Ru­ta 3: el ma­tri­mo­nio y sus dos hi­jos ha­brían muer­to por as­fi­xia

Un ma­tri­mo­nio y sus dos hi­jos pe­re­cie­ron cal­ci­na­dos al in­cen­diar­se su ca­mio­ne­ta en la ru­ta 3.

La Nueva - - PORTADA - Co­men­tá es­ta cró­ni­ca en la­nue­va.com

Los cua­tro in­te­gran­tes de una fa­mi­lia oriun­da de Mar del Pla­ta, en­tre ellos dos me­no­res de edad, per­die­ron la vi­da ayer cal­ci­na­dos al pren­der­se fue­go la ca­mio­ne­ta en la que via­ja­ban en la ru­ta na­cio­nal 3, a unos 10 ki­ló­me­tros de Co­ro­nel Do­rre­go.

Por cau­sas que son ma­te­ria de in­ves­ti­ga­ción –se pre­su­me que ha­brían in­ha­la­do mo­nó­xi­do de car­bono-, a la al­tu­ra del ki­ló­me­tro 588, de la ci­ta­da ca­rre­te­ra, en el sec­tor co­no­ci­do co­mo “La Ma­nue­li­ta”, el ro­da­do, una Ford EcoS­port, do­mi­nio IQY 162, que es­ta­ba bien es­ta­cio­na­da, se in­cen­dió, con sus cua­tro ocu­pan­tes en su in­te­rior.

Las víc­ti­mas fue­ron iden­ti­fi­ca­das ofi­cial­men­te co­mo Mar­tín Mu­ñoz, quien se desem­pe­ña­ba co­mo oficial prin­ci­pal en la po­li­cía de Mar del Pla­ta; su pa­re­ja Li­dia Lu­na y dos me­no­res de 9 y 12 años, cu­yos da­tos per­so­na­les no fue­ron pro­por­cio­na­dos.

El sub­co­mi­sa­rio Mar­cos Ayu­za, a car­go de la po­li­cía de Co­ro­nel Do­rre­go, brin­dó al­gu­nos de­ta­lles de la tra­ge­dia y di­jo que al­re­de­dor de las 4 de la vís­pe­ra se re­ci­bie­ron dos lla­ma­dos al te­lé­fono de emer­gen­cias, uno ad­ver­tía que se es­ta­ba in­cen­dian­do un vehícu­lo y el otro aler­ta­ba so­bre la exis­ten­cia de fo­go­na­zos.

Cuan­do los in­te­gran­tes del cuer­po ac­ti­vo de bom­be­ros y efec­ti­vos de la Pa­tru­lla Ru­ral lle­ga­ron al lu­gar pa­ra so­fo­car el si­nies­tro, se en­con­tra­ron con un cua­dro dan­tes­co: en el in­te­rior del ro­da­do ha­bía cua­tro cuer­pos sin vi­da, to­tal­men­te cal­ci­na­dos.

“Se tra­ta de dos ma­yo­res y dos me­no­res; es­tos úl­ti­mos es­ta­ban en los asien­tos tra­se­ros y por su con­tex­tu­ra fí­si­ca eran muy pe­que­ños, te­nían 9 y 12 años”, ex­pli­có la au­to­ri­dad, quien con­fir­mó que la EcoS­port no pre­sen­ta­ba sig- nos de vio­len­cia ni mar­cas que po­drían re­la­cio­nar­se con al­gún ac­ci­den­te de trán­si­to que ha­ya su­fri­do.

De­bi­do a que los dos asien­tos de­lan­te­ros es­ta­ban re­cli­na­dos, la prin­ci­pal hi­pó­te­sis que ma­ne­jan los in­ves­ti­ga­do­res es que la fa­mi­lia es­ta­ba des­can­san­do a la ve­ra de la ru­ta cuan­do se ini­ció el fue­go y pos­te­rior de­ce­so.

Co­mo los cuer­pos que­da­ron irre­co­no­ci­bles y no se en­con­tró do­cu­men­ta­ción per­so­nal de nin­guno, el do­mi­nio del vehícu­lo fue fun- da­men­tal pa­ra es­ta­ble­cer las iden­ti­da­des de las víc­ti­mas y su co­rres­pon­dien­te do­mi­ci­lio.

“Tra­ba­jan­do so­bre la pa­ten­te del co­che, pe­di­mos in­for­mes al Re­gis­tro del Au­to­mo­tor y lar­ga­mos una cir­cu­lar ge­ne­ral”, aco­tó Ayu­za.

Por su par­te, un bom­be­ro vo­lun­ta­rio do­rre­guen­se con mu­chos años de ex­pe­rien­cia, no po­día sa­lir del es­tu­por y la con­go­ja por lo su­ce­di­do.

“Mu­chas ve­ces acu­di­mos a apa­gar in­cen­dios de au­tos en me­dio de la ru­ta por al­gún des­per­fec­to me­cá­ni­co, pe­ro sus ocu­pan­tes siem­pre sa­len ile­sos, más allá del sus­to. Lo de hoy (lu­nes) es tre­men­do, muy do­lo­ro­so”, di­jo el ser­vi­dor pú­bli­co.

Una fuen­te ju­di­cial se­ña­ló que “el des­per­fec­to se ha­bría ori­gi­na­do en una bu­jía, allí los cua­tro ocu­pan­tes del ro­da­do in­ha­la­ron un va­por que los ador­me­ció y a los po­cos mi­nu­tos se pro­du­jo la ex­plo­sión de la ca­mio­ne­ta”.

AGEN­CIA CO­RO­NEL DO­RRE­GO

AGEN­CIA CO­RO­NEL DO­RRE­GO

Las víc­ti­mas se ha­bían de­te­ni­do a des­can­sar co­rrec­ta­men­te en la ban­qui­na cuan­do el vehícu­lo se pren­dió fue­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.