VA.

Carina Ulloa no pue­de creer có­mo su hi­ja es­ca­pó de las lla­mas. La sos­tie­ne Pedro, su pa­re­ja.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.