Me­sa y pro­to­co­lo

La Nueva - - APLAUSOS - Por Ma­ria­na Kiehr ma­ria­na.kiehr@gmail.com

La me­sa es el sím­bo­lo cen­tral a la ho­ra de co­mer, y dón­de se ubi­ca ca­da uno de los miem­bros de la reunión, no es un te­ma me­nor. Pa­ra co­men­zar, no es lo mis­mo co­mer en una me­sa cua­dra­da o rec­tan­gu­lar que re­don­da. Una me­sa re­don­da plan­tea igual­dad, ya que no hay ca­be­ce­ras que dispu­tar.

En las reunio­nes so­cia­les es la op­ción que más se eli­ge pre­ci­sa­men­te pa­ra no ge­ne­rar dis­cor­dia en­tre los in­vi­ta­dos. El pro­to­co­lo en la me­sa, le­jos de es­tar des­ti­na­do ex­clu­si­va­men­te a es­pa­cios eli­tis­tas y reunio­nes de es­ta­do, nos brin­da una guía prác­ti­ca pa­ra el de­sa­rro­llo ar­mo­nio­so de una co­mi­da, y es mu­cho más co­ti­dia­na de lo que pen­sa­mos. Una mez­cla de cos­tum­bre, tra­di­ción y fun­cio­na­li­dad acom­pa­ña ca­da uno de es­tos con­se­jos y son úti­les tam­bién pa­ra la ca­sa.

Por ejem­plo, en tiem­pos de an­ta­ño, el an­fi­trión de la ca­sa de­bía aco­mo­dar­se mi­ran­do a la puer­ta de en­tra­da en ca­so que exis­tie­ra al­gún ti­po de ata­que sor­pre­sa. En con­tras­te, la mu­jer se aco­mo­da­ba mi­ran­do a la puer­ta de ser­vi­cio pa­ra po­der ir dan­do in­di­ca­cio­nes al per­so­nal so­bre el de­sa­rro­llo de la co­mi­da. Es­ta ló­gi­ca po­de­mos ob­ser­var­la hoy tam­bién en nues­tros ho­ga­res don­de por lo ge­ne­ral quien pre­pa­ra el ali­men­to se que­da más cer­ca fí­si­ca­men­te de la co­ci­na, y el pa­dre u hom­bre de la ca­sa sue­le ocu­par una de las ca­be­ce­ra de la me­sa pa­ra po­der te­ner con­trol de lo que su­ce­de en el de­sa­rro­llo de la co­mi­da.

El buen pro­to­co­lo tam­bién nos in­di­ca que si in­vi­ta­mos ma­tri­mo­nios a nues­tra ca­sa, no de­be­mos sen­tar­los jun­tos, ni en­fren­ta­dos, pa­ra evi­tar que el ma­tri­mo­nio “con­ti­núe” en la co­mi­da con lo que co­men­zó en su ca­sa, sea bueno, o ma­lo. Cuán­tas ve­ces nos he­mos que­da­do cau­ti­vos de un co­men­ta­rio de más que se trans­for­mó en un ping­pong de agre­sio­nes en­tre una pa­re­ja que pa­re­ce ol­vi­dar que hay más per­so­nas en la me­sa. Mien­tras guar­da­mos los cu­chi­llos por las du­das, desea­re­mos ha­ber­los sen­ta­do en lu­ga­res ale­ja­dos, uno por ejem­plo en el pa­tio, y el otro en la ca­sa del ve­cino.

Es más, los hom­bres y las mu­je­res de­ben ir in­ter­ca­la­dos en la me­sa pa­ra con­se­guir que la

Los hom­bres y las mu­je­res de­ben ir in­ter­ca­la­dos en la me­sa pa­ra con­se­guir que la reunión no se mo­no­po­li­ce.

reunión no se mo­no­po­li­ce ha­cia nin­gún es­pa­cio en par­ti­cu­lar. Es­ta nor­ma bus­ca sa­lir de los te­mas que son más ex­clu­si­vos de “gé­ne­ro” y abrir la con­ver­sa­ción ha­cia otros con­cep­tos y que na­die se duer­ma es­cu­chan­do las es­pe­ci­fi­ca­cio­nes de la úl­ti­ma le­sión del ju­ga­dor de turno, o de las com­pli­ca­cio­nes de la sa­li­da del pri­mer dien­te del be­bé.

La idea se re­don­dea en el pro­to­co­lo cuan­do plan­tea que al fi­na­li­zar la co­mi­da, los in­vi­ta­dos aho­ra sí se­pa­ra­dos por gé­ne­ro, se des­pla­zan ha­cia otros lu­ga­res de la ca­sa pa­ra el ca­fé, la char­la, y el de­ba­te.

De to­das las re­glas de la me­sa, la más im­por­tan­te, es la del si­tio de ho­nor o ley de la de­re­cha, que es­ta­ble­ce co­mo lu­gar de pre­fe­ren­cia de una me­sa la de­re­cha del an­fi­trión, allí es don­de va el in­vi­ta­do prin­ci­pal. La pró­xi­ma vez que pla­nee una co­mi­da con ami­gos o fa­mi­lia, aníme­se a ju­gar con es­tas nor­mas y re­cuer­de, lo más im­por­tan­te de cual­quier reunión, es siem­pre la ra­zón por la que se rea­li­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.