Ro­drí­guez La­rre­ta y una agenda con mu­chos desafíos

La Nueva - - OPINIÓN - Por Pa­tri­cio Te­sei

Ho­ra­cio Ro­drí­guez La­rre­ta le dio al Pro la po­si­bi­li­dad de man­te­ner­se al fren­te de la ad­mi­nis­tra­ción de la ciu­dad de Bue­nos Ai­res por cua­tro años más, pe­ro de­be­rá en­fren­tar una se­rie de desafíos que es­ta­rán atra­ve­sa­dos por lo que su­ce­da en las elec­cio­nes ge­ne­ra­les de oc­tu­bre.

Vi­vien­da, ba­su­ra, la re­gu­la­ción del jue­go, se­gu­ri­dad, la ex­pan­sión de la red del sub­te, dé­fi­cit y re­du­cir con­flic­ti­vi­dad en áreas co­mo sa­lud y educación son los ob­je­ti­vos que La­rre­ta de­be­rá en­ca­rar du­ran­te su man­da­to, al­gu­nos de los cua­les fue­ron par­te de la cam­pa­ña elec­to­ral del Pro, y tam­bién de Mar­tín Lous­teau y del fren­te ECO.

Un por­cen­ta­je de lo que su­ce­da en la ciu­dad de Bue­nos Ai­res en el cor­to y me­diano pla­zo de­pen­de­rá de si re­sul­ta elec­to pre­si­den­te el ac­tual go­ber­na­dor bo­nae­ren­se, Da­niel Scio­li, o si el ele­gi­do es Mau­ri­cio Ma­cri. Es­te úl­ti­mo es el pa­no­ra­ma "ideal" al que as­pi­ran en el Pro pa­ra "acei­tar" las re­la­cio­nes en­tre los go­bier­nos de Na­ción y Ciu­dad.

Por otro la­do, Ro­drí­guez La­rre­ta de­be­rá ar­ti­cu­lar su po­lí­ti­ca de go­bierno con una Le­gis­la­tu­ra con ma­yo­ría opo­si­to­ra: con las 15 ban­cas que ob­tu­vo en la pri­me­ra vuel­ta, el Pro con­for­mó un blo­que de 28 le­gis­la­do­res si, ade­más, se cuen­ta a la alia­da de Con­fian­za Pú­bli­ca Cris­ti­na Gar­cía de Aur­te­ne­che.

Sin em­bar­go, ha­brá que es­pe­rar el rol que ten­drá el blo­que ECO en el Par­la­men­to, que des­pla­zó al Fren­te pa­ra la Vic­to­ria co­mo se­gun­da mi­no­ría con 14 in­te­gran­tes: si se­rá opo­si­tor o se aco­pla­rá a la alian­za na­cio­nal que in­te­gran el PRO con la UCR y la Coa­li­ción Cí­vi­ca.

En cuan­to a las deu­das pen­dien­tes que ten­drá La­rre­ta, la se­gu­ri­dad en­ca­be­za la lis­ta de preo­cu­pa­cio­nes de los ha­bi­tan­tes de la ciu­dad de Bue­nos Ai­res, y du­ran­te la ex­ten­sa cam­pa­ña que in­clu­yó tres ins­tan­cias elec­to­ra­les (PA­SO, pri­me­ra vuel­ta y ba­lo­ta­je) pro­me­tió uni­fi­car to­das las fuer­zas que ac­túan en te­rri­to­rio por­te­ño y ex­ten­der la Po­li­cía Me­tro­po­li­ta­na a las 15 co­mu­nas.

Pa­ra ha­cer­lo, ne­ce­si­ta­rá el aval del Eje­cu­ti­vo na­cio­nal a fin de tras­pa­sar con re­cur­sos la Po­li­cía Fe­de­ral.

Otro eje que de­be­rá abor­dar el su­ce­sor de Ma­cri se­rá la pro­ble­má­ti­ca ha­bi- ta­cio­nal y la pro­me­sa eter­na de ur­ba­ni­za­ción de los asen­ta­mien­tos: se­gún la Aso­cia­ción Ci­vil por la Igual­dad y la Jus­ti­cia (ACIJ), en la ciu­dad de Bue­nos Ai­res hay más de 500 mil per­so­nas en emer­gen­cia ha­bi­ta­cio­nal, y de acuer­do al úl­ti­mo cen­so hay 340.975 vi­vien­das no ha­bi­ta­das.

