Víc­tor Hu­go

La Nueva - - SOCIEDAD. -

SA­PO. Pa­re­ce que Hu­go In­mo­ra­les se tu­vo que tra­gar un cu­ru­rú (sa­po me­so­po­tá­mi­co) gi­gan­te, con la de­man­da de la cor­po. Cla­ro que, acos­tum­bra­do co­mo su je­fa es­pi­ri­tual, un re­cla­mo en la Jus­ti­cia por usar los de­re­chos de otros no de­bía sig­ni­fi­car­le nin­gún pro­ble­ma. Pe­ro, as­tu­to y rá­pi­do en mo­ver­se en las are­nas del Es­ta­do, hi­zo un tour en to­dos los ca­na­les ofi­cia­les pa­ra que sus pa­res ti­pos de igual iden­ti­dad po­lí­ti­ca se so­li­da­ri­za­ran y ayu­da­ran a vic­ti­mi­zar­se dis­fra­zán­do­se de cor­de­ri­to me­diá­ti­co. Has­ta la pro­pia pre­si­den­ta sa­lió a res­pal­dar­lo en otra cla­ra se­ñal de que la Jus­ti­cia pa­ra ellos no fun­cio­na. ¿Qué hu­bie­ra pa­sa­do si el de­man­da­do le ga­na­ba el jui­cio al gru­po? Ob­vio que es­tos per­so­na­jes no tie­nen na­da a su nom­bre por las du­das. No fue un alla­na­mien­to, fue un oficial de Jus­ti­cia co­mo en to­dos los ca­sos co­mu­nes de per­so­nas co­mu­nes, con un ofi­cio del juz­ga­do co­rres­pon­dien­te a tra­mi­tar el em­bar­go. El ca­ba­lle­ro en cues­tión lo qui­so ver co­mo un alla­na­mien­to pa­ra es­tig­ma­ti­zar­lo, no era ne­ce­sa­rio.

Ro­ber­to Sán­chez

Mar­tí­nez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.