Al­bino: “La AUH es bue­na, pe­ro el gra­ve pro­ble­ma es la educación”

Un gru­po de ex­per­tos di­ser­tó ayer en Bahía Blan­ca, con­vo­ca­dos por la ONG Con­cien­cia In­te­rior, y re­mar­có la im­por­tan­cia de po­ner el acen­to en la ali­men­ta­ción y la es­ti­mu­la­ción de las ge­ne­ra­cio­nes más jó­ve­nes.

La Nueva - - LA CIUDAD - Fran­cis­co Ri­nal­di fri­nal­di@la­nue­va.com

DE­BA­TE SO­BRE TE­MAS CEN­TRA­LES Pre­gun­ta de for­ma vehe­men­te. Pa­re­cie­ra que en ca­da in­te­rro­ga­ción, tra­ta de de­jar pen­san­do a quie­nes lo es­cu­chan. Y lo con­si­gue. “¿Có­mo pue­de ser que un país que pro­du­ce ali­men­tos pa­ra 300 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, in­clu­so con un po­ten­cial pa­ra ali­men­tar a 1.500 mi­llo­nes, no pue­da ali­men­tar a 40?”.

Esa es tan so­lo una de las cues­tio­nes que se plan­tea el pe­dia­tra y es­pe­cia­lis­ta en nu­tri­ción Abel Al­bino, lan­zan­do una ad­ver­ten­cia acer­ca del úni­co mal que pro­du­ce da­ños irre­ver­si­bles en el re­cur­so hu­mano de un país y que, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, es el úni­co pro­vo­ca­do por el hom­bre: la des­nu­tri­ción in­fan­til.

Al­bino di­ser­tó ayer en nues­tra ciu­dad jun­to al economista y so­ció­lo­go Juan Jo­sé Llach y la ti­tu­lar de la Aso­cia­ción Ar­gen­ti­na de Pro­duc­to­res de Siem­bra Di­rec­ta (AA­PRE­SID), Ma­ría Bea­triz Gi­rau­do. En es­te ca­so se tra­ta de una ONG que pro­mue­ve la pro­duc­ción agrí­co­la sus­ten­ta­ble.

To­dos es­tu­vie­ron en el mar­co de un even­to or­ga­ni­za­do por el gru­po Con­cien­cia In­te­rior, en el edi­fi­cio del rec­to­ra­do de la UNS. En con­fe­ren­cia de prensa, jun­to a Llach, el re­co­no­ci­do es­pe­cia­lis­ta de­jó sus im­pre­sio­nes acer­ca de un te­ma muy con- Da­ño. "Eu­ro­pa sa­le de sus dos gue­rras ab­sur­das por­que el in­te­lec­to de su po­bla­ción es­ta­ba in­tac­to. Amé­ri­ca La­ti­na, co­mo re­gión, no pue­de sa­lir del atraso cró­ni­co por­que tie­ne su in­te­lec­to da­ña­do", di­jo Al­bino. In­terno. "En Eu­ro­pa pue­de ha­ber po­bre­za ex­ter­na hoy, por­que se rom­pió lo ma­te­rial. Acá te­ne­mos po­bre­za in­ter­na, que es mu­cho peor, por­que hay un da­ño so­cio­gé­ni­co bio­ló­gi­co". vo­can­te: la es­tre­cha re­la­ción en­tre una ade­cua­da nu­tri­ción, una educación de ca­li­dad y el de­sa­rro­llo pro­duc­ti­vo.

--Doc­tor Al­bino, nues­tro país tie­ne un enor­me po­ten­cial co­mo pro­duc­tor de ali­men­tos. ¿Por qué se­gui­mos te­nien­do pro­ble­mas de des­nu­tri­ción?

