Sex­to dis­co

Da­nie­la He­rre­ro re­to­ma la ru­ta pop-roc­ke­ra

La Nueva - - PORTADA -

Da­nie­la He­rre­ro es­tu­vo tra­ba­jan­do mu­cho en el es­tu­dio pre­pa­ran­do sus nue­vas can­cio­nes. Lue­go de una tem­po­ra­da que la tu­vo for­man­do par­te en la ya fi­na­li­za­da se­rie te­le­vi­si­va Viu­das e hi­jos del rock and roll, la can­tan­te tie­ne mu­chas ga­nas de vol­ver a los es­ce­na­rios.

"Mi nue­vo dis­co En un se­gun­do tie­ne que ver con un amor que due­le, pe­ro a la vez en­se­ña. Un amor que por al­gu­na o va­rias ra­zo­nes se des­ins­ta­la de no­so­tros yén­do­se a otro lu­gar. Pe­ro exis­te la es­pe­ran­za de que vuel­va y des­pe­guen jun­tos", des­ta­có la can­tau­to­ra.

Tam­bién, He­rre­ro con­tó que tie­ne mu­chas ga­nas de es­tar cer­ca de sus fans.

“Es­toy con mu­cha an­sie­dad de pre­sen­tar­les mi nue­vo ma­te­rial. El mo­men­to pre­vio a las pre­sen­ta­cio­nes en vi­vo, el re­en­cuen­tro con el pú­bli­co y las ga­nas de mos­trar al­go nue­vo, me ge­ne­ra mu­cha fe­li­ci­dad y a la vez com­pro­mi­so y res­pon­sa­bi­li­dad. Pen­sar que ca­da uno lo va a re­ci­bir de dis­tin­ta for­ma des­de su pers­pec­ti­va es ma­ra­vi­llo­so pa­ra mí. Eso me per­mi­te e im­pul­sa a se­guir crean­do de al­gu­na ma­ne­ra”.

La in­tér­pre­te no edi­ta­ba un dis­co des­de 2012, cuan­do sa­lió su pri­mer dis­co in­de- pen­dien­te Ma­dre, pro­du­ci­do por Ale Váz­quez. La ma­yo­ría de las can­cio­nes fue com­pues­tas por ella in­clu­yen­do co­mo bo­nus track Jun­tos a la par (ho­me­na­je a Pap­po).

En no­viem­bre del año pa­sa­do, gra­bó Li­ve it, win it, la can­ción oficial del Mun­dial de Hand­ball 2015 de Qa­tar y par­ti­ci­pó del vi­deo­clip y do­cu­men­tal, que fue ín­te­gra­men­te pro­du­ci­do en Río de Ja­nei­ro.

A co­mien­zos de es­te año Da­nie­la via­jó a Qa­tar-Doha y com­par­tió es­ce­na­rio con 24 ar­tis­tas de to­do el mun­do en la aper­tu­ra del Mun­dial de Hand­ball re­pre­sen­tan­do a la Ar­gen­ti­na.

Lue­go fue con­vo­ca­da por la pro­duc­to­ra Un­der­ground pa­ra ser par­te de Viu­das e hi­jos... por do­ce ca­pí­tu­los.

A su nue­vo ma­te­rial, En un se­gun­do, lo pre­sen­ta­rá ofi­cial­men­te el 28 de agos­to pró­xi­mo en el por­te­ño ND Ate­neo.

En un se­gun­do te ol­vi­das­te del mun­do, y si pu­die­ras des­pe­gar de nue­vo y vi­vir. Por un se­gun­do, te per­dis­te del mun­do, te fuis­te a otro lu­gar".

Con su se­gun­do ál­bum No voy a men

tir­te (2003) fue pre­mia­da co­mo me­jor ar­tis­ta fe­me­ni­na pop, en don­de com­par­tió su mú­si­ca con Pap­po.

La jo­ven can­tau­to­ra ar­gen­ti­na Da­nie­la He­rre­ro vuel­ve al rue­do con su sex­to dis­co en don­de se su­mer­ge en aguas de la can­ción po­prock de ri­ca tra­di­ción en nues­tro país, con un ál­bum de can­cio­nes ro­mán­ti­cas ho­nes­tas, con su voz y las gui­ta­rras co­mo pro­ta­go­nis­tas. El CD abre con Me ol­vi­do de mí, bien arri­ba, bien roc­ke­ro, con la suer­te de ha­ber re­cu­pe­ra­do la voz cá­li­da y re­ple­ta de co­lo­res de He­rre­ro que can­ta so­bre un amor en­fer­mo que la ab­sor­be y le qui­ta la iden­ti­dad, en una re­la­ción de­ma­sia­do sim­bió­ti­ca.