Otro de­sa­fío se­rá man­te­ner el ni­vel de obra que ca­rac­te­ri­zó las dos ges­tio­nes de Ma­cri pe­ro, y al mis­mo tiem­po, re­du­cir el dé­fi­cit que tie­ne el go­bierno por­te­ño, cu­ya deu­da ex­ter­na acu­mu­la­da tras 8 años de ges­tión as­cien­de a 18.302 mi­llo­nes de pe­sos.

En cuan­to al jue­go, a La­rre­ta le que­da­rá ra­ti­fi­car el anun­cio del pro­pio Ma­cri de no re­no­var el con­ve­nio que man­tie­nen por lo me­nos has­ta fin de año el Ins­ti­tu­to de Jue­gos y Apues­tas por­te­ño con Lotería Na­cio­nal, que el año pa­sa­do sig­ni­fi­có in­gre­sos pa­ra la ciu­dad por 468 mi­llo­nes de pe­sos, y que se co­ló de ma­ne­ra im­por­tan­te en la cam­pa­ña por la dis­cu­sión de la au­to­no­mía y el in­cre­men­to de las ca­sas de jue­go.

Por otro la­do, du­ran­te la úl­ti­ma se­ma­na de cam­pa­ña, La­rre­ta pun­tua­li­zó que, de ga­nar, se­gui­rá "avan­zan­do pa­ra me­jo­rar la es­cue­la pú­bli­ca y con­so­li­dar­la co­mo lí­der en La­ti­noa­mé­ri­ca, a tra­vés de la ca­pa­ci­ta­ción de sus do­cen­tes y de las he­rra­mien­tas que les en­tre­ga a los alum­nos pa­ra un apren­di­za­je de ma­yor ca­li­dad".

Del mis­mo mo­do, di­jo que otro de los desafíos se­rá "acer­car la sa­lud a la gen­te, in­cre­men­tan­do la can­ti­dad de cen­tros sa­ni­ta­rios".

En cuan­to al sub­te, La­rre­ta se com­pro­me­tió a me­jo­rar la fre­cuen­cia y te­ner un tren ca­da 3 mi­nu­tos, aun­que el de­sa­fío ma­yor que ten­drá se­rá cum­pli­men­tar aque­lla pro­me­sa in­cum­pli­da del pro­pio Ma­cri du­ran­te la cam­pa­ña en 2007 de cons­truir "10 ki­ló­me­tros de sub­te por año; tie­ne cua­tro años pa­ra lo­grar­lo y am­pliar la red de trans­por­te sub­te­rrá­neo.

“Uno de los ejes que de­be­rá abor­dar el su­ce­sor de Mau­ri­cio Ma­cri en la je­fa­tu­ra de go­bierno se­rá la pro­ble­má­ti­ca ha­bi­ta­cio­nal y la pro­me­sa de ur­ba­ni­za­ción de los asen­ta­mien­tos”. “El sis­te­ma ya ha­bía si­do em­plea­do en Sal­ta, don­de fue in­tro­du­ci­do pau­la­ti­na­men­te, has­ta po­der uti­li­zar­lo en la pro­vin­cia en­te­ra”.

Pa­tri­cio Te­sei agen­cia DyN.

es pe­rio­dis­ta de la

En me­nos de quin­ce días, los por­te­ños vo­ta­ron dos ve­ces con Bo­le­ta Úni­ca Elec­tró­ni­ca (BUE). Los re­sul­ta­dos es­tán a la vis­ta: cómpu­to más ve­loz, más pre­ci­so y más se­gu­ro.

El es­cru­ti­nio de­fi­ni­ti­vo fue he­cho, por dis­po­si­ción del Tri­bu­nal Su­pe­rior de Jus­ti­cia (TSJ) y, a fin de dar ma­yor trans­pa­ren­cia, me­dian­te la car­ga ma­nual en compu­tado­ras de la lec­tu­ra di­rec­ta de las ac­tas de es­cru­ti­nio im­pre­sas, sin uso de lec­to­res di­gi­ta­les.

