Ar­gen­tino, fi­na­lis­ta en Se­gun­da del Ciu­dad de Bahía Blan­ca

Mi­guel Es­nao­la ase­gu­ró que la mu­jer des­apa­re­ci­da en Pehuen Co no in­gre­sa­ba en el mar ni si­quie­ra en ve­rano.

La Nueva - - PORTADA - Ge­rar­do Mon­for­te gmon­for­te@la­nue­va.com

Si bien es la prin­ci­pal hi­pó­te­sis de los po­li­cías que in­ves­ti­gan la des­apa­ri­ción de Ma­ría An­drea Es­nao­la en Pehuen Co, su her­mano Mi­guel Angel (42) se mos­tró re­ti­cen­te en cuan­to a la po­si­bi­li­dad de que la mu­jer se ha­ya in­tro­du­ci­do en el mar pa­ra sui­ci­dar­se.

“Es una des­gra­cia pa­ra to­dos. Me ba­so en lo que di­ce la po­li­cía, pe­ro to­da­vía no sa­be­mos na­da de mi her­ma­na. To­do el mun­do di­ce que se me­tió al mar, pe­ro pa­ra mí no, por­que ella no lo ha­cía ni si­quie­ra en ve­rano. La gen­te de Pre­fec­tu­ra nos di­jo que si hu­bie­se si­do así, la ma­rea ya la hu­bie­ra sa­ca­do”, re­fi­rió ayer el hom­bre afue­ra de su ca­sa de veraneo ubi­ca­da en la ca­lle 1, nu­me­ra­ción 236, de aquel po­bla­do.

“Mi vie­jo es­tá des­tro­za­do; mi ma­má fa­lle­ció ha­ce unos años. Cual­quier pa­dre se pue­de ima­gi­nar que sus pa­pás van a mo­rir, pe­ro no pien­sa en que se le pue­de mo­rir un hi­jo. No creo que se ha­ya sui­ci­da­do ni que se ha­ya ido de Pehuen Co. No sé si la ma­ta­ron. No creo que la ha­yan se­cues­tra­do por­que acá no pa­sa na­da”, aña­dió.

El en­tre­vis­ta­do di­jo no sos- pe­char de Mar­tí­nez Ipucha, a quien ca­li­fi­có co­mo “im­pul­si­vo” aun­que acla­ró que el hom­bre no se­ría ca­paz de ase­si­nar a Ma­ría An­drea. “Tam­po­co ha­bría te­ni­do tiem­po pa­ra ha­cer­lo”, in­di­có Es­nao­la.

“Vi­vo con mi fa­mi­lia en Bahía Blan­ca y to­dos los días via­jo acá pa­ra acom­pa­ñar a la po­li­cía en la bús­que­da de mi her­ma­na, pe­ro des­de el miér­co­les no sa­be­mos na­da de ella. Con An­drea siem­pre tu­vi­mos una re­la­ción bárbara y nun­ca nos pe­lea­mos”, acla­ró el vo­ce­ro.

“La úl­ti­ma vez que vi a An­drea fue en el Día del Pa­dre y es­ta­ba bien. No era una chi­ca que ha­bla­ba mu­cho; es muy re­ser­va­da. Que yo se­pa úl­ti­ma­men­te no su­frió nin­gún epi­so­dio que le ha­ya he­cho to­mar es­ta decisión, y no es de­pre­si­va. Las úni­cas me­di­ca­cio­nes que to­ma son pa­ra la ti­roi­des y la gas­tri­tis”.

“Ya no sé qué pen­sar. Es­tos días la ca­be­za no me da más por­que es­toy to­do el día dan- do vuel­tas y es­toy dur­mien­do muy po­co. Ella es­ta­ba an­gus­tia­da por­que no pue­de te­ner hi­jos, pe­ro no creo que eso ha­ya mo­ti­va­do lo que pa­só. Nun­ca hi­zo al­go así an­tes”, con­clu­yó. Co­men­tá es­ta cró­ni­ca en la­nue­va.com

JUA N CO­RRAL-LA NUE­VA

EM­MA­NUEL BRIANE-LA NUE­VA.

En­tre el do­lor y las du­das, Mi­guel Es­nao­la dio su ver­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.