El do­lor de una ma­dre

La Nueva - - SOCIEDAD -

ALI­MEN­TO. Cuan­do una ma­dre da a luz (mu­chas ve­ces) de­sea po­der ali­men­tar a su hi­jo a tra­vés de su cuer­po, pe­ro cuan­do es­te no se lo per­mi­te, el al­re­de­dor de la ma­dre pien­sa en el pre­su­pues­to que se ne­ce­si­ta­ra pa­ra sa­tis­fa­cer el es­tó­ma­go de ese pe­que­ño, te­nien­do que com­prar le­che ma­ter­ni­za­da. Po­cos se de­tie­nen a pen­sar en el do­lor que pue­de lle­gar a sen­tir esa ma­má, con ga­nas de ama­man­tar a su re­cién na­ci­do, con ga­nas de trans­mi­tir­le su amor a tra­vés de su pe­cho; pen­san­do más allá de los sen­ti­mien­tos, con ga­nas de cui­dar­lo de po­si­bles en­fer­me­da­des, sa­bien­do que la le­che que pro­du­ce el cuer­po de una mu­jer es ri­ca en pro­teí­nas y la me­jor “va­cu­na” pa­ra los be­bes. Es­to es un do­lor ma­terno, que so­lo el que lo sien­te lo pue­de sa­ber. A ve­ces pre­ten­de­mos co­sas que son com­pli­ca­das de con­se­guir, mu­cha gen­te se preo­cu­pa por te­ner un au­to, una ca­sa, co­sas ma­te­ria­les lu­jo­sas, que con es­fuer­zo se pue­den ob­te­ner; pe­ro, ¿có­mo con­se­guir ama­man­tar na­tu­ral­men­te, sí el cuer­po no lo per­mi­te?

Jorgelina Iba­rra

Mé­da­nos

ARCHIVO LA NUE­VA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.