El Tri­bu­nal brin­dó a los fis­ca­les de las agru­pa­cio­nes po­lí­ti­cas ac­ce­so on­li­ne a esa car­ga, po­nien­do a su dis­po­si­ción múl­ti­ples pan­ta­llas en las que po­dían ve­ri­fi­car los cómpu­tos por me­sa.

Una Co­mi­sión de Au­di­to­res, pro­fe­so­res de la Fa­cul­tad de Cien­cias Exac­tas de la UBA lle­vó ade­lan­te per­ma­nen­tes au­di­to­rías cu­yas con­clu­sio­nes fue­ron ex­pues­tas pú­bli­ca­men­te en la pá­gi­na del TSJ.

El sis­te­ma ya ha­bía si­do em­plea­do en Sal­ta, don­de fue in­tro­du­ci­do pau­la­ti­na­men­te, ex­pe­ri­men­tan­do con zo­nas pe­que­ñas en va­rios co­mi­cios, has­ta ex­ten­der­lo a la pro­vin­cia en­te­ra.

La Le­gis­la­tu­ra y el je­fe de go­bierno de la Ciu­dad Au­tó­no­ma de Bue­nos Ai­res (CA­BA) de­ci­die­ron lan­zar­lo pa­ra to­da la ju­ris­dic­ción, en un tiem­po que mu­chos es­ti­ma­ron in­su­fi­cien­te.

En ese bre­ve tiem­po, el Tri­bu­nal, co­mo Au­to­ri­dad de Apli­ca­ción de la Ley Elec­to­ral, de­bió or­ga­ni­zar por vez pri­me­ra las PA­SO, con nu­me­ro­sí­si­mas bo­le­tas de pa­pel.

Lue­go la ge­ne­ral y, fi­nal­men­te, el ba­lo­ta­je, con la BUE.

Eso re­qui­rió una ca­pa­ci­ta­ción ma­si­va, con de­sa­rro­llo de me­dios au­dio­vi­sua­les, de de­le­ga­dos del TSJ -más de 2.500, es de­cir, al­go más de uno ca­da tres me­sas-, en el Cen­tro de For­ma­ción Ju­di­cial, au­to­ri­da­des de me­sa -más de 22.000 con­vo­ca­das, de las cua­les más de 16.000 se pre­sen­ta­ron a re­ci­bir la ca­pa­ci­ta­ción, brin­da­da por el Juz­ga­do Fe­de­ral Elec­to­ral, en coor­di­na­ción con el TSJ-, y la de los elec­to­res y fis­ca­les, a car­go del Po­der Eje­cu­ti­vo de la CA­BA, a los pri­me­ros, por dis­po­si­ción de la Le­gis­la­tu­ra, y a los se­gun­dos por or­den del TSJ.

Du­ran­te to­do ese tiem­po, en las pá­gi­nas de In­ter­net del TSJ y de la De­fen­so­ría del Pue­blo fun­cio­na­ron si­mu­la­do­res en los que el vi­si­tan­te po­día prac­ti­car el vo­to con pan­ta­llas ade­cua­das a ca­da elec­ción.

En sín­te­sis, una ca­pa­ci­ta­ción ma­si­va su­ma­men­te exi­to­sa. El re­sul­ta­do se pal­pó en las es­cue­las.

La en­cues­ta de sa­tis­fac­ción, he­cha por la De­fen­so­ría del Pue­blo, mos­tró la enor­me sa­tis­fac­ción de los elec­to­res por el cam­bio rea­li­za­do.

En los es­ta­ble­ci­mien­tos don­de se vo­ta­ba, to­dos coin­ci­dían en que vol­ver aho­ra al sis­te­ma de bo­le­ta pa­pel se­ría un cas­ti­go pa­ra el elec­to­ra­do. Luis Fran­cis­co Lo­zano es pre­si­den­te del Tri­bu­nal Su­pe­rior de Jus­ti­cia (TSJ) de la Ciu­dad Au­tó­no­ma de Bue­nos Ai­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.