Pun­ta Al­ta: se re­cu­pe­ra en la ca­sa de su her­ma­na la mu­jer gol­pea­da

Ana­lía Brown (36), la mu­jer bru­tal­men­te agre­di­da en la ve­ci­na ciu­dad, re­ci­bió en las úl­ti­mas ho­ras el al­ta del Hos­pi­tal In­ter­zo­nal Ge­ne­ral de Agu­dos Doc­tor Jo­sé Pen­na, don­de se en­con­tra­ba in­ter­na­da.

La Nueva - - SEGURIDAD -

EL ACU­SA­DO ES­TÁ EN LA CÁR­CEL Ba­jo la con­ten­ción y el cui­da­do de su fa­mi­lia, con­ti­núa su re­cu­pe­ra­ción la mu­jer sal­va­je­men­te gol­pea­da y acu­chi­lla­da por un su­je­to en una vi­vien­da de Pun­ta Al­ta, lue­go de re­ci­bir el al­ta mé­di­ca del Hos­pi­tal In­ter­zo­nal Ge­ne­ral de Agu­dos Doc­tor Jo­sé Pen­na, don­de se en­con­tra­ba in­ter­na­da.

Ir­ma Aran­da (60), ma­dre de Ana­lía Ro­sa­na Brown (36), ma­ni­fes­tó ayer que “cuan­do mi hi­ja es­ta­ba in­ter­na­da te­nía mie­do; es­cu­cha­ba rui­dos y se so­bre­sal­ta­ba, por eso se que­ría ir del hos­pi­tal”.

“Co­mo so­la­men­te es­ta­ba con sue­ro y le su­mi­nis­tra­ban una me­di­ca­ción ca­da seis ho­ras, los mé­di­cos de­ci­die­ron dar­le el al­ta”, agre­gó.

En la puer­ta de la hu­mil­de vi­vien­da de la her­ma­na ma­yor de la víc­ti­ma, en la ca­lle La Pla­ta 53 del ba­rrio Vi­lla Mo­ra, en la pe­ri­fe­ria de la ve­ci­na ciu­dad, dia­lo­gó con Ir­ma so­bre lo su­ce­di­do, aun­que acla­ró que la po­li­cía le re­co­men­dó no ha­cer de­cla­ra­cio­nes a la prensa. “Si bien es­toy tran­qui­la por-

Nue­va." "La

que él (por Pedro So­ria, el acu­sa­do de la gol­pi­za) es­tá pre­so, creo en la jus­ti­cia di­vi­na, por eso sé que la va a pa­gar en vi­da”, afir­mó la mu­jer. Y sos­tu­vo que “co­mo ma­dre sien­to que no ac­tuó so­lo, por­que una so­la per­so­na no le pue­de ha­ber pro­vo­ca­do to­dos esos cor­tes y he­ri­das a mi hi­ja. Por eso di­go que hay que me­ter pre­sos a otros”.

“Aho­ra le da­mos los me­di­ca­men­to acá, que es la ca­sa de mi otra hi­ja, don­de se sien­te más se­gu­ra. En­tre ella y yo la cui­da­mos. Ana­lía tie­ne nues­tra con­ten­ción y com­pa­ñía”, agre­gó. So­bre el es­ta­do de su hi­ja ex­pli­có que “tie­ne la pre­sión ba­ja y cuan­do ca­mi­na se ma­rea, por eso se mue­ve po­co. Tie­ne cor­tes en to­da la ca­be­za; la qui­sie­ron ma­tar, pe­ro sé que hay un Dios...”, ex­pre­só Ir­ma.

El fe­roz ata­que ocu­rrió apro­xi­ma­da­men­te a las 2 del pa­sa­do do­min­go 28 de ju­nio, en el do­mi­ci­lio de Pedro So­ria (58), ubi­ca­do en ca­lle Pe­lle­gri­ni al 1500, de Pun­ta Al­ta, don­de Ana­lía Brown, por cau­sas que aún se des­con­cen, re­ci­bió gol­pes de pu­ño y pun­ta­piés, ade­más de unos dos­cien­tos cor­tes en to­do su cuer­po y ros­tros con la uti­li­za­ción de un cu­chi­llo de co­ci­na ti­po Tramontina.

Co­mo con­se­cuen­cia de las

AGEN­CIA PUN­TA AL­TA

Ir­ma Aran­da sos­tu­vo que qui­sie­ron ma­tar a su hi­ja, pe­ro "él es­tá pre­so y la va a pa­gar”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.