El mis­mo pe­rro que ha­lló a Kat­he­ri­ne dio in­di­cios de que An­drea se in­ter­nó en el mar

Un pe­ri­to de la Po­li­cía Cien­tí­fi­ca sos­tu­vo que el ani­mal, du­ran­te el ras­tri­lla­je, si­guió el ras­tro de la mu­jer des­apa­re­ci­da has­ta la pla­ya y se me­tió en el mar. Al her­mano de An­drea Es­nao­la, en tan­to, no le “cie­rra na­da” esa hi­pó­te­sis.

La Nueva - - PORTADA - Ge­rar­do Mon­for­te gmon­for­me@la­nue­va.com

A una se­ma­na de la mis­te­rio­sa des­apa­ri­ción de Ma­ría An­drea Es­nao­la (47) en Pehuen Co, uno de los pe­rros adies­tra­dos que par­ti­ci­pa de la in­ten­sa bús­que­da ol­fa­teó ras­tros de la mu­jer en el tra­yec­to com­pren­di­do en­tre la es­cue­la en la que tra­ba­ja y la pla­ya, y se in­tro­du­jo en el mar, dan­do la pau­ta que en esa di­rec­ción po­dría ha­ber­se mo­vi­li­za­do.

El sa­bue­so, se­gún con­fir­mó un pe­ri­to de la Po­li­cía Cien­tí­fi­ca bahien­se en el lu­gar del ras­tri­lla­je, es el mis­mo que en­con­tró el ca­dá­ver de Kat­he­ri­ne Ga­brie­la Mos­co­so (18), se­mi­en­te­rra­do en el sec­tor de mé­da­nos de Mon­te Her­mo­so don­de en ma­yo pa­sa­do ase­si­na­ron a la jo­ven.

Ve­ci­nos de Pehuen Co alle­ga­dos a Es­nao­la re­co­no­cie­ron que sien­ten in­cer­ti­dum­bre res­pec­to de las cau­sas que mo­ti­va­ron la au­sen­cia de la mu­jer y de la pre­sun­ta ten­ta­ti­va de sui­ci­dio de su ma­ri­do, Gus­ta­vo Mar­tí­nez Ipucha (44), quien si­gue in­ter­na­do en el Hos­pi­tal Ma­te­ra.

Mar­ce­la Pin­ta­do (46), com­pa­ñe­ra de tra­ba­jo de Es­nao­la, di­jo que An­drea se ca­só con Mar­tí­nez Ipucha ha­ce apro­xi­ma­da­men­te tres me­ses y re­gre­só al bal­nea­rio “re­con­ten­ta”.

“Era otra per­so­na y se le no­ta­ba en el sem­blan­te, pe­ro des­pués vol­vió a en­trar en su es­ta­do de áni­mo ha­bi­tual, de al­ti­ba­jos, a pe­sar de que ha­bía mo­men­tos en que nos reía­mos. Era muy re­ser­va­da y nun­ca hi­zo un co­men­ta­rio que nos hi­cie­ra sos­pe­char. No sé qué le pa­só”, afir­mó Pin­ta­do.

“Lo pri­me­ro que se me ocu­rrió es que, por de­cir­lo de al­gu­na ma­ne­ra, se le des­en­chu­fó un ca­ble y se per­dió. Por­que ja­más se iba an­tes de la es­cue­la. Nin­gu­na de las hi­pó­te­sis me cie­rra; es­toy muy des­con­cer­ta­da por­que es to­do ra­rí­si­mo. Me di­jo que es­ta­ba muy can­sa­da de la ru­ti­na de la es­cue­la y que al­gu­nos días no te­nía ga­nas de ir a tra­ba­jar, pe­ro eso nos pa­sa a to­dos”, agre­gó la peón de co­ci­na de la es­cue­la pri­ma­ria de la vi­lla bal­nea­ria.

“Tam­bién me co­men­tó que con su es­po­so Gus­ta­vo es­ta­ba bien, pe­ro igual­men­te se le pue­den ha­ber jun­ta­do un mon­tón de pro­ble­mas, co­mo no te­ner hi­jos. Y la muer­te de su ma­má le afec­tó mu­cho, por­que la vio su­frir y su sue­gro tam­bién fa­lle­ció ha­ce po­co y por eso es­tu­vo muy mal”, pre­ci­só.

“Ha­ce 15 o 20 años que An­drea y Gus­ta­vo es­tán jun­tos y más o me­nos sie­te años que ella se ra­di­có acá por­que es de Bahía Blan­ca, pe­ro no le hi­zo bien ve­nir a vi­vir a Pehuen Co. No era de sa­lir”, fi­na­li­zó Pin­ta­do.

Por su par­te, Ri­car­do Na­se­llo, pre­si­den­te de la Cá­ma­ra de Pes­ca­do­res, ma­ni­fes­tó que Mar­tí­nez Ipucha es “me­dio ner­vio­so” y ver­bo­rrá­gi­co, aun­que acla­ró que no es agre­si­vo.

“Hay mu­chí­si­mas du­das. Cual­quier per­so­na que tra­ba­ja en el mar co­mo no­so­tros sa­be muy bien que en es­ta épo­ca uno mue­re de hi­po­ter­mia, no de aho­ga­mien­to. Hoy (por ayer) es­cu­ché en un no­ti­cie­ro que vie­ron a An­drea me­ter­se en el mar, pe­ro te ase­gu­ro que si aho­ra te me­tés al agua y que­rés lle­gar a una pro­fun­di­dad pa­ra aho­gar­te, cuan­do el agua te lle­gó a las ro­di­llas de­cís bas­ta por la ba­jí­si­ma tem­pe­ra­tu­ra”, ex­pre­só Na­se­llo.

La por­te­ra, de acuer­do con la información suministrada por el di­ri­gen­te pes­que­ro, es una mu­jer “de­pre­si­va”.

“Es­ta no es la pri­me­ra des­apa­ri­ción de una per­so­na en Pehuen Co, don­de te­ne­mos un ám­bi­to geo­grá­fi­co muy gran­de y com­pli­ca­do. Ha­ce por lo me­nos 15 años un hom­bre de Bue­nos Ai­res se per­dió en tem­po­ra­da de ve­rano y no se lo en­con­tró nun­ca, y des­pués tam­bién des­apa­re­ció otro mu­cha­cho con sus pe­rros, que tam­po­co los en­con­tra­ron”, re­cor­dó.

Ja­más se iba an­tes de la es­cue­la. Nin­gu­na de las hi­pó­te­sis me cie­rra". MAR­CE­LA PIN­TA­DO. COM­PA­ÑE­RA DE AN­DREA

Co­men­tá es­ta cró­ni­ca en la­nue­va.com

FO­TOS: EM­MA­NUEL BRIANE-LA NUE­VA.

Uno de los pe­rros adies­tra­dos con­fir­ma el mar co­mo des­tino de An­drea Es­nao­la, aun­que un pes­ca­dor ex­pe­ri­men­ta­do des­es­ti­mó esa po­si­bi­li­dad.

A ca­ba­llo, a pie, con pe­rros y vehícu­los: así se bus­ca a An­drea Es­nao­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.