¿Por qué so­mos un país po­bre?

La Nueva - - OPINIÓN - OTRAS VOCES por Ma­xi­mi­li­ano Bauk

Más que acla­rar las ra­zo­nes por las que la po­bre­za cre­ce en nues­tro país, lo que hay que ex­pli­car es la au­sen­cia de ri­que­za, pues­to que la po­bre­za es lo na­tu­ral: la hu­ma­ni­dad na­ció po­bre, pe­ro es­ta po­bre­za fue dis­mi­nu­yen­do a me­di­da que cre­cie­ron las ri­que­zas. Es en­ton­ces esen­cial en­ten­der có­mo fun­cio­na el pro­ce­so de crea­ción de es­tas.

El mis­mo co­mien­za con la exis­ten­cia de ne­ce­si­da­des, las cua­les son sa­tis­fe­chas por los co­mer­cian­tes pa­ra con­se­guir a cam­bio de su ser­vi­cio el sus­ten­to pa­ra vi­vir.

En es­te sen­ti­do, la di­vi­sión del tra­ba­jo per­mi­tió que en lu­gar de que ca­da fa­mi­lia tu­vie­ra que te­ner su gran­ja pa­ra con­se­guir su ali­men­to, ir en bus­ca de su le­ña pa­ra man­te­ner el ho­gar ca­lien­te, or­de­ñar su va­ca pa­ra te­ner su le­che y fa­bri­car su pro­pia ro­pa, las per­so­nas se es­pe­cia­li­za­ran en aque­llo pa­ra lo cual tu­vie­ran más fa­ci­li­dad y lo­gra­ran así ma­yor pro­duc­ti­vi­dad y, al exis­tir más pro­duc­tos en igual can­ti­dad de tra­ba­jo evi­den­te­men­te cre­ce el ca­pi­tal acu­mu­la­do y con es­te la in­ver­sión.

Es a par­tir de es­ta úl­ti­ma que el ci­clo co­mien­za nue­va­men­te pe­ro des­de un pi­so más al­to, sa­tis­fa­cien­do nue­vas ne­ce­si­da­des, con una di­vi­sión del tra­ba­jo ca­da vez más es­pe­cia­li­za­da, más pro­duc­ti­va, per­mi­tien­do ma­yor acu­mu­la­ción de ca­pi­tal y, otra vez, más in­ver­sión.

El doc­tor en Economía Se­bas­tián Lan­do­ni sue­le lla­mar a es­te pro­ce­so “círcu­lo vir­tuo­so”, por los be­ne­fi­cios que trae de ma­ne­ra cons­tan­te, siem­pre y cuan­do sus eta­pas no sean in­te­rrum­pi­das.

La di­fe­ren­cia en­tre un país ri­co y un país po­bre ra­di­ca en los obs­tácu­los que se le pon­gan al sis­te­ma an­te­rior­men­te des­crip­to, ya que, en un país con ma­yor ca­pi­tal acu­mu­la­do, las he­rra­mien­tas dis­po­ni­bles gra­cias al avan­ce tec­no­ló­gi­co per­mi­ti­do por la pro­duc­ti­vi­dad mul­ti­pli­can el pro­duc­to de ca­da tra­ba­ja­dor enor­me­men­te, ha­cien­do que, por ejem­plo, to­do un cam­po sea co­se­cha­do en so­lo un día en los Es­ta­dos Uni­dos con sus trac­to­res, cuan­do la mis­ma ta­rea de­mo­ra se­ma­nas en Etio­pía, con sus bue­yes.

En la Ar­gen­ti­na, es­te me­ca­nis­mo en­cuen­tra nu­me­ro­sas tra­bas en aran­ce­les que ti­ran por la bor­da to­dos los es­fuer­zos por al­can­zar un pro­ce­so pro­duc­ti­vo efi­cien­te, ha­cién­do­lo inú­til ya que no po­drán com­pe­tir con el pre­cio del pro­duc­to de otras na­cio­nes con me­no­res im­pues­tos e igual efi­cien­cia.

Es­te es­tor­bo a la pro­duc­ti­vi­dad po­ne fin al círcu­lo vir­tuo­so, im­pi­dien­do la acu­mu­la­ción de ca­pi­tal y lue­go la in­ver­sión.

A su vez, el pe­que­ño aho­rro que pue­de exis­tir pe­se a las enor­mes car­gas tri­bu­ta­rias que apa­lean la economía lo­cal se ve fuer­te­men­te gol­pea­do con la se­gun­da in­fla­ción más al­ta del pla­ne­ta, lo cual, en con­jun­to, es una re­ce­ta per­fec­ta pa­ra el desas­tre.

To­do es­to no es una sim­ple teo­ría, sino que se ve re­fle­ja­do en los nú­me­ros brin­da­dos por la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca Ar­gen­ti­na, en don­de so­lo 1 de ca­da 10 ho­ga­res de­cla­ra ca­pa­ci­dad de aho­rro, el 28,7 por cien­to de la po­bla­ción vi­ve por de­ba­jo de la lí­nea de po­bre­za y más del 40 por cien­to de los je­fes de ho­gar re­ci­be in­gre­sos me­no­res al sa­la­rio mí­ni­mo vi­gen­te.

La so­lu­ción a nues­tros pro­ble­mas no ra­di­ca en un je­fe de Ga­bi­ne­te que nie­gue los ín­di­ces des­fa­vo­ra­bles: los nú­me­ros pue­den ser ocul­ta­dos, pe­ro no la reali­dad, y ella nos in­di­ca hoy que so­mos un país po­bre con enor­mes con­di­cio­nes pa­ra la ri­que­za pe­ro ata­do de pies y ma­nos, y que, si se­gui­mos con­tra­rian­do la re­glas más bá­si­cas de la economía, en dos o tres años desea­re­mos con­tar con los nú­me­ros que hoy nos es­can­da­li­zan.

“La so­lu­ción a nues­tros pro­ble­mas no ra­di­ca en un je­fe de Ga­bi­ne­te que nie­gue los ín­di­ces des­fa­vo­ra­bles: los nú­me­ros pue­den ser ocul­ta­dos, pe­ro no la reali­dad”.

Ma­xi­mi­li­ano Bauk es in­ves­ti­ga­dor del área de Es­tu­dios Eco­nó­mi­cos del Cen­tro de Es­tu­dios Li­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.