Ro­ber­to Arlt y el lun­far­do

La Nueva - - OPINIÓN - Por Eduar­do Gior­lan­di­ni Eduar­do Gior­lan­di­ni es abo­ga­do, do­cen­te y es­cri­tor. Re­si­de en Bahía Blan­ca.

Na­ció el 26 de abril de 1900 y mu­rió el 26 de ju­lio de 1942, en una cir­cuns­tan­cia de evo­lu­ción di­ná­mi­ca del tan­go y del lun­far­do, pe­ro no se lo de­be ca­li­fi­car co­mo au­tor lun­far­des­co, se­gún sus no­ve­las, cuen­tos, obras tea­tra­les y ar­tícu­los pe­rio­dís­ti­cos, aun­que ha­ya uti­li­za­do voces lun­far­das y po­pu­la­res, co­mo no po­cos escritores de nues­tra li­te­ra­tu­ra na­cio­nal, que no des­de­ña­ron esa fran­ja idio­má­ti­ca y se ex­pre­sa­ron con­se­cuen­te­men­te con la va­ria­da ri­que­za de sus res­pec­ti­vas for­ma­cio­nes cul­tu­ra­les.

En­tre las no­ve­las de Arlt y las de otros (por ejem­plo Ju­lián Cen­te­ya, El va­cia­de­ro, y Jor­ge Montes, Je­ri­nga) hay una enor­me dis­tan­cia, al me­nos en cuan­to a vo­ca­bu­la­rio se re­fie­re, por­que es­tas son lun­far­des­cas; en el me­dio exis­ten otros ejem­plos y, co­mo ta­les, po­dría­mos ci­tar a Er­nes­to Sa­ba­to, So­bre hé­roes y tum­bas, y tam­bién a poe­tas con vo­ca­bu­la­rio de ca­rác­ter lun­far­do o lun­far­des­co, co­mo así la le­trís­ti­ca tan­gue­ra.

Es ne­ce­sa­rio ha­cer una bre­ve dis­gre­sión pa­ra de­cir que la in­clu­sión de lun­far­dis­mos y voces del ha­bla po­pu­lar o na­cio­nal ar­gen­ti­na o por­te­ño cas­te­lla­ni­za­do o es­pa­ño­li­za­do, o ex­tran­je­ris­mos, es una ló­gi­ca con­se­cuen­cia de los sen­ti­mien­tos por­te­ños (al­gu­nos in­ves­ti­ga­do­res se han pre­gun­ta­do si el lun­far­do es ar­gen­tino) o de la tie­rra ar­gen­ti­na y even­tual­men­te en el ám­bi­to de un idio­ma ex­tran­je­ro, el es­pañol, o de una re­gión (afro­asiá­ti­co-eu­ro­ame­rin­dio), no só­lo la­ti­na, in­doa­me­ri­ca­na o his­pa­noa­me­ri­ca­na, ade­más de la cir­cuns­tan­cia pro­pia, lo­cal, re­gio­nal o na­cio­nal.

Los au­to­res na­cio­na­les au­tén­ti­cos tu­vie­ron ras­gos de una cul­tu­ra pro­pia, pre­va­len­te­men­te, con lo exó­ti­co, en la me­di­da de la com­pa­ti­bi­li­dad acep­ta­ble (teo­ría de Eu­rin­dia, de Ri­car­do Ro­jas.

Arlt pu­bli­có El ju­gue­te ra­bio­so, ini­cial­men­te lo ha­bía in­ti­tu­la­do La vi­da puer­ca; co­mo pe­rio­dis­ta, tu­vo a su car­go la co­lum­na “Agua­fuer­tes por­te­ñas”, en el dia­rio “El Mun­do”. Es­to nos acer­ca al mes­ter de lun­far­día. Asi­mis­mo, no ha de ig­no­rar­se que Arlt fue el au­tor na­cio­nal pe­ro no “a la es­pa­ño­la”, o “a la ita­lia­na” o a la fran­ce­sa”, y que nos se­pa­ró de su de­rro­te­ro, co­mo es­cri­tor, del queha­cer en Bue­nos Ai­res. Co­mo lo di­jo su hi­ja Mir­ta, el len­gua­je de la far­sa era el que él sen­tía co­mo pro­pio de la ciu­dad de Bue­nos Ai- res y de su tea­tro; de in­gre­dien­tes de gro­tes­co, tam­bién, lo que emer­gía de la mis­ma com­po­si­ción so­cial (hu­mor y gro­tes­co en La is­la de­sier­ta y en Sa­ve­rio el cruel). Cier­to es que al lun­far­do se le ha asig­na­do con­te­ni­dos de hu­mor y gro­tes­co, en­tre otros. Igual­men­te, creó mo­tes pa­ra al­gu­nos de sus per­so­na­jes.

Sus obras tie­nen un im­por­tan­te va­lor emo­cio­nal, el cual es ex­pre­sa­do prin­ci­pal­men­te en el ha­bla na­cio­nal y no en el idio­ma de la­bo­ra­to­rio. Una mí­ni­ma pro­cli­vi­dad ma­ni­fes­tó con res­pec­to al ha­bla po­pu­lar y los ar­gen­ti­nis­mos, en un pri­mer mo­men­to, y ello sur­ge de una in­fan­cia gris, del tem­prano ca­lle­jeo, de los ofi­cios frus­tra­dos, de sus vie­jas aven­tu­ras, de su de­sen­fa­do ex­te­rior (Raúl Cas­tag­nino).

