Con los seis me­ses de to­da la vi­da

La Nueva - - OPINIÓN -

CUAN­DO LA po­lí­ti­ca me­te la co­la, pa­re­cie­ra que mu­chas co­sas ter­mi­nan por des­na­tu­ra­li­zar­se, o al me­nos se analizan mu­chas si­tua­cio­nes a par­tir de una sub­je­ti­vi­dad que de ma­ne­ra cla­ra afec­ta la po­si­bi­li­dad de te­ner un co­no­ci­mien­to cier­to, cer­cano a lo pre­ci­so o al me­nos equi­li­bra­do, de de­ter­mi­na­das cues­tio­nes. ES EN par­te lo que ha ocu­rri­do en las úl­ti­mas ho­ras con el egre­so de los 300 es­tu­dian­tes egre­sa­dos de la Es­cue­la Lo­cal de Po­li­cía, lue­go de cum­plir con sus pri­me­ra eta­pa de for­ma­ción. ES­TA CON­SIS­TE en un cur­so de seis me­ses de du­ra­ción, en el cual re­ci­ben una va­ria­da for­ma­ción que los ha­bi­li­ta a ser re­co­no­ci­dos co­mo agen­tes egre­sa­dos. DE ACUER­DO con los pro­gra­mas ofi­cia­les que ri­gen en to­das las es­cue­las de la pro­vin­cia, no des­de aho­ra sino des­de siem­pre, esa es la pre­pa­ra­ción que re­ci­be cual­quier ar­gen­tino de en­tre 18 y 30 años de edad, con es­tu­dios secundarios com­ple­tos y “mo­ra­li­dad in­ta­cha­ble”, que in­gre­se en cual­quie­ra de las 12 es­cue­las de po­li­cía que fun­cio­nan en te­rri­to­rio bo­nae­ren­se. VA­LE DE­CIR que aque­llos po­lí­ti­cos -fun­cio­na­rios, con­ce­ja­les- que han pues­to el gri­to en el cie­lo por con­si­de­rar que es una “bar­ba­ri­dad” man­dar a “es­tos chi­cos” -así los lla­man- a la ca­lle y ar­ma­dos, se­ña­lan­do que de­bie­ran cum­plir an­tes con la se­gun­da eta­pa de sus es­tu­dios, de­be­rían de­jar en cla­ro su cues­tio­na­mien­to ge­ne­ral a la for­ma­ción po­li­cial, con­si­de­ran­do que ese es el tiem­po de ins­truc­ción his­tó­ri­co y ge­ne­ral pa­ra to­dos sus agen­tes. POR OTRA par­te, no pa­re­cie­ra tam­po­co acer­ta­do car­gar tin­tas con ar­gu­men­tos re­fe­ri­dos a los uni­for­mes que usa­rán los agen­tes, o si es ló­gi­co que por­ten ar­mas, e in­clu­so su­ge­rir que es­tán ahí no por vo­ca­ción sino por ne­ce­si­dad la­bo­ral. QUE SEAN des­ti­na­dos a la de­no­mi­na­da po­li­cía lo­cal no tie­ne di­fe­ren­cia al­gu­na con cual­quier otro des­tino, sal­vo que tra­ba­ja­rán en su ciu­dad, sin po­si­bi­li­dad de ser tras­la­da­dos a otras lo­ca­li­da­des, co­mo ve­nía su­ce­dien­do has­ta aho­ra. EL TE­MA de la de­lin­cuen­cia es de una com­ple­ji­dad enor­me, que res­pon­de a una va­rie­dad de fac­to­res y cu­ya so­lu­ción re­quie­re un cam­bio cul­tu­ral in­te­gral, una educación ade­cua­da, la ge­ne­ra­ción de de­ter­mi­na­das po­lí­ti­cas de em­pleo, de­ter­mi­na­das po­lí­ti­cas de in­clu­sión so­cial, la lu­cha sis­te­má­ti­ca con­tra las dro­gas. LA PO­LI­CÍA com­ba­te las con­se­cuen­cias, pe­ro los po­lí­ti­cos de­be­rían aten­der las cau­sas.

Mu­chas de las re­cien­tes crí­ti­cas a la Po­li­cía Lo­cal, ade­más de in­jus­tas, re­ve­lan cier­ta ig­no­ran­cia so­bre el te­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.