Con­de­na­do a cua­tro años de cár­cel por un in­ci­den­te en Vi­lla Mu­ñiz

Luis Mi­guel Je­sús Ga­vi­la­nes fue ha­lla­do cul­pa­ble de ba­lear a Luis An­drés Flan­des Ri­quel­me du­ran­te un epi­so­dio ocu­rri­do a prin­ci­pios de 2013. La víc­ti­ma su­frió le­sio­nes de ca­rác­ter gra­ve co­mo con­se­cuen­cia del ata­que.

La Nueva - - SEGURIDAD -

JUI­CIO ORAL Y PÚ­BLI­CO A la pe­na de cua­tro años de pri­sión con­de­na­ron a un hom­bre acu­sa­do de ba­lear a otro du­ran­te una dis­cu­sión que tu­vie­ron a prin­ci­pios de 2013 en un sec­tor de Vi­lla Mu­ñiz.

El fa­llo fue re­suel­to por el Tri­bu­nal en lo Cri­mi­nal Nº 2, in­te­gra­do por los jue­ces Clau­dia For­tu­nat­ti, Ma­ría Eloí­sa Errea de Wat­kins y Hu­go Adrián De Ro­sa, y re­ca­yó en Luis Mi­guel Je­sús Ga­vi­la­nes, quien fue ha­lla­do cul­pa­ble del de­li­to de “le­sio­nes gra­ves”.

Pa­ra los ma­gis­tra­dos se acre­di­tó que el 17 de fe­bre­ro de 2013, al­re­de­dor de las 2.50, en Ca­se­ros al 3300, el impu­tado man­tu­vo un in­ter­cam­bio de pa­la­bras con Luis An­drés y Juan Ig­na­cio Flan­des Ri­quel­me.

En esas cir­cuns­tan­cias ex­tra­jo un ar­ma y efec­tuó va­rios dis­pa­ros, hi­rien­do al pri­me­ro de los her­ma­nos en la re­gión ab­do­mi­nal.

Pro­duc­to de la agre­sión, los mé­di­cos de­bie­ron ex­tir­par­le el ba­zo y so­lu­cio­nar las per­fo­ra­cio­nes que su­frió en el in­tes­tino del­ga­do.

Pre­ci­sa­men­te, Flan­des Ri­quel­me de­cla­ró que esa ma­dru­ga­da ha­bía con­cu­rri­do al ne­go­cio de un tío de su mu­jer y que en ese mo­men­to arri­bó su her­mano, por lo que in­gre­sa­ron jun­tos al lu­gar.

Des­cri­bió que al mo­men­to de re­ti­rar­se lle­gó Ga­vi­la­nes, quien cir­cu­la­ba en una mo­to.

Di­jo que el impu­tado le pre­gun­tó quién era la per­so­na que lo acom­pa­ña­ba y que lue­go le re­fi­rió: “¿vos te la ban­cás?”.

El hom­bre ma­ni­fes­tó que le res­pon­dió afir­ma­ti­va­men­te y que el pro­ce­sa­do sa­có un ar­ma y le dis­pa­ró.

Sos­tu­vo que Ga­vi­la­nes reali­zó dos o tres ti­ros y que uno de ellos le “pe­gó en el cos­ta­do del ab­do­men”.

Su her­mano Juan Ig­na­cio tam­bién re­la­tó lo ocu­rri­do.

El Tri­bu­nal tam­bién to­mó en cuen­ta el ac­ta de pro­ce­di­mien­to la­bra­da por la po­li­cía.

“En lo que res­pec­ta a la au­to­ría del impu­tado, se en- cuen­tra ple­na­men­te acre­di­ta­da con la de­cla­ra­ción tes­ti­mo­nial pres­ta­da por la víc­ti­ma del he­cho y por el res­tan­te tes­ti­go pre­sen­cial del mis­mo”, con­si­de­ró la jue­za Clau­dia For­tu­nat­ti.

Fi­nal­men­te agre­gó que la víc­ti­ma “fue con­tun­den­te” al se­ña­lar­lo y que has­ta ad­mi­tió que en un prin­ci­pio pen­só que Ga­vi­la­nes le es­ta­ba ha- cien­do una bro­ma, ya que no ha­bían te­ni­do pro­ble­mas an­te­rior­men­te. Co­men­tá es­ta cró­ni­ca en la­nue­va.com Decisión. Si bien la fis­ca­lía im­pu­tó a Ga­vi­la­nes de ten­ta­ti­va de ho­mi­ci­dio, pa­ra los jue­ces no se acre­di­tó el do­lo ho­mi­ci­da. “La so­la re­fe­ren­cia al lu­gar en don­de im­pac­ta­ra uno de los dis­pa­ros, no al­can­za ne­ce­sa­ria­men­te pa­ra po­der in­fe­rir­lo", se­ña­la el fa­llo.

ARCHIVO LA NUE­VA.

El Tri­bu­nal

en lo Cri­mi­nal Nº 2 im­pu­so la san­ción al acu­sa­do por el vio­len­to he­cho.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.