Juan Pa­blo Mo­rán: “Es­pe­ro que Olim­po pue­da ju­gar el TNA”

Co­mo hin­cha au­ri­ne­gro, y sien­do uno de los res­pon­sa­bles del as­cen­so, el Po­llo se mos­tró sor­pren­di­do por la fal­ta de apo­yo o in­te­rés. Mien­tras, a los 32 años, dis­fru­ta­rá una chan­ce re­don­da.

La Nueva - - DEPORTES - Fer­nan­do Ro­drí­guez fe­ro­dri­guez@la­nue­va.com

e po­cas pa­la­bras, pau­sa­do, aun­que con fir­mes con­vic­cio­nes, Juan Pa­blo Mo­rán no du­da en ca­da res­pues­ta. De­jó Olim­po, su club, con el que se iden­ti­fi­ca, pa­ra con­ti­nuar en Bahien­se del Nor­te.

-¿Ha­bien­do con­se­gui­do el as­cen­so al TNA, se pue­de de­cir que ce­rras­te una eta­pa en Olim­po o te que­das­te con ga­nas de al­go más?

-La ver­dad que no me que­dé con ga­nas de al­go más, por­que ni si­quie­ra es­ta­ba en mi men­te ju­gar el Fe­de­ral, y me­nos as­cen­der. Así que fue un re­ga­lo y al­go es­pe­cial por tra­tar­se de Olim­po, mi club. No me que­dó nin­gu­na cuen­ta pen­dien­te.

El Po­llo es In­ge­nie­ro Quí­mi­co, tie­ne 32 años y por aho­ra tra­ba­ja en una dis­tri­bui­do­ra. Su víncu­lo con Olim­po se pro­lon­ga­ría has­ta fi­nes de agos­to o prin­ci­pios de sep­tiem­bre.

D-¿Fue na­tu­ral tu sa­li­da de Olim­po?

-Sí, por más que ha­bía di­ri­gen­tes y alle­ga­dos que pre­ten­dían que si­guie­ra y que, lle­ga­do el ca­so, jue­gue el TNA, no hu­bo nin­gún in­con­ve­nien­te, to­ma­ron bien la decisión.

-¿Vos no te­nías in­ten­cio- nes de se­guir?

-Des­pués del as­cen­so ya ha­bía plan­tea­do que se­ría com­pli­ca­do ju­gar el TNA. -¿Por tiem­po? -Sí. -¿La chan­ce de Bahien­se lle­gó de la mano de una po­si­bi­li­dad la­bo­ral re­la­cio­na­da con la ca­rre- ra que es­tu­dias­te? -Exac­to. -¿Se pue­de de­cir que es un pre­mio que te dio el bás­quet?

-No sé si un pre­mio del bás­quet. Es una opor­tu­ni­dad que, de al­gu­na ma­ne­ra, na­ce a par­tir del bás­quet, pe­ro nun­ca es­pe­ré que el bás­quet me die­ra na­da. -¿Y qué te dio el bás­quet? -Ami­gos y co­no­ci­dos, más allá de ha­ber ob­te­ni­do re­sul­ta­dos de­por­ti­vos. Y, tam­bién, ex­pe­rien­cias de vi­da si se quie­re. Co­sas que se apren­den, que si no fue­ra por es­to de vi­vir un de­por­te co­lec­ti­vo no se po­drían ex­pe­ri­men­tar.

--¿A los 32 años, es­te pue­de ser el úl­ti­mo es­la­bón de tu ca­rre­ra? ¿Has­ta cuán­do vas a ju­gar?

-La ver­dad que no lo sé. Voy a ju­gar mien­tras me sien­ta bien, ten­ga el tiem­po, pue­da ha­cer­lo y ha­ya al­gún club dispuesto.

-¿Te sen­tís ca­da vez me­jor?

-Me sien­to bien, pe­ro siem­pre te­nés que pen­sar que al­gún día se va a ter­mi­nar. -¿Te preo­cu­pa? -No. Es al­go na­tu­ral. -¿Y có­mo te ca­yó la po­si­bi­li­dad que te dio Bahien­se?

-Bien, por­que ya ten­go ex­pe­rien­cia en el Fe­de­ral y sé de qué se tra­ta, no es al­go nue­vo. -¿Te da tran­qui­li­dad? -Sí. Co­no­cer el tor­neo me da un po­co de tran­qui­li­dad.

-¿Ya te­nés la ca­be­za en Bahien­se?

-To­da­vía no, por­que no ha­blé con el téc­ni­co (Ale­jan­dro Na­va­llo) y el tor­neo re­cién arran­ca­rá en oc­tu­bre. Por aho­ra in­ten­ta­ré con Olim­po ga­nar la ma­yor can­ti­dad de par­ti­dos po­si­bles.

-¿Qué ima­gen te que­da del as­cen­so con Olim­po?

-Me que­da la ima­gen de la can­cha, la sa­tis­fac­ción de con­se­guir un re­sul­ta­do ines­pe­ra­do y en es­pe­cial por tra­tar­se de mi club, más allá de de­vol­ver­le a Olim­po y la ciu­dad el lu­gar que se me­re­ce.

-¿Te preo­cu­pa, co­mo hin­cha de Olim­po, la in­cer­ti­dum­bre que exis­te res­pec­to de la par­ti­ci­pa­ción en el TNA?

-Sí. En reali­dad me sor­pren­de la fal­ta de apo­yo o in­te­rés, por­que ha­ce tiem­po que se ha­bla­ba que el bás­quet de Bahía ne­ce­si­ta­ba un equi­po en el TNA, y una vez que uno lo con­si­gue no pue­de lo­grar los me­dio pa­ra afron­tar­lo. Sé que los di­ri­gen­te se es­tán mo­vien­do. Creo y es­pe­ro que Olim­po pue­da ju­gar el TNA. Co­men­tá es­ta cró­ni­ca en la­nue­va.com

Mau­ro Zal­gui­zu­ri,

en el pró­xi­mo Fe­de­ral, no ten­drá que su­frir al Po­llo. Com­par­ti­rá equi­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.