Ju­bi­la­dos en la Uni­ver­si­dad

La Nueva - - OPINIÓN -

DIEZ AÑOS pa­sa­ron des­de que la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal del Sur y el PAMI acor­da­ran un em­pren­di­mien­to en co­mún, con mu­chas ex­pec­ta­ti­vas de am­bas ins­ti­tu­cio­nes y una gran cuo­ta de in­cer­ti­dum­bre, con­sis­ten­te en el dic­ta­do de cur­sos des­ti­na­dos a ju­bi­la­dos, tam­bién lla­ma­dos “Adul­tos Ma­yo­res In­te­gra­dos”. EN­TRE TAN­TO uso y abu­so que se ha he­cho de la ex­pre­sión “dé­ca­da ganada”, en es­te ca­so se ha ve­ri­fi­ca­do lo exi­to­so de aque­lla pro­pues­ta, que se ini­ció con la ti­bie­za de dos cur­sos y cien per­so­nas ins­crip­tas. EL ÚL­TI­MO miér­co­les 15, el Tea­tro Mu­ni­ci­pal se vio des­bor­da­do por alum­nos, exa­lum­nos y do­cen­tes que se acer­ca­ron pa­ra ser par­te de la ce­le­bra­ción de ese aniver­sa­rio, hoy con más de diez mil ju­bi­la­dos que com­ple­ta­ron al­gu­nas de las 49 pro­pues­tas ac­tual­men­te en mar­cha. LA VA­RIE­DAD de cur­sos -a car­go de do­cen­tes de la Uni­ver­si­dad- in­clu­yen to­da cla­se de pro­pues­tas in­tere­san­tes des­de jar­di­ne­ría, fo­to­gra­fía, idio­mas has­ta di­bu­jo, ci­ne, psi­co­lo­gía, his­to­ria del ar­te y más. LAS CLA­SES son se­ma­na­les, en al­gu­nos ca­sos con el agre­ga­do de ta­lle­res o prác­ti­cas, con un al­tí­si­mo gra­do de asis­ten­cia y par­ti­ci­pa­ción y una in­me­dia­ta ade­cua­ción a las con­di­cio­nes de cur­sa­do que pro­po­ne el ni­vel uni­ver­si­ta­rio. EL EN­RI­QUE­CI­MIEN­TO en es­te tiem­po ha si­do mu­tuo. La UNS, al abrir sus puer­tas a un sec­tor de la po­bla­ción que en su ma­yor par­te no tie­ne po­si­bi­li­dad de co­men­zar una ca­rre­ra uni­ver­si­ta­ria; la Uni­ver­si­dad, al su­mar una fran­ja de per­so­nas que, a par­tir de sus co­no­ci­mien­tos, ex­pe­rien­cia y ca­pa­ci­dad, con­for­man un alum­na­do de ex­ce­len­cia, es­pe­cial­men­te do­ta­do pa­ra el com­pro­mi­so que re­quie­re to­do es­tu­dio. HU­BO ADE­MÁS un in­me­dia­to cam­bio en la ac­ti­tud de los do­cen­tes, que re­co­no­cie­ron de in­me­dia­to que esos “abue­los” no te­nían li­mi­ta­cio­nes en su ca­pa­ci­dad de apren­der, es­tu­diar y for­mar­se. POR EL con­tra­rio, re­sul­ta­ban tan­to o más exi­gen­tes que cual­quier es­tu­dian­te, con una gran avi­dez por su­mar co­no­ci­mien­tos, con una res­pues­ta in­me­jo­ra­ble de par­te de sus ca­pa­ci­da­des in­te­lec­tua­les. UNA PRO­PUES­TA que ce­le­bró sus pri­me­ros diez años y que qui­zás ten­ga ne­ce­si­dad de me­jo­rar su ofer­ta, no ya en cuan­to a los te­mas ele­gi­dos sino en el de­sa­fío de ins­tru­men­tar ca­rre­ras cor­tas, in­clu­so con las exi­gen­cias aca­dé­mi­cas que co­rres­pon­dan, pa­ra una fran­ja que de­jó en cla­ro es­tar a la al­tu­ra y dar la ta­lla, se­gún se sue­le de­cir.

Los cur­sos de la UNS pa­ra adul­tos ma­yo­res ya cum­plie­ron diez años. El ba­lan­ce es más que po­si­ti­vo y pue­de me­jo­rar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.