La Ar­gen­ti­na, un país in­de­fen­so

La Nueva - - OPINIÓN - Por Mi­guel Angel Sar­ni

Uno pue­de es­tar muy enoja­do con el te­chis­ta, pe­ro no por eso de­ja su ca­sa sin te­cho. A con­tra­pe­lo de tan ele­men­tal sen­sa­tez, gran par­te de la cla­se po­lí­ti­ca ar­gen­ti­na ha bo­rra­do de mo­do tá­ci­to la De­fen­sa Na­cio­nal co­mo te­ma. Educación pue­de ser una “asig­na­tu­ra pen­dien­te”, asun­to que no se arre­gla pe­ro de lo que al me­nos se dis­cu­te. El avan­ce so­bre la Jus­ti­cia pa­re­cie­ra ser el te­ma cen­tral. De De­fen­sa ca­si no se ha­bla, ni en cam­pa­ña elec­to­ral ni en el de­ba­te par­la­men­ta­rio. ¿Con qué re­sul­ta­dos? Uno muy evi­den­te es el cre­cien­te es­ta­do de in­de­fen­sión del país.

Ur­ge res­ca­tar la ins­ti­tu­cio­na­li­dad de las fuer­zas ar­ma­das y su res­pe­to an­te el pue­blo de la Ar­gen­ti­na. La gran ma­yo­ría abri­ga es­pe­ran­zas de que po­lí­ti­cos, di­plo­má­ti­cos, tra­ba­ja­do­res hu­ma­ni­ta­rios, di­ri­gen­tes, trans­for­men los con­flic­tos en paz y las ame­na­zas en es­pe­ran­zas, y se en­cuen­tre la ma­ne­ra de vi­vir en ar­mo­nía sin vio­len­cia ni opre­sión. Pe­ro has­ta que lle­gue ese día ten­dre­mos que ha­cer que los idea­les y los erro­res hu­ma­nos en­cuen­tren un pun­to me­dio. Es im­por­tan­te de­jar en cla­ro que es ne­ce­sa­rio im­pe­dir la po­li­ti­za­ción de las FF.AA. ba­jo la no­ción de con­trol ci­vil ob­je­ti­vo y la pro­fe­sio­na­li­za­ción de las mis­mas, de­fen­dien­do a sus hom­bres y mu­je­res que es­tán dis­pues­tos a arries­gar sus vi­das.

La gue­rra glo­bal se ha vuel­to im­prac­ti­ca­ble. La increíble le­ta­li­dad del ar­ma­men­to nu­clear y su adop­ción por mu­chos paí­ses lo vol­vió de uso im­po­si­ble, al me­nos des­de 1945 has­ta hoy. ¿No es una pa­ra­do­ja ca­si increíble?

In­clu­so el des­acre­di­ta­do sis­te­ma fi­nan­cie­ro in­ter­na­cio­nal, agen­te de to­do ti­po de aprie­tes, re­ce­sio­nes, de­sigual­da­des e in­jus­ti­cias, se ha vuel­to –tal vez a su pe­sar- un fac- tor in­vi­si­ble pe­ro po­de­ro­so que ac­túa con­tra las con­fla­gra­cio­nes in­ter­na­cio­na­les. Los ban­cos pue­den fi­nan­ciar al­gu­na pe­que­ña gue­rra aquí y otra allá pa­ra ha­cer­se de oro, pe­tró­leo o dia­man­tes en el mun­do más po­bre, pe­ro si trataran de ha­cer ga­nan­cias con un con­flic­to ma­si­vo, ade­más de ver per­der en se­gun­dos el va­lor de sus ac­ti­vos, se­rían ob­je­to de la más jus­ti­cie­ra per­se­cu­ción pú­bli­ca por par­te de los Es­ta­dos-na­ción. Y es que, mal que les pe­se a los ban­cos, los Es­ta­dos-na­ción es­tán di­se­ña­dos pa­ra du­rar mu­cho más que las en­ti­da­des y agen­cias de cré­di­to.

Una ex­cep­ción a es­ta ten­den­cia: los Es­ta­dos fa­lli­dos, que son el ma­yor pe­li­gro de con­flic­to del día de hoy. El co­lap­so de un Es­ta­do desata un “fre­ne­sí ali­men­ti­cio” ho­rri­pi­lan­te por par­te de sus ve­ci­nos, e in­clu­so de ter­ce­ros has­ta el mo­men­to de­sin­te­re­sa­dos, pe­ro fun­da­men­tal­men­te de or­ga­ni­za­cio­nes sub­na­cio­na­les su­ma­men­te opor­tu­nis­tas y mal­va­das.

