La di­ver­si­dad cul­tu­ral

La Nueva - - OPINIÓN - Por Juan Luis Ga­llar­do

En la úl­ti­ma no­ta que pu­bli­qué en es­te dia­rio, con mo­ti­vo del re­em­pla­zo del mo­nu­men­to a Cris­tó­bal Co­lón por el de Jua­na Azur­duy, me re­fe­rí a la in­qui­na que alien­tan los par­ti­da­rios del in­di­ge­nis­mo por el des­cu­bri­dor de Amé­ri­ca. Y, co­mo el mío fue un co­men­ta­rio mar­gi­nal, me pro­pon­go aho­ra ex­ten­der­me so­bre el asun­to por­que tie­ne mi­ga.

Y, so­bre el par­ti­cu­lar, con­vie­ne re­cor­dar que, opor­tu­na­men­te, el ac­tual go­bierno pro­ce­dió a re­em­pla­zar el Día de la Ra­za por un fe­ria­do que de­no­mi­nó Día del Res­pe­to a la Di­ver­si­dad Cul­tu­ral. Es so­bre ello que quie­ro de­te­ner­me.

El Día de la Ra­za fue ins­ti­tui­do por don Hi­pó­li­to Yri­go­yen me­dian­te un de­cre­to que, en al­guno de sus pá­rra­fos, ex­pre­sa: “El des­cu­bri­mien­to de Amé­ri­ca es el acon­te­ci­mien­to más tras­cen­den­tal que ha­ya rea­li­za­do la hu­ma­ni­dad a tra­vés de los tiem­pos, pues to­das las re­no­va­cio­nes pos­te­rio­res de­ri­van de es­te asom­bro­so su­ce­so, que a la par que am­plió los lí­mi­tes de la tie­rra, abrió in­sos­pe­cha­dos ho­ri­zon­tes al es­pí­ri­tu (…) Que se de­bió al ge­nio his­pano in­ten­si­fi­ca­do con la vi­sión su­pre­ma de Co­lón, efe­mé­ri­des tan por­ten­to­sa que no que­da sus­cri­ta al pro­di­gio del des­cu­bri­mien­to sino que se con­so­li­da con la con­quis­ta (…) Que la Es­pa­ña des­cu­bri­do­ra y con­quis­ta­do­ra volcó so­bre el con­ti­nen­te enig­má­ti­co el mag­ní­fi­co va­lor de sus gue­rre­ros, el ar­dor de sus ex­plo­ra­do­res, la fe de sus sa­cer­do­tes, el pre­cep­tis­mo de sus sa­bios, la la­bor de sus me­nes­tra­les, y de­rra­mó sus vir­tu­des so­bre la in­men­sa he­re­dad que in­te­gra la na­ción ame­ri­ca­na”. Has­ta aquí don Hi­pó­li­to.

