Co­mi­sio­nes cons­pi­ran con­tra un ma­yor uso de tar­je­tas

El Go­bierno pre­sio­na al co­mer­cio pa­ra que las acep­te, pe­ro se de­sen­tien­de de la con­duc­ta de los ban­cos y de su pro­pio ré­gi­men im­po­si­ti­vo.

La Nueva - - EL PAÍS - Ro­dol­fo An­ge­let­ti ran­ge­let­ti@la­nue­va.com

AM­PLIAR LA BA­SE, EL ME­JOR RE­CUR­SO El ti­tu­lar de la Fe­de­ra­ción Eco­nó­mi­ca de Bue­nos Ai­res (FE­BA), Raúl La­mac­chia, con­si­de­ró en diá­lo­go con

que una re­duc­ción de los már­ge­nes co­mi­sio­na­les que per­ci­ben los ban­cos emi­so­res de tar­je­tas de cré­di­to y dé­bi­to y lo pro­pio con el ni­vel de re­ten­cio­nes a los In­gre­sos Bru­tos por par­te de la Ad­mi­nis­tra­ción, se­ría la úni­ca po­si­bi­li­dad de que el uso de plás­ti­cos se ge­ne­ra­li­ce, co­mo pre­ten­de el Go­bierno pro­vin­cial. La­mac­chia fue con­sul­ta­do a pro­pó­si­to de un re­cien­te fa­llo de un Juz­ga­do Fe­de­ral de Mar del Pla­ta, que re­cha­zó el pe­di­do de in­cons­ti­tu­cio­na­li­dad de una nor­ma de la

"La

Nue­va."

AFIP que obli­ga a acep­tar el pa­go con tar­je­tas de dé­bi­to pa­ra las ope­ra­cio­nes co­mer­cia­les.

El di­ri­gen­te di­jo co­no­cer el fa­llo en­ta­bla­do por la Cá­ma­ra de Kios­que­ros, pe­ro acla­ró que otra pre­sen­ta­ción si­mi­lar rea­li­za­da por la Unión del Co­mer­cio y la In­dus­tria bo­nae­ren­se (UCIP) aún no fue re­suel­ta y “tam­po­co ten­dría efec­to vin­cu­lan­te con el an­te­rior”.

La­mac­chia de­fen­dió la pos­tu­ra que es­gri­men mu­chos pe­que­ños co­mer- cian­tes en con­tra del uso obli­ga­to­rio de la tar­je­ta de cré­di­to y dé­bi­to, al se­ña­lar que “se tra­ta de un ne­go­cio pri­va­do, y no pue­de ser que el Es­ta­do lo con­vier­ta en obli­ga­to­rio, por­que ca­da quien de­be po­der ele­gir qué sis­te­ma de cré­di­to pre­fie­re”.

No obs­tan­te, di­fe­ren­ció el uso de la tar­je­ta de dé­bi­to, pe­ro hi­zo hin­ca­pié en el al­to cos­to del sis­te­ma fi­nan­cie­ro.

“La Ar­gen­ti­na no es­tá ban­ca­ri­za­da, co­mo pre­ten­de el Go­bierno, por­que el sis­te­ma ban­ca­rio tie­ne cos­tos prohi­bi­ti­vos pa­ra el pe­que­ño co­mer­cian­te. Si se su­man co­mi­sio­nes, gas­tos de man­te­ni­mien­to, im­pues­tos a los dé­bi­tos y cré­di­tos, re­ten­ción im­po­si­ti­va, etc, es fá­cil dar­se cuen­ta don­de es­tán los obs­tácu­los”, co­men­tó.

ARBA y AFIP im­pul­san la ge­ne­ra­li­za­ción del uso de la tar­je­ta de cré­di­to y dé­bi­to, por­que es el ca­mino directo ha­cia un con­trol fis­cal de los con­tri­bu­yen­tes, mien­tras que el Go­bierno lo de­fien­de elo­gian­do las bon­da­des de la ban­ca­ri­za­ción, pe­ro no ha­ce na­da pa­ra in­du­cir a los ban­cos a ba­jar sus már­ge­nes co­mi­sio­na­les, o fre­nar su pro­pia vo­ra­ci­dad fis­cal.

Se­gún el en­te re­cau­da­dor na­cio­nal, el tri­bu­nal de pri­me­ra ins­tan­cia mar­pla­ten­se "se apo­yó en un fa­llo de la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia de la Na­ción so­bre un ca­so si­mi­lar, don­de el con­tri­bu­yen­te que de­nun­cia la in­cons­ti­tu­cio­na­li­dad de la nor­ma ase­gu­ran­do que és­ta vio­la sus de­re­chos, no pue­de pro­bar en nin­gún ca­so que exis­ta le­sión a los mis­mos".

La ven­ta con tar­je­ta de cré­di­to, fun­da­men­tal­men­te, se vie­ne con­vir­tien­do en un re­cur­so ca­si im­pres­cin­di­ble pa­ra po­der ven­der. La pér­di­da de po­der ad­qui­si­ti­vo es­tá for­zan­do alian­zas ban­ca­rias y pro­mo­cio­nes , de las que no par­ti­ci­pa el co­mer­cio chi­co. Co­men­tá es­ta cró­ni­ca en la­nue­va.com

La Ar­gen­ti­na no es­tá ban­ca­ri­za­da, co­mo pre­ten­de el Go­bierno, por­que el sis­te­ma ban­ca­rio tie­ne cos­tos prohi­bi­ti­vos pa­ra el pe­que­ño co­mer­cio.

ARCHIVO LA NUE­VA.

In­cre­men­tar

la ven­ta con tar­je­ta de cré­di­to y dé­bi­to es si­nó­ni­mo de au­men­to de re­cau­da­ción, pe­ro tam­bién un ser­vi­cio ca­da día más ne­ce­sa­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.