En el se­xo, la es­pon­ta­nei­dad es esen­cial

“A los hom­bres no les gus­ta pla­ni­fi­car la re­la­ción se­xual, y a las mu­je­res me­nos aún”, di­ce un es­pe­cia­lis­ta.

La Nueva - - SOCIEDAD. - Agen­cia NA

TRAS LA APA­RI­CIÓN DEL VIA­GRA Ha­ce po­co más de una dé­ca­da, la apa­ri­ción del sil­de­na­fil (más co­no­ci­do por su nom­bre co­mer­cial Via­gra) re­vo­lu­cio­nó la se­xua­li­dad por su efi­ca­cia pa­ra ha­cer que el va­rón se sin­tie­ra ple­na­men­te se­gu­ro, aun­que la uti­li­za­ción de la co­no­ci­da “pas­ti­lla azul” qui­ta­ba “es­pon­ta­nei­dad” a la ho­ra de man­te­ner re­la­cio­nes se­xua­les.

Pa­ra no te­ner pro­ble­mas de erec­ción, de­bía to­mar un com­pri­mi­do en ayu­nas, co­mo mí­ni­mo en­tre 30 y 45 mi­nu­tos an­tes de la re­la­ción, y du­ran­te 4 ho­ras po­día es­pe­rar que to­do fun­cio­na­ra se­gún lo es­pe­ra­do.

El pro­ble­ma es que bue­na par­te del en­can­to de la vi­da se­xual y el ero­tis­mo es­tá en la es­pon­ta­nei­dad, en per­mi­tir­se el li­bre jue­go y de­jar que las co­sas su­ce­dan cuan­do am­bos lo desean y es­tán lis­tos.

Tal vez por eso es que ni a va­ro­nes ni a mu­je­res les atrae de­ma­sia­do la idea de te­ner que pla­ni­fi­car el mo­men­to exac­to en que van a te­ner una re­la­ción se­xual.

Ta­les si­tua­cio­nes del ti­po “aho­ra o nun­ca”, en las que el tiem­po apre­mia, pue­den ser ex­ci­tan­tes en el mar­co de una his­to­ria de sus­pen­so o de aven­tu­ra, pe­ro no siem­pre lo son cuan­do se bus­ca el pla­cer se­xual.

Así, es el fár­ma­co el que de­ter­mi­na en gran me­di­da có­mo y cuán­do se tie­ne la re­la­ción, y mu­chos de los que re­cu­pe­ra­ron gra­cias a él su ac­ti­vi­dad se­xual ple­na, año­ran la “es­pon­ta­nei­dad per­di­da”. La no­ti­cia es que hoy exis­ten al­ter­na­ti­vas pa­ra que­brar esa su­pues­ta dis­yun­ti­va en­tre “se­xo es­pon­tá­neo” y “se­xo pla­ni­fi­ca­do”.

“El va­rón tar­da en pro­me­dio unos 30 mi­nu­tos en­tre la apa­ri­ción de la opor­tu­ni­dad y la con­cre­ción de una re­la­ción se­xual. En ge­ne­ral no les gus­ta pla­ni­fi­car la re­la­ción se­xual, y a las mu­je­res me­nos aún”, ex­pli­có Gus­ta­vo Ro­drí­guez Bai­go­rri, mé­di­co psi­quia­tra y uró­lo­go, je­fe del área de Se­xo­lo­gía Clí­ni­ca del Hos­pi­tal Tor­nú.

No obs­tan­te, el uró­lo­go se­ña­ló que “la dis­fun­ción eréc­til, so­bre to­do cuan­do apa­re­ce en hom­bres más jó­ve­nes, es una se­ñal que da el or­ga­nis­mo, y que no es de nin­gún mo­do un pro­ble­ma de “mas­cu­li­ni­dad”, sino que de­be ser in­ves­ti­ga­da en su cau­sa y tra­ta­da”.

“Es muy im­por­tan­te sa­ber que los mis­mos fac­to­res de ries­go que a ni­vel ge­ni­tal se manifiestan co­mo dis­fun­ción eréc­til son los que en el co­ra­zón cau­san la en­fer­me­dad co­ro­na­ria”, ad­vir­tió Ro­drí­guez Bai­go­rri. Co­men­tá es­ta cró­ni­ca en la­nue­va.com

ARCHIVO LA NUE­VA.

Acon­se­jan

per­mi­tir­se el li­bre jue­go y de­jar que las co­sas su­ce­dan cuan­do am­bos lo desean y es­tán lis­tos. Bue­na par­te del en­can­to es­tá en la es­pon­ta­nei­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.