La qui­mio­te­ra­pia no se­ría bue­na pa­ra los en­fer­mos ter­mi­na­les

El es­tu­dio su­gie­re que las di­rec­tri­ces del uso de qui­mio­te­ra­pia en pa­cien­tes con cán­cer ter­mi­nal pue­den re­que­rir ser re­vi­sa­das pa­ra re­co­no­cer el da­ño po­ten­cial. A te­ner en cuen­ta

La Nueva - - SOCIEDAD -

SE EXA­MI­NÓ A 300 PA­CIEN­TES Dar qui­mio­te­ra­pia a per­so­nas con cán­cer ter­mi­nal y que se acer­can al final de su vi­da pa­re­ce cau­sar más mal que bien, de acuer­do con un es­tu­dio es­ta­dou­ni­den­se pu­bli­ca­do ayer.

El hallazgo pu­bli­ca­do en el “Jour­nal of the Ame­ri­can Me­di­cal As­so­cia­tion se sus- ten­ta en un gru­po de más de 300 pa­cien­tes con cán­cer me­tas­tá­si­co, a los que el o los tu­mo­res se les di­se­mi­na­ron a otros ór­ga­nos des­de su lu­gar ini­cial de apa­ri­ción, con­vir­tién­do­se en in­cu­ra­ble.

Cer­ca de la mi­tad de los pa­cien­tes re­ci­bie­ron qui­mio­te­ra­pia, que con­sis­te en su­mi­nis­trar po­ten­tes quí­mi­cos al cuer­po pa­ra des­truir las cé­lu­las can­ce­rí­ge­nas y re­du­cir los tu- mo­res. Los efec­tos secundarios de es­ta te­ra­pia sue­len in­cluir de­bi­li­dad, náu­seas, fa­ti­ga, con­fu­sión y caí­da del pe­lo.

La ma­yo­ría de los pa­cien­tes eran hom­bres y pro­me­dia­ban los 59 años. Les ha­bían da­do en pro­me­dio unos 4 me­ses de vi­da. El ob­je­ti­vo del es­tu­dio era exa­mi­nar có­mo la qui­mio­te­ra­pia afec­ta la ca­li­dad de vi­da cuan­do los pa­cien­tes se en­cuen­tran cer- No es la so­lu­ción co­rrec­ta. Los doc­to­res Car­los Blan­ke y Erik From­me, de la Ore­gon Health and Scien­ce Uni­ver­sity, ar­gu­men­tan que el cam­bio de pau­tas pa­ra el uso de qui­mio­te­ra­pia en to­dos los ca­sos no es co­rrec­to. E ins­tan a los mé­di­cos a des­acon­se­jar a pa­cien­tes con cán­cer avan­za­do la uti­li­za­ción de la qui­mio­te­ra­pia en sus úl­ti­mos me­ses de vi­da. ca del final de su vi­da, par­ti­cu­lar­men­te res­pec­to a su ca­pa­ci­dad de ca­mi­nar, ha­cer ac­ti­vi­da­des y cu­brir ne­ce­si­da­des bá­si­cas.

Ba­sa­dos en las eva­lua­cio­nes de las per­so­nas a car­go de cui­dar a los pa­cien­tes, que re­fle­ja­ron el su­fri­mien­to fí­si­co y psí­qui­co en su úl­ti­ma se­ma­na de vi­da, los in­ves­ti­ga­do­res en­con­tra­ron que la qui­mio­te­ra­pia no me­jo­ró la ca­li­dad de vi­da de los pa­cien­tes que ya te­nían una mo­vi­li­dad li­mi­ta­da.

Y pa­ra los que to­da­vía eran ca­pa­ces de rea­li­zar las fun­cio­nes bá­si­cas, la qui­mio­te­ra­pia hi­zo em­peo­rar su ca­li­dad de vi­da.

"La qui­mio­te­ra­pia no só­lo no be­ne­fi­ció a los pa­cien­tes con sus ca­pa­ci­da­des dis­mi­nui­das, (sino que in­clu­so) pa­re­cía más da­ñino pa­ra los pa­cien­tes con buen es­ta­do fun­cio­nal", di­jo el es­tu­dio di­ri­gi­do por Holly Pri­ger­son del Weill Cor­nell Me­di­cal Co­lle­ge y el Hos­pi­tal Pres­bi­te­riano de Nue­va York. Co­men­tá es­ta cró­ni­ca en la­nue­va.com

ARCHIVO LA NUE­VA.

En ge­ne­ral,

los efec­tos secundarios de es­ta te­ra­pia sue­len in­cluir de­bi­li­dad, náu­seas, fa­ti­ga, con­fu­sión y caí­da del pe­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.