Los pre­si­den­tes y la gue­rra

La Nueva - - SOCIEDAD. -

PRE­SIO­NES. La pre­sión po­lí­ti­ca fue in­ten­sa, la que se ha­bía ejer­ci­do so­bre Yri­go­yen en la gue­rra de 1914, y so­bre Castillo y Pe­rón, pi­dien­do la rup­tu­ra, y el in­gre­so de la Ar­gen­ti­na en la gue­rra. Una tar­de, al re­ti­rar­se Yri­go­yen de su des­pa­cho acom­pa­ña­do de don Del­for del Valle, le di­jo: “Sien­to la car­ga de res­pon­sa­bi­li­da­des enor­mes... Me pe­san las es­pal­das co­mo si fue­ran de plo­mo”. Con­ti­nuan­do con el diá­lo­go: “Es­ta gen­te no sa­be lo que quie­re, pe­ro yo, en cam­bio, sé lo que no quie­re -res­pon­dió el pre­si­den­te-: es mo­vi­li­zar­se pa­ra ir a la gue­rra. Sa­be que, por­que no co­rres­pon­de, yo no la voy a lle­var. Por eso alar­dean y gri­tan, pe­ro ese no es el pue­blo, ten­ga us­ted la más com­ple­ta se­gu­ri­dad”.

La his­to­ria eco­nó­mi­ca prue­ba que la neu­tra­li­dad es fuen­te de ri­que­za, no so­lo en la Ar­gen­ti­na sino en Es­ta­dos Uni­dos. Geor­ge Was­hing­ton di­jo: “La neu­tra­li­dad en cual­quier gue­rra eu­ro­pea de­be ser la cla­ve de la po­lí­ti­ca es­ta­dou­ni­den­se”. El al­mi­ran­te Ro­jas di­jo a "O Jor­nal", de Brasil: “En ca­so de una nue­va gue­rra no nos be­ne­fi­cia­re­mos con sus fru­tos; da­re­mos la con­tri­bu­ción de nues­tros bie­nes y tam­bién de nues­tra san­gre”. (Re­la­to del his­to­ria­dor J. A. Ra­mos).

Vi­cen­te J. Pa­la­dino

Bahía Blan­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.