El va­lor de plan­tar ár­bo­les

La Nueva - - OPINIÓN - Por Ana Re­chi­man

Lle­ga el oto­ño, y co­mo to­dos los años ve­mos con mu­cha preo­cu­pa­ción có­mo aquí, en Co­ro­nel Ro­sa­les, los ár­bo­les co­mien­zan a ser po­da­dos o me­jor di­cho mu­ti­la­dos, con muy po­co cri­te­rio de par­te de las au­to­ri­da­des mu­ni­ci­pa­les pa­ra au­to­ri­zar las po­das o ex­trac­cio­nes de ár­bo­les año­sos.

Con­ven­ga­mos que pa­ra mu­chos el ár­bol re­pre­sen­ta un obs­tácu­lo pa­ra el de­sa­rro­llo, llá­me­se cons­truc­ción de edi­fi­cios, pa­so de ser­vi­cios pú­bli­cos o rea­li­za­ción de obras ur­ba­nís­ti­cas e in­fra­es­truc­tu­ra.

Sin em­bar­go, des­de el pun­to de vis­ta eco­nó­mi­co, de­bie­ra te­ner­se en cuen­ta que, por el con­tra­rio, los ár­bo­les real­zan y va­lo­ri­zan el lu­gar.

En es­ta épo­ca, mu­chos dis­fru­ta­mos del co­lo­ri­do de sus ho­jas, y que al caer for­man un man­to de ho­jas en las ve­re­das y jar­di­nes; pa­ra otros, sin em­bar­go, es insoportable ver có­mo sus ve­re­das se cu­bren de ho­jas, ol­vi­dan­do que las plan­tas son se­res vi­vos y por lo tan­to si­guen su pro­ce­so es­ta­cio­nal, y que ese man­ti­llo que se for­ma en­ri­que­ce el sue­lo.

El cri­te­rio de or­ga­ni­za­cio­nes am­bien­ta­les co­mo la nues­tra (HAPIC) con­si­de­ra muy fa­vo­ra­ble la con­ser­va­ción de los ar­bo­les y del me­dio na­tu­ral en la ciu­dad.

El ár­bol, en el ám­bi­to ur­bano, co­bra una im­por­tan­cia re­le­van­te pa­ra los ha­bi­tan­tes, me­jo­ran­do el me­dio en que vi­ven.

Es un re­cur­so na­tu­ral, ais­la­do o en con­jun­to, ya que se tra­ta de un bien pa­tri­mo­nial per­ma­nen­te de la so­cie­dad, de in­te­rés co­lec­ti­vo y no re­no­va­ble.

La res­pon­sa­bi­li­dad y la so­li­da­ri­dad ha­cia la co­mu­ni­dad lo si­túan en un plano de in­te­rés co­mún.

Es un re­cur­so vi­vo que ne­ce­si­ta una pla­ni­fi­ca­ción a cor­to y lar­go pla­zo con el fin de ase­gu­rar su pre­sen­cia, con el ob­je­ti­vo de me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da ciu­da­da­na.

Hoy en día no se pue­de con­ce­bir el bie­nes­tar de las so­cie­da­des en un me­dio ur­bano sin ar­bo­les.

Pe­ro, co­mo cual­quier otro re­cur­so, el ár­bol ne­ce­si­ta una po­lí­ti­ca de pla­ni­fi­ca­ción y ges­tión que se ocu­pe de su con­ser- va­ción y de­sa­rro­llo.

En el ám­bi­to ur­bano, son in­nu­me­ra­bles los be­ne­fi­cios que nos pro­por­cio­nan los ar­bo­les, ta­les co­mo:

-Re­du­cir la tem­pe­ra­tu­ra y re­gu­lar la hu­me­dad re­la­ti­va del ai­re, tri­bu­to del que ca­re­cen las ca­lles sin ár­bo­les (los ra- yos so­la­res in­ci­den en días ca­lu­ro­sos, au­men­tan­do la tem­pe­ra­tu­ra)

-En­friar y hu­me­de­cer el ai­re de­bi­do al con­su­mo de ca­lor am­bien­tal y la emi­sión de va­por de agua que se pro­du­ce en el pro­ce­so de fo­to­sín­te­sis, dan­do lu­gar a la sen­sa­ción de fres­co tan gra­ta en días so­fo­can­tes del ve­rano (el efec­to pa­ra el am­bien­te que brin­da un ár­bol equi­va­le a 10 equi­pos de ai­re acon­di­cio­na­do)

Un gru­po de ár­bo­les re­du­ce la con­ta­mi­na­ción por par­tí­cu­las en­tre 9 y 13 por cien­to y la con­ta­mi­na­ción del sue­lo es en­tre 27 y 42 por cien­to me­nor que en un área abier­ta y sin ár­bo­les.

Los ár­bo­les for­man par­te del le­ga­do que se trans­mi­te de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción; por lo tan­to, son par­te del pa­tri­mo­nio his­tó­ri­co y so­cial de nues­tra co­mu­ni­dad.

“El ár­bol, en el ám­bi­to ur­bano, co­bra una im­por­tan­cia re­le­van­te pa­ra to­dos los ha­bi­tan­tes, me­jo­ran­do el me­dio en el que vi­ven. Es un bien de la so­cie­dad, de in­te­rés co­lec­ti­vo y no re­no­va­ble”.

Ana Flo­ren­cia Re­chi­man es mu­seó­lo­ga y pre­si­den­ta de la ONG HAPIC. Re­si­de en Pun­ta Al­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.