Va­lo­res le­ve­men­te al­tos pue­den ser pe­li­gro­sos

Quie­nes te­nían la pre­sión al lí­mi­te de lo nor­mal en la ju­ven­tud, pre­sen­ta­ban ries­go au­men­ta­do de hi­per­ten­sión en la adul­tez. Re­co­mien­dan con­tro­les pe­rió­di­cos.

La Nueva - - SALUD - Da­vid Rol­dán drol­dan@la­nue­va.com

No ha­cen fal­ta va­lo­res des­me­su­ra­dos pa­ra preo­cu­par­se.

Si de pre­sión ar­te­rial se tra­ta, has­ta va­lo­res en el lí­mi­te su­pe­rior de los pa­rá­me­tros con­si­de­ra­dos sa­lu­da­bles pue­den, en el lar­go pla­zo, te­ner un im­pac­to ne­ga­ti­vo so­bre la sa­lud car­dio­vas­cu­lar.

Eso es lo que re­ve­la un re­cien­te es­tu­dio he­cho en Es­ta­dos Uni­dos, cu­yas con­clu­sio­nes pu­bli­có la pres­ti­gio­sa re­vis­ta "Jour­nal of the Ame­ri­can Co­lle­ge of Car­dio­logy", que re­co­mien­da que, en adul­tos jó­ve­nes, el tra­ta­mien­to de la pre­sión ar­te­rial en el ex­tre­mo al­to de lo que se con­si­de­ra "nor­mal" sea abor­da­do en for­ma pre­coz pa­ra pro­te­ger la sa­lud del co­ra­zón.

"Mu­chos par­ti­ci­pan­tes no eran hi­per­ten­sos al ini­cio del es­tu­dio, pe­ro la ex­po­si­ción cró­ni­ca a una pre­sión ar­te­rial más al­ta, in­clu­so den­tro de lo que se con­si­de­ra co­mo el ran­go nor­mal, se aso­cia con una dis­fun­ción car­día­ca 25 años más tar­de", de­cla­ró el doc­tor Joao Li­ma, de la di­vi­sión Cardiología de la Fa­cul­tad de Me­di­ci­na de la Uni­ver­si­dad de Johns Hopkins, Es­ta­dos Uni­dos.

"Nues­tros ha­llaz­gos pro­veen más res­pal­do a la im­por­tan­cia de un buen con­trol de los fac­to­res de ries­go tem­prano en la vi­da", agre­gó el in­ves­ti­ga­dor.

El doc­tor Li­ma y sus co­le­gas lle­ga­ron a esas con­clu­sio­nes tras eva­luar a ca­si 2.500 hom­bres y mu­je­res que,ha­ce 25 años, te­nían en­tre 18 y 30 años de edad.

Du­ran­te el cuar­to de si­glo que du­ró el aná­li­sis, la sa­lud de los vo­lun­ta­rios fue eva­lua­da sie­te ve­ces, en con­sul­tas en las que se reali­zó la lec­tu­ra de la pre­sión ar­te­rial.

En el trans­cur­so de la eta­pa final del es­tu­dio, los in­ves­ti­ga­do­res in­clu­ye­ron en las con­sul­tas aná­li­sis de imá­ge­nes del sis­te­ma car­dio­vas­cu­lar.

El tra­ba­jo re­ve­ló que los par­ti­ci­pan­tes que cuan­do te- nían en­tre 18 y 30 años de edad pre­sen­ta­ban una pre­sión ar­te­rial li­ge­ra­men­te ele­va­da (aun cuan­do se ha­lla­ba den­tro del ran­go nor­mal) pre­sen­ta­ban un ma­yor ries­go de su­frir de pro­ble­mas del ven­trícu­lo iz­quier­do al al­can­zar la me­dia­na edad.

De ahí que los au­to­res del es­tu­dio re­co­mien­den que los adul­tos jó­ve­nes con una pre­sión ar­te­rial ele­va­da no la ig­no­ren y con­sul­ten al res­pec­to a un es­pe­cia­lis­ta.

Aho­ra bien, ¿qué tra­ta­mien­to de­be­ría in­di­car, por su par­te, el mé­di­co que se en­fren­tan con es­tos pa­cien­tes?

Re­du­cir la in­ges­ta de so­dio, man­te­ner un pe­so sa­lu­da­ble y ha­cer ac­ti­vi­dad fí­si­ca con re­gu­la­ri­dad, así co­mo cual­quier tra­ta­mien­to mé­di­co recomendado pa­ra la hi­per­ten­sión, re­mar­ca­ron los au­to­res del es­tu­dio.

"Es­tos ha­llaz­gos su­gie­ren que el mo­ni­to­reo de la pre­sión ar­te­rial de­be­ría co­men­zar en la ni­ñez, so­bre to­do en los ni­ños obe­sos", opi­nó el edi­tor je­fe de la re­vis­ta que pu­bli­có el es­tu­dio, el cé­le­bre car­dió­lo­go Va­len­tín Fus­ter.

Es im­por­tan­te te­ner en cuen­ta que la úni­ca ma­ne­ra de de­tec­tar la hi­per­ten­sión es con re­vi­sio­nes pe­rió­di­cas. Co­men­tá es­ta cró­ni­ca en la­nue­va.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.