--Por­que to­da­vía no lo­gra­mos po­ner­nos de acuer­do en co­sas ele­men­ta­les. Evi­den­te­men­te, fal­tan po­lí­ti­cas de Es­ta­do que se man­ten­gan en el tiem­po pa­ra evi­tar es­ta si­tua­ción. He­mos co­me­ti­do erro­res muy grue­sos, no ton­te­rías, que die­ron lu­gar a que hoy ten­ga­mos un re­cur­so hu­mano da­ña­do por la mi­se­ria, la po­bre­za y la in­jus­ti­cia. Ese es el dra­ma ar­gen­tino, el dra­ma la­ti­noa­me­ri­cano y el es­cán­da­lo del mun­do.

"Hay gen­te que siem­pre di­ce que hay un plan or­ques­ta­do des­de cier­tos sec­to­res de la so­cie­dad pa­ra des­truir­nos. Yo siem­pre pen­sé que quien afir­ma­ba es­to, de­cía una im­be­ci­li­dad. Pe­ro úl­ti­ma­men­te, pre­fie­ro que­dar­me ca­lla­do an­te es­te ar­gu­men­to y me que­do pen­san­do pa­ra mis aden­tros: ¿No ten­drá ra­zón? ¿No se­rá que hay a al­guien a quién le in­tere­sa que los ar­gen­ti­nos nos lle­ve­mos mal? ¿Có­mo pue­de ser que la Pa­tria es­té en­fer­ma y sus hi­jos so­la­men­te pien­sen en ir­se al ex­tran­je­ro a vi­vir? Y yo les pre­gun­to a los jó­ve­nes, cuan­do la ma­dre es­tá en­fer­ma, ¿dón­de te­nés que es­tar? ¿en Ita­lia, en Es­pa­ña o al la­do

Abel Al­bino: --To­do es bueno, pe­ro el gra­ve pro­ble­ma na­cio­nal es la educación. No obs­tan­te, pa­ra po­der edu­car­se, an­tes, hay que te­ner ce­re­bros. Si no te­ne­mos ce­re­bros, no hay qué edu­car. Aho­ra, si te­ne­mos ce­re­bros con la ali­men­ta­ción y es­ti­mu­la­ción ade­cua­das, en­ton­ces, la co­sa cam­bia. Y con educación, el de­sa­rro­llo eco­nó­mi­co es so­lo una con­se­cuen­cia: nin­gu­na de nues­tras ma­dres es­tá preo­cu­pa­da de qué va­mos a vi­vir no­so­tros, sa­be que va­mos a vi­vir bien, ha­cien­do cual­quier co­sa, por­que te­ne­mos nues­tra ca­be­za desa­rro­lla­da.

Juan Jo­sé Llach: --La Asig­na­ción Uni­ver­sal de­be­ría ha­ber­se re­em­pla­za­do por una uni­ver­sa­li­za­ción de las asig­na­cio­nes fa­mi­lia­res, que es un pro­gra­ma con 60 años. Pe­ro se qui­so tra­tar de mos­trar al­go nue­vo, cuan­do en reali­dad no lo es.

"Yo es­toy de acuer­do to­tal­men­te con la mis­ma y le doy la bien­ve­ni­da a su am­plia­ción, pe­ro tam­bién creo que de­be­ría cum­plir mu­cho me­jor la fun­ción nu­tri­cio­nal. Y ahí veo una gran opor­tu­ni­dad de po­ten­ciar es­te pro­gra­ma, ya que, por ejem­plo, se pue­den otor­gar des­cuen­tos ex­tra pa­ra quie­nes per­ci­ben la Asig­na­ción en ali­men­tos de al­to va­lor nu­tri­ti­vo.

"In­clu­so, se po­dría com­ple­men­tar con pro­gra­mas ma­si­vos de for­ma­ción. Por ejem­plo, en el Fút­bol pa­ra To­dos, en los in­ter­va­los, en vez de pa­sar pro­pa­gan­da oficial, se­ría muy po­si­ti­vo que se pro­mo­vie­ra la cul­tu­ra nu­tri­cio­nal". Co­men­tá es­ta cró­ni­ca en la­nue­va.com

FO­TOS: FACUNDO MO­RA­LES - LA NUE­VA.

Pa­ra Al­bino,

se han co­me­ti­do grue­sos erro­res que afec­ta­ron al re­cur­so hu­mano del país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.