Su­frió cua­tro ro­bos y aho­ra exi­ge se­gu­ri­dad a la co­mu­na

Pa­blo Mu­ñoz re­cla­mó más vi­gi­lan­cia. “En el cen­tro, ca­da 20 me­tros te cho­cás un po­li­cía”, se que­jó.

La Nueva - - SEGURIDAD -

OCU­RRIÓ EN CA­LLE SAA­VE­DRA AL 2800 Otro en­fá­ti­co re­cla­mo de se­gu­ri­dad an­te las au­to­ri­da­des mu­ni­ci­pa­les lo­ca­les reali­zó una víc­ti­ma de al me­nos cua­tro ro­bos en su vi­vien­da de Vi­lla Ro­sa­rio, en don­de en las úl­ti­mas ho­ras de­lin­cuen­tes in­gre­sa­ron por la fuer­za y sus­tra­je­ron dis­tin­tos ele­men­tos de va­lor mien­tras sus mo­ra­do­res es­ta­ban au­sen­tes, se in­for­mó.

En re­la­ción con su pe­ti­ción el de­nun­cian­te re­cor­dó que nue­ve días atrás, a po­cos me­tros de su do­mi­ci­lio, Ben­ja­mín Eze­quiel Gó­mez So­to, de 23 años y pa­dre de una ni­ña, fue ase­si­na­do de una pu­ña­la­da en la re­gión del co­ra­zón.

Con bron­ca y te­mor por la in­se­gu­ri­dad rei­nan­te en su ba­rrio, Pa­blo Elías Mu­ñoz (49) de­nun­ció que au­to­res ig­no­ra­dos ac­ce­die­ron al pa­tio de su ca­sa ubi­ca­da en la ca­lle Saa­ve­dra 2826 lue­go de des­pla­zar­se so­bre los te­chos de fin­cas con­ti­guas, vio­len­ta­ron una per­sia­na y una ven­ta­na y por allí en­tra­ron en su do­mi­ci­lio.

Se­gún el tes­ti­mo­nio del dam­ni­fi­ca­do, los mal­he­cho­res se apo­de­ra­ron de un LCD de 32 pul­ga­das y al­ta de­fi­ni­ción, un ca­lo­ven­tor, una plan­cha eléc­tri­ca, una bi­ci- cle­ta de mon­ta­ña de co­lor azul, nu­me­ro­sas rue­das de ese ti­po de vehícu­lo, una ca­ja con gri­fe­ría de co­ci­na y ba­ño nue­va y ro­pa de ca­ma, que su­po­ne la uti­li­za­ron pa­ra trans­por­tar el bo­tín.

“La po­li­cía no an­da por mi ba­rrio, sal­vo que ha­ya un he­cho de in­se­gu­ri­dad co­mo el que su­frí ayer (por el jue­ves). Ten­go la ca­sa ase­gu­ra­da por­que ya es la cuar­ta o quin­ta vez que me en­tran a ro­bar en 17 años que vi­vo ahí”, afir­mó Mu­ñoz, quien es cons­truc­tor y pin­tor.

“Los ve­ci­nos me di­je­ron que vie­ron al­gu­nas per­so­nas arri­ba del te­cho, pe­ro pen­sa­ron que era yo por­que es­toy arre­glan­do la ca­sa. Cal­cu­lan que eso fue en­tre las cin­co y las seis y me­dia de la tar­de (de an­te­ayer). Me ha­bía ido a tra­ba­jar a las sie­te y me­dia de la ma­ña­na y a la no­che mi her­mano, que aho­ra vi­ve con­mi­go, me lla­mó por te­lé­fono y me avi­só del ro­bo”, aco­tó el dam­ni­fi­ca­do.

“La per­sia­na, que es fir­me y bue­na, la des­tru­ye­ron; li­te­ral­men­te la arran­ca­ron, des­pués abrie­ron los vi­drios de la ven­ta­na y en­tra­ron por ahí. No me ro­ba­ron di­ne­ro por­que vi­vo al día, pe­ro gra­cias a Dios pue­do vi­vir igual”, con­ti­nuó di­cien­do.

De acuer­do con la información apor­ta­da por el hom­bre, los la­dro­nes tam- bién in­gre­sa­ron en un de­par­ta­men­to tra­se­ro de su pro­pie­dad des­pués de rom- per una ven­ta­na, des­or­de­na­ron el lu­gar des­ha­bi­ta­do en bus­ca de efec­tos de va­lor y allí se al­za­ron con el ro­da­do me­nor y las rue­das.

“Dos por tres aga­rra­ba la bi­ci­cle­ta; pa­ra mí son co­sas de va­lor. Se qui­sie­ron lle­var un bi­dé, una bo­te­lla de Fer- nan­do (Fer­net con co­la) y una rue­da, pe­ro no sé por qué que­da­ron arri­ba del te­cho, por don­de es­ca­pa­ron”, fi­na­li­zó Mu­ñoz al ser con­sul­ta­do por es­te dia­rio. Co­men­tá es­ta cró­ni­ca en la­nue­va.com Re­cla­mo. “Aho­ra que te­ne­mos la Po­li­cía Lo­cal, re­cla­mo que los ron­di­nes vi­gi­len ca­da dos o tres ho­ras en ho­ra­rios crí­ti­cos de la no­che o el día, por­que ya te ro­ban en cual­quier mo­men­to. La fal­ta de pa­tru­lla­je que hay en mi ba­rrio es te­rri­ble. Que el in­ten­den­te (Gus­ta­vo Be­vi­lac­qua) use la po­li­cía en esos lu­ga­res, no en el cen­tro don­de veo que ca­da 20 me­tros te cho­cás un po­li­cía”, opi­nó Mu­ñoz. Ras­tros. Tras el des­po­jo, en la ca­sa del dam­ni­fi­ca­do se pre­sen­ta­ron efec­ti­vos po­li­cia­les del Co­man­do de Pre­ven­ción Co­mu­ni­ta­ria y pe­ri­tos de la Po­li­cía Cien­tí­fi­ca, quie­nes le­van­ta­ron hue­llas que se­rían de los res­pon­sa­bles de la sus­trac­ción. “Me ro­ba­ron cua­tro o cin­co ve­ces”, aco­tó la víc­ti­ma del sa­queo.

$ 1.000.000. Con 7 acier­tos: 7 ga­na­do­res. Ca­da uno co­bra $ 24.617,63. Con 6 acier­tos: 83 ga­na­do­res. Ca­da uno $ 696.

7 acier­tos: ca­da uno co­bra­rá 5.353,33 pe­sos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.