La bo­de­ga de Elías

La Nueva - - OPINIÓN - Por Ma­rio Mi­ner­vino mmi­ner­vino@la­nue­va.com

fi­có un dia­rio de la épo­ca-- con­tem­plar esos vi­ñe­dos que ocu­pan una ex­ten­sión de ca­tor­ce cua­dras, cu­yas plan­tas pro­du­cen el ape­te­ci­do fru­to co­mo le­gí­ti­ma re­tri­bu­ción de tan­to es­fuer­zo, sa­cri­fi­cio y di­ne­ro allí em­plea­do”, co­men­tó un dia­rio de épo­ca.

En 1899, Elías abrió, en la se­gun­da cua­dra de Ze­la­rra­yán, un des­pa­cho de vi­nos ob­te­ni­dos me­dian­te ma­qui­na­ria traí­da des­de los Es­ta­dos Uni­dos. Por otra par­te, co­men­zó a ven­der parras a los in­tere­sa­dos en ese ti­po de in­ver­sio­nes.

Pe­se a que po­cos lo sa­bían, Elías te­nía en­tre sus antecedentes el he­cho de ha­ber re­cu­pe­ra­do, do­ce años an­tes de su lle­ga­da a Bahía, la ban­de­ra de los An­des que usa­ra el ge­ne­ral Jo­sé de San Mar­tín en su cam­pa­ña eman­ci­pa­do­ra. La mis­ma ha­bía si­do ro­ba­da de la Ca­sa de Go­bierno de Men­do­za y le co­rres­pon­dió a Elías, en un via­je de ne­go­cios a Chile, en­con­trar­la y re­pa­triar­la.

Cuan­do con­so­li­da­ba sus vi­ñe­dos en nues­tra tie­rra, la muer­te pu­so pun­to final a su vi­da, el 11 de ju­nio de 1903, a po­co de cum­plir sus 60 años de edad. Sus res­tos, ve­la­dos en su quin­ta, des­can­san en el ce­men­te­rio lo­cal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.