La ci­clo­vía y los ci­clis­tas

La Nueva - - OPINIÓN -

EL PRO­YEC­TO de pues­ta en mar­cha de una am­bi­cio­sa red de ci­clo­vías y bi­ci­sen­das no de­ja de ser una apues­ta in­tere­san­te del mu­ni­ci­pio, co­mo par­te de su pro­gra­ma de mo­vi­li­dad sos­te­ni­ble, que en­tien­de que la ciu­dad no pue­de es­tar di­se­ña­da de ma­ne­ra ex­clu­si­va pa­ra el au­to­mó­vil y pre­ten­de alen­tar el uso de la bi­ci­cle­ta co­mo me­dio de trans­por­te. SE TRA­TA de un im­por­tan­te cam­bio el que se pre­ten­de desa­rro­llar, que re­quie­re de par­te de la so­cie­dad un apo­yo sus­tan­cial, por­que se tra­ta de qui­tar es­pa­cio al co­che -sea pa­ra es­ta­cio­nar co­mo pa­ra cir­cu­lar-, pa­ra que sea el ca­mi­nan­te o quien uti­li­za el me­dio de trac­ción a san­gre el pro­ta­go­nis­ta de la tra­ma ur­ba­na. DES­DE EL pun­to de vis­ta fí­si­co, ins­tru­men­tar ci­clo­vías no tie­ne ma­yor com­ple­ji­dad, aun­que sí un cos­to im­por­tan­te, es­ti­ma­do en 150 mil pe­sos por cua­dra, de acuer­do a un es­tu­dio de la UTN. SE TO­MA una fran­ja de la ca­lle y se es­ta­ble­ce un se­pa­ra­dor fí­si­co en­tre los ca­rri­les asig­na­dos a ca­da quien. ESA RE­DUC­CIÓN exi­gi­rá más cui­da­do a los con­duc­to­res y ha­rá re­sig­nar, en al­gu­nos ca­sos, es­pa­cio pa­ra es­ta­cio­nar. LA NOR­MA­TI­VA que im­pul­sa el mu­ni­ci­pio y que se pon­drá a con­si­de­ra­ción de ve­ci­nos, en­ti­da­des y po­lí­ti­cos, tam­bién afec­ta­rá a los ci­clis­tas, en re­la­ción a su com­por­ta­mien­to y ves­ti­men­ta, y a las bi­ci­cle­tas, que de­be­rán cum­plir con un con­jun­to de exi­gen­cias re­la­cio­na­das con el es­ta­do de sus fre­nos, neu­má­ti­cos, lu­ces y guar­da­ba­rros. ES­TAS MO­DI­FI­CA­CIO­NES no son un in­ven­to de las au­to­ri­da­des lo­ca­les, sino que es­tán in­clui­dos en la ley de trán­si­to que ri­ge en la pro­vin­cia y que por al­gu­na cir­cuns­tan­cia no se apli­ca en la ciu­dad. De he­cho, ni los mis­mo agen­tes de trán­si­to con­tro­lan su de­bi­do cum­pli­mien­to. DE ALLÍ que los ci­clis­tas no usen cas­cos, de no­che no tie­nen lu­ces que los ha­gan vi­si­bles y na­die los pe­na si no res­pe­tan las lu­ces del se­má­fo­ro. EL USO de bi­ci­cle­tas es al­go que se vie­ne ex­ten­dien­do en to­do el mun­do. Se usa tan­to co­mo una pro­pues­ta re­crea­ti­va y co­mo una al­ter­na­ti­va de trans­por­te que, se sa­be, fa­vo­re­ce la sa­lud, no con­ta­mi­na y es eco­nó­mi­ca. SU IN­COR­PO­RA­CIÓN al es­que­ma cir­cu­la­to­rio es tras­cen­den­te y exi­ge mu­chas ade­cua­cio­nes y lo­gís­ti­ca. Los pri­me­ros pa­sos de cual­quier nue­vo em­pren­di­mien­to sue­len ser du­bi­ta­ti­vos y crí­ti­cos. Pe­ro siem­pre son ne­ce­sa­rios.

El uso de las bi­ci­cle­tas se ex­tien­de en to­do el mun­do, tan­to con fi­nes re­crea­ti­vos co­mo pa­ra el trans­por­te en ge­ne­ral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.