Pe­ro tam­bién se ocu­pó del te­ma el ge­ne­ral Pe­rón. Quien, con mo­ti­vo de un ani- ver­sa­rio cer­van­tino y sien­do ya pre­si­den­te de la Na­ción, ex­pre­só, en­tre otras co­sas, en una con­fe­ren­cia dic­ta­da en la Aca­de­mia Ar­gen­ti­na de Le­tras: “Pa­ra no­so­tros la ra­za no es un con­cep­to bio­ló­gi­co. Pa­ra no­so­tros es al­go pu­ra­men­te es­pi­ri­tual(…) Pa­ra no­so­tros los la­ti­nos, la ra­za es un es­ti­lo. Un es­ti­lo de vi­da que nos en­se­ña a vi­vir prac­ti­can­do el bien y a mo­rir con dig­ni­dad. Nues­tro ho­me­na­je a la ma­dre Es­pa­ña cons­ti­tu­ye tam­bién un ho­me­na­je a la cul­tu­ra oc­ci­den­tal. Su obra ci­vi­li­za­do­ra cum­pli­da en tie­rras de Amé­ri­ca no tie­ne pa­ran­gón en la His­to­ria. Es úni­ca en el mun­do. Cons­ti­tu­ye su más ca­li­fi­ca­do bla­són y es la me­jor eje­cu­to­ria de la ra­za, por­que to­da la obra ci­vi­li­za­do­ra es un ro­sa­rio de he­roís­mo, de sa­cri­fi­cio y de ejem­pla­res re­nun­cia­mien­tos (…) Co­mo no po­día ocu­rrir de otra ma­ne­ra, su em­pre­sa fue des­pres­ti­gia­da por sus enemi­gos y su epo­pe­ya ob­je­to de es­car­nio, pas­to de in­tri­gas y blan­co de la ca­lum­nia, juz­gán­do­se con cri­te­rio de mer­ca­de­res lo que ha­bía si­do una em­pre­sa de hé­roes.(…) Al­gu­nas co­rrien­tes ideo­ló­gi­cas de signo pro­gre­sis­ta pre­ten­den im­po­ner una vi­sión de­for­ma­da de la Con­quis­ta de Amé­ri­ca, pre­co­ni­zan­do un in­di­ge­nis­mo anacró­ni­co, ter­gi­ver­sa­dor y de­for­man­te de la his­to­ria. Los pe­ro­nis­tas no po­de­mos caer en el jue­go de aque­llos que en nom­bre de ‘los pue­blos ori­gi­na­rios’ abo­rre­cen de nues­tra iden­ti­dad his­pa­noa­me­ri­ca­na”. Has­ta aquí el ge­ne­ral Pe­rón.

Hi­pó­li­to Yri­go­yen fue el nu­men tu­te­lar del ra­di­ca­lis­mo ar­gen­tino. Juan Pe­rón, el crea­dor del mo­vi­mien­to pe­ro­nis­ta. Ra­di­ca­lis­mo y pe­ro­nis­mo, sumados, cons­ti­tu­yen la gran ma­yo­ría del ma­pa po­lí­ti­co na­cio­nal. Cabe pre­gun­tar­se en­ton­ces qué re­pre­sen­ta­ción pu­do in­vo­car el ac­tual go­bierno pa­ra de­ro­gar el Día de la Ra­za y su­plan­tar­lo por el del Res­pe­to a la Di­ver­si­dad Cul­tu­ral. Por el res­pe­to a una cul­tu­ra que des­co­no­cía el len­gua­je es­cri­to, el uso de la rue­da y el di­ne­ro, in­clu­yen­do en mu­chos ca­sos sa­cri­fi­cios hu­ma­nos ofre­ci­dos a sus dio­ses im­pla­ca­bles.

¿Cuál de­be ser, en­ton­ces, la pos­tu­ra co­rrec­ta a adop­tar en es­te te­ma? ¿Abo­rre­cer al in­dio y pro­cu­rar la abo­li­ción de to­do ras­tro abo­ri­gen? De nin­gún mo­do. La pos­tu­ra co­rrec­ta, la po­lí­ti­ca de Es­ta­do que se ha de pro­pi­ciar al res­pec­to, es la mis­ma que lle­va­ron ade­lan­te aquí los go­bier­nos an­te­rio­res y pos­te­rio­res a nues­tra In­de­pen­den­cia. Que con­sis­tió, sen­ci­lla­men­te en pro­cu­rar la ele­va­ción cul­tu­ral del in­dio y su in­cor­po­ra­ción al res­to de la po­bla­ción, evi­tan­do esa dis­cri­mi­na­ción que, pa­ra­do­jal­men­te, su­po­ne el in­di­ge­nis­mo. Fue en vir­tud de tal po­lí­ti­ca que Ce­fe­rino Na­mun­cu­rá, nie­to del fe­roz em­pe­ra­dor que ri­gió la Li­ga Araucana, lle­gó, a ser de­cla­ra­do bea­to por la Igle­sia Ca­tó­li­ca.

El Día de la Ra­za fue ins­ti­tui­do por Hi­pó­li­to Yri­go­yen, me­dian­te un de­cre­to que ex­pre­sa: “El des­cu­bri­mien­to de Amé­ri­ca es el acon­te­ci­mien­to más tras­cen­den­tal que ha­ya rea­li­za­do la hu­ma­ni­dad”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.