Y un día, Ti­ziano co­no­ció las voces de ma­má y pa­pá

El be­bé do­rre­guen­se, pri­mer pa­cien­te del Hos­pi­tal Pen­na en re­ci­bir un im­plan­te co­clear, reali­zó ayer las prue­bas ini­cia­les de per­cep­ción. Fue­ron un éxi­to.

La Nueva - - PORTADA - Anahí González agon­za­lez@la­nue­va.com Co­men­tá es­ta cró­ni­ca en la­nue­va.com

El chi­qui­to do­rre­guen­se na­ció con una sor­de­ra ab­so­lu­ta en am­bos oí­dos. Y gra­cias al pri­mer im­plan­te co­clear rea­li­za­do en el Hos­pi­tal Pen­na, en la vís­pe­ra pu­do lle­var a ca­bo las prue­bas ini­cia­les de per­cep­ción. ¡Y fue­ron to­do un éxi­to! Así es­cu­chó por pri­me­ra vez la voz de sus pa­dres.

Ti­ziano, el chi­qui­to do­rre­guen­se que na­ció con sor­de­ra ab­so­lu­ta en am­bos oí­dos y que ha­ce un mes se con­vir­tió en el pri­mer pa­cien­te en re­ci­bir un im­plan­te co­clear en el Hos­pi­tal In­ter­zo­nal Dr. Jo­sé Pen­na, vi­vió ayer uno de los mo­men­tos más es­pe­cia­les de su vi­da: es­cu­chó por pri­me­ra vez la voz de sus pa­dres.

“¿Dón­de es­tá ma­má? Ti­ziaaa­noooo... Ti­ziaaa­nooo...”, le re­pi­tió su ma­dre Camila, con ter­nu­ra y ca­si en un su­su­rro, du­ran­te la pri­me­ra eta­pa de la eva­lua­ción, que du­ró una emo­cio­nan­te me­dia ho­ra.

Lue­go fue el turno de su pa­dre Fran­co Te­ja­da, del equi­po de fo­no­au­dió­lo­gas del hos­pi­tal y de una pro­fe­sio­nal por­te­ña, re­pre­sen­tan­te de la mar­ca del im­plan­te. Y así, en­tre voces, lla­ma­dos de aten­ción y so­ni­dos, el be­bé de ca­si un año y me­dio de edad fue res­pon­dien­do a ca­da es­tí­mu­lo con le­ves mo­vi­mien­tos de ca­be­za; lue­go de tan­to su­fri­mien­to, em­pe­zó a de­jar atrás el mun­do del si­len­cio pa­ra en­trar en otro mu­cho más ri­co y abun­dan­te.

“Te­nía ca­ra de sor­pre­sa, pe­ro no llo­ró en nin­gún mo­men­to”, se enor­gu­lle­ció Camila.

La reac­ción del doc­tor Jor­ge Ia­qui­nan­di -uno de los que ope­ró al pe­que­ño en ju­nio, jun­to con el mé­di­co Mar­ce­lo Pian­ga­te­lli- fue si­mi­lar.

“El en­cen­di­do (del im­plan­te co­clear) fue un éxi­to. Ti­zia- no no en­ten­día qué le pa­sa­ba por­que es to­do nue­vo, pe­ro res­pon­dió co­mo es­pe­rá­ba­mos”, di­jo, sa­tis­fe­cho.

Gra­cias a es­ta opor­tu­ni­dad, a par­tir de aho­ra el pe­que­ño per­ci­bi­rá mi­les de nue­vos so­ni­dos y po­drá re­co­no­cer­los de a po­co, has­ta ya no con­fun­dir­los: el so­pli­do del vien­to, el so­ni­do de la llu­via, el cre­pi­tar del fue­go, las no­tas de una gui­ta­rra, un su­su­rro, una can­ción de amor, su pro­pia ri­sa, la voz de las per­so­nas que ama, su nom­bre.

La espera

Mien­tras Ti­ziano rea­li­za­ba las prue­bas de ac­ti­va­ción del im­plan­te jun­to a sus pa­pás, los abue­los ma­ter­nos Ma­ría Inés Man­si­lla y Al­ber­to Ca­mi­lo Men­na, jun­to a la tía del ne- ne, Agus­ti­na Men­na, aguar­da­ban con an­sie­dad los re­sul­ta­dos en la sa­la de espera.

“No­té que a Ti­ziano le pa­sa­ba al­go ni bien lo vi, a po­cos días de su na­ci­mien­to”, con­tó la abue­la.

“No sos­te­nía bien el cue­llo y te­nía los pu­ños ce­rra­dos, no se mo­vía bien. Tam­po­co me se­guía o res­pon­día cuan­do le can­ta­ba”, re­cor­dó.

Co­men­tó que los pe­dia­tras con­sul­ta­dos en aquel mo­men­to hi­cie­ron ca­so omi­so de sus apre­cia­cio­nes, por lo que de­ci­die­ron con­sul­tar a otros es­pe­cia­lis­tas. Así die­ron con los pro­fe­sio­na­les del Hos­pi­tal Pen­na.

En el cen­tro de sa­lud pú­bli­co no so­lo des­cu­brie­ron que el be­bé ha­bía na­ci­do con una hi­poa­cu­sia con­gé­ni­ta pro­fun­da bi­la­te­ral (sor­de­ra en am­bos oí­dos) tal vez pro­vo­ca­da por una in­fec­ción no de­tec­ta­da du­ran­te el em­ba­ra­zo, sino ade­más que ha­bía si­do re­ani­ma­do tras el par­to, al­go que los mé­di­cos que ha­bían aten­di­do a Camila en la ciu­dad de Pi­na­mar –don­de dio a luz- le ha­bían ocul­ta­do pe­se a que le po­dría ha­ber pro­vo­ca­do se­ve­ros pro­ble­mas pa­ra ca­mi­nar.

El he­cho es que hoy, gra­cias al tra­ba­jo de las es­ti­mu­la­do­ras, al es­fuer­zo de una fa­mi­lia que lo con­tie­ne y mo­ti­va, y al ase­so­ra­mien­to mé­di­co ade­cua­do, Ti­ziano ca­si ca­mi­na – ya se lar­gó a an­dar-, sos­tie­ne mu­cho me­jor su cue­llo y, por el im­plan­te co­clear, has­ta lo­gró te­ner au­di­ción.

“Siem­pre le pe­dí a mi hi­ja que fue­ra fuer­te, que le pu­sie­ra ga­rra, que to­do iba a es­tar bien”, re­mar­có la abue­la de Ti­ziano.

“Ella es­tu­vo to­do el tiem­po con él, es una ma­dra­za”, di­jo.

SE­BAS­TIÁN COR­TÉS- LA NUE­VA.

FO­TOS: FACUNDO MO­RA­LES-LA NUE­VA.

Ti­ziano, con sus pa­pás Camila y Fran­co, y su tía, co­men­zó ayer una nue­va vi­da. No só­lo oi­rá, sino que po­drá ha­blar bien.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.