¿Có­mo no uti­li­zar voces no aca­dé­mi­cas si ha­bía tra­ta­do con to­da cla­se de per­so­nas; si se co­deó con gen­tes del arra­bal; si pe­día a per­so­nas hu­mil­des que le­ye­ran sus tex­tos, en oca­sio­nes, pa­ra sa­ber si lo en­ten­dían; si na­rró he­chos de­lic­ti­vos en sus cró­ni­cas; si aus­cul­tó las emo­cio­nes y las re­la­cio­nes de to­das las gen­tes? Su pri­mer tra­ba­jo, des­de 1913, fue el de apren­diz en una bi­ci­cle­te­ría; des­pués, em­plea­do de una li­bre­ría y cum­plió con el ser­vi­cio mi­li­tar obli­ga­to­rio. En­ton­ces, co­mien­za su la­bor de pe­rio­dis­ta y es­cri­tor, ha­bien­do te­ni­do su pri­me­ra ma­ni­fes­ta­ción os­ten­si­ble a los ocho años de edad.

En su obra tea­tral Tres­cien­tos mi­llo­nes in­cor­po­ra un per­so­na­je bur­les­co; in­clu­yó tam­bién tér­mi­nos que pa­re­cen “des­fa­cha­ta­dos”, así co­mo el ar­te de la pi­ca­res­ca por­te­ña, ve­ni­do de Es­pa­ña. Re­cu­rre al len­gua­je “cul­to”, co­mo el por­te­ño o el lun­far­do; ape­la tan­to al tu­teo co­mo al vo­seo, pe­ro ha de acla­rar­se que, des­pués de va­ci­la­cio­nes lin­güís­ti­cas, Tres­cien­tos mi­llo­nes se vin­cu­la ha­cia un len­gua­je neu­tro no iden­ti­fi­ca­ble con cla­ses so­cia­les (co­mo el arra­ba­le­ro, “ver­bi gra­tia”), se­gún se ha es­cri­to, ya que sus via­jes am­plia­ron sus ho­ri­zon­tes idio­má­ti­cos; creo que es­te ras­go tam­bién se dio en Jor­ge Luis Bor­ges (el len­gua­je en sen­ti­do am­plio). En la Ar­gen­ti­na pre­sen­ta­mos el ca­so de Juan Na­die, una es­pe­cie de Mar­tín Fie­rro ur­bano y sub­ur­bano, con el sub­tí­tu­lo de Vi­da y muer­te de un com­pa­dre, obra de Mi­guel D. Et­che­bar­ne (el com­pa­dre o com­pa­dri­to des­cien­de del gau­cho); su vo­ca­bu­la­rio es sen­ci­llo y lo­cal. Por lo de­más, en An­to­lo­gía de la poe­sía ar­gen­ti­na, Si­glos XIX y XX (se­lec­ción, es­tu­dio pre­li­mi­nar y no­tas de Ma­ría Eu­ge­nia Cro­gliano), se ubi­ca a Ro­ber­to Arlt, en el gru­po de Boe­do, en el que la li­te­ra­tu­ra se vin­cu­la­ba a la con­di­ción de los más hu­mil­des (la gen­te del arra­bal), mien­tras que el gru­po de Flo­ri­da se ocu­pa­ba pre­va­len­te­men­te del as­pec­to es­té­ti­co.

To­can­do lo es­pe­cí­fi­co del asun­to, Arlt es­cri­bió en una no­ta pe­rio­dís­ti­ca en “El Mun­do”, el 7 de agos­to de 1928: “Mi di­rec­tor me ha pe­di­do que no em­plee la pa­la­bra “be­rre­tín” por­que el dia­rio va a las fa­mi­lias y pue­de so­nar­les mal, pe­ro yo pi­do res­pe­tuo­sa­men­te li­cen­cia a las se­ño­ras fa­mi­lias (sic) pa­ra usar es­ta dul­ce pa­la­bra y me­li­flua be­rre­tín”.

En la po­lé­mi­ca so­bre el idio­ma de los ar­gen­ti­nos, Arlt re­cu­rre a la mez­cla des­pro­li­ja y siem­pre cam­bian­te. “Esa voz que Arlt va­lo­ra­ba co­ti­dia­na­men­te es la que adop­ta en su es­cri­tu­ra” ( Ro­ber­to Arlt, el cross a la man­dí­bu­la, obra coor­di­na­da por Dia­na Ca­va­lla­ro, con la edi­ción edi­to­rial de Jo­se­fi­na Del­ga­do).

A ma­yor abun­da­mien­to, pa­ra una me­jor in­te­li­gen­cia del te­ma, es ne­ce­sa­rio se­ña­lar que to­do idio­ma, len­gua­je, ha­bla po­pu­lar y otras de­sig­na­cio­nes, es una con­jun­ción de pa­la­bras de di­ver­sos orí­ge­nes, trans­for­ma­cio­nes y apli­ca­cio­nes, de­ri­va­das de fac­to­res es­truc­tu­ra­les o his­tó­ri­cos, es­to es, una re­sul­tan­te cul­tu­ral pro­duc­to de la li­ber­tad de ex­pre­sión oral y es­cri­ta y, por lo cual, no re­sul­ta no­ve­do­sa la ex­pli­ca­ción que ha­ce Al­vin Tof­fler acer­ca de la di­ver­si­fi­ca­ción cul­tu­ral con­tem­po­rá­nea.

“¿Có­mo no uti­li­zar voces no aca­dé­mi­cas si ha­bía tra­ta­do con to­da cla­se de per­so­nas; si se co­deó con gen­tes del arra­bal; si pe­día a per­so­nas hu­mil­des que le­ye­ran sus tex­tos?”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.