Esa lí­nea con bue­nas gui­ta­rras, ba­jo, ba­te­ría y te­cla­dos se man­tie­nen en En un se­gun­do, un me­dio tem­po que quie­re ser ba­la­da, con un buen tra­ba­jo de las gui­ta­rras, mien­tras He­rre­ro bus­ca de ma­ne­ra en­fer­mi­za a ese amor que se fue y lo bus­ca afa­no­sa­men­te.

Cuan­to es acús­ti­ca, con un gran tra­ba­jo de los te­cla­dos dán­do­le un cli­ma ci­ne­ma­to­grá­fi­co de jor­na­da ven­to­sa y fría, mien­tras la voz sue­na bien cla­ra y He­rre­ro se mue­ve en una can­ción con in­fluen­cias de Los Beatles, pe­ro tam­bién de cier­tas can­tau­to- ras del country ame­ri­cano.

En Nue­va York abre acús­ti­ca con la voz de He­rre­ro re­lu­cien­do y en­to­nan­do una le­tra cua­si ci­ne­ma­to­grá­fi­ca a mi­tad de ca­mino de un bo­le­ro, con un es­pe­cial tra­ba­jo en los agu­dos de la gar­gan­ta de la vo­ca­lis­ta.

Te vi, te vi abre bien con ese so­ni­do de las gui­ta­rras y la ba­te­ría a la ame­ri­ca­na, mez­cla de country, rock y fo-

lk, que fun­cio­na co­mo un ho­me­na­je al clá­si­co de Fi­to Páez, Te vi, ya que He­rre­ro fue em­bru­ja­da y se­du­ci­da en un in­fierno por un ca­ba­lle­ro de cu­yos be­sos y ca­ri­cias ja­más pu­do es­ca­par.

Ope­ra es una ba­la­da muy ro­mán­ti­ca, con cier­to do­lor, en don­de la voz de la in­tér­pre­te de ca­si 30 años ti­mo­nea un blo­que en el que la acom­pa­ñan un piano, arre­glos de te­cla­dos y cuer­das.

La can­tau­to­ra na­ci­da en Be­ra­za­te­gui le po­ne ai­res Beatles a la can­ción a la que em­be­lle­ce un ex­qui­si­to so­lo de gui­ta­rra.

Me equi­vo­qué arran­ca con los chis­po­rro­teos tí­pi­cos pre­vios a una tor­men­ta, con He­rre­ro tra­yen­do al­gu­nos ele­men­tos de su pri­mer ál­bum, pe­ro lue­go to­ma rit­mo de me­dio tem­po, con un buen arre­glo de voces en el es­tri­bi­llo. Ga­la ori­gi­nó el es­ti­lo del

dis­co En un se­gun­do con un rock con per­cu­sio­nes sua­ves ca­si pop, con la ar­tis­ta me­tién­do­se con su voz y los ins­tru­men­tos en aguas que an­tes re­co­rrie­ron Gus­ta­vo Ce­ra­ti y Fe­de­ri­co Mou­ra, con una le­tra más abs­trac­ta, sen­sual, con vi­sio­nes mu­cho más com­ple­jas.

Por úl­ti­mo, To­do eso que

no pue­des de­cir arran­ca con sli­de, su­su­rros, una acús­ti­ca, con He­rre­ro ju­gan­do a la chi­ca dul­ce y mi­mo­sa, has­ta que en­tran la gui­ta­rra, el ba­jo, la ba­te­ría, y la can­ción va ga­nan­do en elec­tri­ci­dad y en velocidad y de­ja cual­quier es­fe­ra pop y se me­te de lleno en el rock.

Tra­ba­ja­ron el ál­bum los mú­si­cos Lu­cas Ci­ri­lo (ba­te­ría), Ga­briel He­rre­ro (ba­jo), Mi­guel Gar­cía y Facundo Fio­ren­tino (gui­ta­rras acús­ti­cas), Ma­riano Ro­me­ro (gui­ta­rras eléc­tri­cas, ba­jo, acús­ti­cas, te­cla­dos y pro­gra­ma­cio­nes). Co­mo in­vi­ta­do es­tu­vo Gas­tón Sar­de­lli (Air­bag) en ba­jo y co­ros.

Da­nie­la apor­tó las le­tras y reali­zó la pro­duc­ción jun­to a Ro­me­ro y to­có piano, te­cla­dos e hi­zo la per­cu­sión.

ARCHIVO LA NUE­VA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.