Lo es­ta­mos vien­do de­lan­te de nues­tras na­ri­ces. Los tres enemi­gos fa­vo­ri­tos a ni­vel na­cio­nal de Es­ta­dos Uni­dos, res­pec­ti­va­men­te el Irán de los aya­to­llahs, lue­go el Irak del dic­ta­dor Sad­dam Hus­sein y fi­nal­men­te la dic­ta­du­ra los As­sad en Si­ria, co­lap­sa­ron en bue­na me­di­da por ac­ción di­rec­ta e in­di­rec­ta de Es­ta­dos Uni­dos. En lu­gar del re­na­ci­mien­to mi­la­gro­so de de­mo­cra­cias, el va­cío de po­der de esa zo­na del pla­ne­ta fue lle­na­da por el Isis, el pseu­do-Es­ta­do in­te­gris­ta que se pro­po­ne ha­cer de la Tie­rra un ca­li­fa­to glo­bal re­gi­do por la in­ter­pre­ta­ción más me­die­val, atra­sa­da y san­gui­na­ria de la “Sha­riah”, la ley is­lá­mi­ca. Y an­te el nue­vo es­ta­do de co­sas, Es­ta­dos Uni­dos, el Reino Unido, Fran­cia, Ru­sia y Chi­na, es de­cir el “Club Nu­clear” oficial que re­pre­sen­ta al Con­se­jo de Se­gu­ri­dad Per­ma­nen­te de las Na­cio­nes Uni­das, se avie­ne a ne­go­ciar con Irán po­nien­do con­di­cio­nes su­ma­men­te la­xas.

Pe­ro el ful­mi­nan­te do­mi­nio te­rri­to­rial del Isis tras el co­lap­so de los es­ta­dos de Irak y Si­ria y su ca­pa­ci­dad de vio­len­cia con­tra las mi­no­rías is­lá­mi­cas y no is­lá­mi­cas de­jó ató­ni­to al pla­ne­ta. Lo que ne­ce­si­tan los Es­ta­dos Uni­dos es una nue­va Tri­ple Alian­za en­tre Es­ta­dos fuer­tes y muy bien ar­ma­dos en la re­gión, aun­que es­tos se de­tes­ten his­tó­ri­ca­men­te en­tre sí, y son Ara­bia Sau­di­ta, Is­rael e Irán. Es­ta­dos Uni­dos ha­rá, de hoy en más, lo im­po­si­ble por afian­zar la es­ta­bi­li­dad de es­tos ac­to­res lo­ca­les con ca­pa­ci­dad de con­te­ner y des­truir a Isis.

La Ar­gen­ti­na cum­ple 200 años co­mo re­pú­bli­ca, de los cua­les ya lle­va más de dos dé­ca­das en cre­cien­te in­de­fen­sión, en un mun­do ca­da vez más ar­ma­do. Las Fuer­zas Ar­ma­das, ple­na­men­te in­te­gra­das a la de­mo­cra­cia, no sa­ben pa­ra qué es­tán. Esa es la gran in­cóg­ni­ta. Co­mo lo han he­cho mu­chos paí­ses que han emer­gi­do de con­flic­tos in­ter­nos, hoy an­te­po­nen el in­te­rés na­cio­nal y dan vuel­ta la pá­gi­na del pa­sa­do en nom­bre de un bien su­pe­rior. Asi­mis­mo, se su­gie­re ac­tua­li­zar las ba­ses le­ga­les que per­mi­tan de­fi­nir una po­lí­ti­ca de de­fen­sa y ela­bo­rar un di­se­ño es­tra­té­gi­co de fuer­zas; re­ins­ta­lar el sis­te­ma edu­ca­ti­vo mi­li­tar de ca­li­dad; de­ba­tir un pre­su­pues­to mi­li­tar pa­ra al­can­zar un de­ter­mi­na­do fin y que ri­ja la es­ca­la sa­la­rial del per­so­nal; de­fi­nir un pro­gra­ma de desa­rro­llos tecno-in­dus­tria­les pa­ra la de­fen­sa.

Las Fuer­zas Ar­ma­das de cual­quier de­mo­cra­cia es­tán obli­ga­das a ser ope­ra­ti­va­men­te res­pe­ta­bles. Si no lo son de un mo­do evi­den­te, lo que se vuel­ve increíble a la lar­ga es el mo­de­lo de país. ¿Cuán­to pue­de du­rar? Lo que tar­de otro Es­ta­do u or­ga­ni­za­ción sub­na­cio­nal en afec­tar al­gún in­te­rés vi­tal de la so­cie­dad, sean sus re­cur­sos na­tu­ra­les, su apa­ra­to pro­duc­ti­vo o su mis­mí­si­mo mo­de­lo so­cial.

El ni­vel de in­de­fen­sión ex­po­ne se­ria­men­te la vi­da y li­ber­tad de los ciu­da­da­nos y la su­per­vi­ven­cia de la Na­ción.

“La Ar­gen­ti­na cum­ple 200 años co­mo re­pú­bli­ca, de los cua­les ya lle­va más de dos dé­ca­das en cre­cien­te in­de­fen­sión, en un mun­do ca­da vez más ar­ma­do. Las Fuer­zas Ar­ma­das no sa­ben pa­ra qué es­tán”.

li­bro Mi­guel Angel Sar­ni es ge­ne­ral de Di­vi­sión (R) e in­ge­nie­ro mi­li­tar. Es­cri­bió el Edu­car pa­ra es­te si­glo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.