Agre­sio­nes que asus­tan a to­dos

La Nueva - - OPINIÓN -

JUAN LU­CE­RO tie­ne 88 años de edad. El pa­sa­do miér­co­les 15 re­ci­bió un te­rri­ble gol­pe en la ca­be­za, apli­ca­do con una ba­rra de hie­rro. EL AR­MA es­ta­ba en ma­nos de dos ni­ños de 14 años, que ha­bían in­gre­sa­do a su vi­vien­da con in­ten­cio­nes de ro­bo. LUE­GO LO en­ce­rra­ron jun­to con mu­jer, Mar­ga­ri­ta, en una ha­bi­ta­ción. CA­SI CO­MO una ra­re­za, un ve­cino que ad­vir­tió lo que es­ta­ba ocu­rrien­do lla­mó al ser­vi­cio de emer­gen­cias 911 y, an­tes de que los de­lin­cuen­tes aban­do­na­ran la ca­sa, lle­ga­ron las fuer­zas po­li­cia­les, que lo­gra­ron de­te­ner a los me­no­res y re­cu­pe­rar par­te de lo ro­ba­do. UNA HI­JA del ma­tri­mo­nio con­tó a es­te dia­rio que no era la pri­me­ra vez que sus pa­dres pa­sa­ban por ese ti­po de si­tua­ción. ESA MIS­MA tar­de, por su par­te, la Fis­ca­lía de Me­no­res ana­li­za­ba qué decisión to­mar res­pec­to a los me­no­res, que pa­ra la ley re­sul­tan inimpu­tables. TO­DOS SA­BEN qué su­gie­re esa con­di­ción. El Dic­cio­na­rio de la Len­gua Es­pa­ño­la define con esa pa­la­bra a to­da per­so­na que re­sul­ta “exi­mi­da de res­pon­sa­bi­li­dad pe­nal, por no po­der com­pren­der la ili­ci­tud de un he­cho pu­ni­ble o por ac­tuar con­for­me a di­cha com­pren­sión”. RE­SUL­TA DI­FÍ­CIL asu­mir que es­tos ni­ños no ten­gan con­cien­cia del mal que su­po­ne ro­bar, in­gre­sar a un do­mi­ci­lio ajeno, gol­pear a una per­so­na y sa­car pro­ve­cho de su ven­ta­ja fí­si­ca fren­te a un an­ciano. To­dos he­chos ale­ja­dos de la ley y la de­cen­cia. ES, EL de los me­no­res y la ley, un te­ma de al­ta com­ple­ji­dad, pe­ro que me­re­ce una dis­cu­sión per­ma­nen­te, una le­gis­la­ción ade­cua­da, un aná­li­sis de­ta­lla­do y ac­tua­li­za­do, fino y pro­fun­do, acer­ca de qué ca­mino to­mar con es­tas per­so­nas que, mien­tras us­ted lee es­tas lí­neas, ya lle­van días en li­ber­tad. UNA HIS­TO­RIA es­cri­ta en 1924 por Cla­ren­ce Da­rrow re­fie­re có­mo un tri­bu­nal era apre­mia­do pa­ra que con­de­na­ra a muer­te a dos ni­ños, aun sien­do una decisión “en con­tra de la cien­cia, de la fi­lo­so­fía, del hu­ma­ni­ta­ris­mo, de la ex­pe­rien­cia, de las ideas más hu­ma­nas y me­jo­res de la épo­ca”. EN LOS ar­gu­men­tos se les mar­ca­ba un ca­so an­te­rior de dos ni­ños, de diez y on­ce años, que ha­bían ma­ta­do a sus com­pa­ñe­ros y con­de­na­dos a muer­te. ¿POR QUÉ ra­zón? Por­que ellos sa­bían la di­fe­ren­cia en­tre lo que es­ta­ba bien y lo que es­ta­ba mal. Lo ha­bían apren­di­do en la es­cue­la do­mi­ni­cal.

El de los me­no­res de edad y la ley es un te­ma com­ple­jo, que ad­mi­te mu­chas lec­tu­ras y re­quie­re un abor­da­je se­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.