Azur­duy por Co­lón, el pa­se del día

La Nueva - - EL PAÍS -

Sa­le Cris­tó­bal Co­lón, en­tra Jua­na Azur­duy. Es lo que ocu­rri­rá es­ta tar­de en el Pa­tio de Ce­re­mo­nias de la Ca­sa Ro­sa­da, cuan­do se inau­gu­re la es­ta­tua de la gue­rre­ra de la In­de­pen­den­cia en el mis­mo si­tial don­de es­ta­ba el na­ve­gan­te ge­no­vés, hoy re­ple­ga­do ca­si a es­con­di­das en un rin­cón de la Cos­ta­ne­ra por­te­ña. En ese pla­yón ubi­ca­do de ca­ra al río y es­pal­das de la se­de gu­ber­na­men­tal, que pre­ci­sa­men­te se lla­ma­ba Pla­za Co­lón, rei­na­rá des­de hoy la lu­cha­do­ra nor­te­ña a la que Cris­ti­na Fer­nán­dez le otor­gó en 2009 el gra­do de ge­ne­ra­la post mór­tem del Ejér­ci­to Ar­gen­tino.

Al ac­to de es­ta tar­de, que se­rá emi­ti­do por ca­de­na na­cio­nal, asis­ti­rá en­tre otros in­vi­ta­dos el pre­si­den­te bo­li­viano Evo Mo­ra­les, quien tiem­po atrás de­ci­dió do­nar la es­cul­tu­ra de Azur­duy al Go­bierno ar­gen­tino. El pre­si­den­te del país ve­cino pu­so el mi­llón de dó­la­res que cos­tó la obra del ar­tis­ta plás­ti­co por­te­ño An­drés Zer­ne­ri. Fue de­po­si­ta­da en el mis­mo pe­des­tal que sos­te­nía la es­ta­tua de Co­lón, aun­que a di­fe­ren­cia del des­cu­bri­dor de Amé­ri­ca, que mi­ra­ba ha­cia el río, Azur­duy mi­ra­rá di­rec­ta­men­te ha­cia la Ca­sa Ro­sa­da, ca­si a la al­tu­ra del des­pa­cho pre­si­den­cial, con sus 26 me­tros de al­to.

Cris­ti­na ve­rá cum­pli­do de es­ta ma­ne­ra y con mag­na ce­re­mo­nia su gran ca­pri­cho de los úl­ti­mos años. De ese mo­do que­da­rá sal­da­da la "deu­da mo­ral" que ella con­fe­só cier­ta vez que te­nía con el bo­li­va­riano Hu­go Chá­vez. La ad­qui­rió im­pen­sa­da­men­te aque­lla ma­ña­na, tam­bién de 2009, cuan­do du­ran­te una de sus tan­tas vi­si­tas al país, mien­tras am­bos con­ver­sa­ban en el des­pa­cho pre­si­den­cial del pri­mer pi­so, Chá­vez des­co­rrió la cor­ti­na de uno de los ven­ta­na­les que dan a la ex­pla­na­da tra­se­ra y le pre­gun­tó más o me­nos así, se­gún con­fi­den­tes de la épo­ca, se­ña­lan­do con el ín­di­ce la es­ta­tua de Co­lón: "¿Qué ha­ce ese ge­no­ci­da allí? ¡¡Tie­nes que po­ner a Eva (Pe­rón), a Jua­na (Azur­duy)!!", le re­co­men­dó en su cé­le­bre y vehe­men­te tono.

Cris­ti­na ya te­nía un cua­dro de la mu­jer na­ci­da en Chu­qui­sa­ca que, con el gra­do de co­ro­nel, lu­chó jun­to a Ma­nuel Bel­grano y fue co­la­bo­ra­do­ra de los gau­chos de Mar­tín Mi­guel de Güe­mes. Pe­ro to­mó el de­sa­fío de su ami­go bo­li­va­riano y fue por más, fiel a su es­ti­lo. Pro­me­tió que ba­ja­ría al al­mi­ran­te de su pe­des­tal y lo des­te­rra­ría a la Cos­ta­ne­ra, lo que le va­lió has­ta ba­ta­llas ju­di­cia­les con el Go­bierno de Mau­ri­cio Ma­cri y el re­pu­dio de to­da la co­lec­ti­vi­dad ita­lia­na en la Ar­gen­ti­na, que has­ta con abra­zos sim­bó­li­cos al pre­dio don­de se eri­gía la es­ta­tua bus­có va­na­men­te evi­tar el des­gua­ce del már­mol y su pos­te­rior tras­la­do, que se con­cre­tó fi­nal­men­te la se­ma­na pa­sa­da.

Evo, el ami­go di­lec­to de Cris­ti­na y Hu­go en aque­llas tan­tas reunio­nes allí don­de los en­con­tra­se una cum­bre de la re­gión, ter­ció en el de­sa­fío y ayu­dó a cum­plir el ca­pri­cho, y la pro­me­sa de la doc­to­ra, con el apor­te de fon­dos es­ta­ta­les pa­ra con­cre­tar la obra y po­ner­la en su lu­gar.

Ca­sua­li­da­des del des­tino o pun­ti­llo­si­dad cris­ti­nia­na, Azur­duy su­birá al pe­des­tal cuan­do el ca­len­da­rio mar­ca 15 de ju­lio. El mis­mo día, pe­ro de 1921, que fue inau­gu­ra­da y co­lo­ca­da en el lu­gar la es­ta­tua de Co­lón ta­lla­da por el es­cul­tor florentino Ar­nol­do Zoc­chi y do­na­da por el pue­blo ita­liano a la Ar­gen­ti­na pa­ra que per­ma­ne­cie­se allí "pa­ra siem­pre". No po­drá ser. Ma­cri per­dió la ba­ta­lla ju­di­cial con­tra Cris­ti­na pe­se que el plan­teo an­te los tri­bu­na­les re­co­no­cía un da­to fun­da­men­tal, co­mo que esos te­rre­nos no per­te­ne­cen a la Na­ción sino al Go­bierno de la Ciu­dad de Bue­nos Ai­res, que de­beía ha­ber au­to­ri­za­do el tras­la­do de la es­ta­tua a la Cos­ta­ne­ra don­de hoy se en­cuen­tra, un pa­so que ob­via­men­te el in­ge­nie­ro no es­ta­ba dispuesto a dar.

Cris­ti­na pu­do más y hoy po­drá cum­plir con aque­lla pro­me­sa que le hi­zo a su pri­vi­le­gia­do ami­go bo­li­va­riano. Evo se­rá tes­ti­go.

Al ac­to de es­ta tar­de, que se­rá emi­ti­do por ca­de­na, asis­ti­rá el pre­si­den­te bo­li­viano Evo Mo­ra­les, quien de­ci­dió do­nar la es­cul­tu­ra al Go­bierno ar­gen­tino.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.