Be­lla Vis­ta, un ba­rrio en al­ta ten­sión por el abu­so se­xual con­tra una ne­na de 8 años

La ma­dre de la víc­ti­ma de­nun­ció el he­cho el sá­ba­do. El su­pues­to abu­sa­dor, Ju­lio Ver­dino, de 68 años, fue he­ri­do de un dis­pa­ro en el pie y se en­tre­gó a la po­li­cía. In­dig­na­dos pren­die­ron fue­go una ca­sa equi­vo­ca­da y mar­cha­ron de no­che.

La Nueva - - PORTADA - Re­dac­ción La Nue­va. Co­men­tá es­ta cró­ni­ca en la­nue­va.com

“EL LU­GAR ES­TÁ TE­RRI­BLE”

Mo­men­tos de mu­cha ten­sión se vi­vie­ron en un sec­tor del ba­rrio Be­lla Vis­ta, don­de el sá­ba­do un hom­bre re­sul­tó he­ri­do lue­go de, su­pues­ta­men­te, ha­ber in­ten­ta­do abu­sar de una ni­ña de 8 años. Por el he­cho, en la ma­dru­ga­da de ayer fue incendiado el quin­cho de una ca­sa ve­ci­na a la vi­vien­da del acu­sa­do, en apa­ren­te ven­gan­za, pe­ro que tu­vo co­mo dam­ni­fi­ca­do a una fa­mi­lia que na­da te­nía que ver con el ata­que se­xual.

En la edi­ción de la an­te­vís

Nue­va.” pe­ra “La in­for­mó que al­re­de­dor de las 19.45, del sá­ba­do, en Hai­tí al 100, un hom­bre de 68 años de edad, Ju­lio Ver­dino, su­frió una he­ri­da en un pie, tras re­ci­bir un dis­pa­ro de ar­ma de fue­go du­ran­te un in­ci­den­te.

Pos­te­rior­men­te tras­cen­dió que el he­ri­do ha­bía si­do de­nun­cia­do en la co­mi­sa­ría de la Mu­jer y la Fa­mi­lia, por un su­pues­to abu­so, lo que de­ri­vó en que ayer se en­tre­ga­ra a la po­li­cía.

“Mi ne­na, aho­ra sí, es­tá res­hoc­kea­da, muy asus­ta­da, ner­vio­sa... Es­to pa­só el sá­ba­do, más o me­nos a las sie­te de la tar­de, cuan­do mis ne­nas es­ta­ban en la ca­sa de la abue­la, a la que en un mo­men­to le di­je­ron que iban a bus­car una fra­za­da y se cru­za­ron a bus­car­la”, co­men­zó re­la­tan­do Mar­ce­la, quien for­mu­ló la de­nun­cia en la se­de po­li­cial

La mu­jer re­co­no­ció que sus hi­jas con­cu­rrían ha­bi­tual­men­te a esa vi­vien­da.

“La se­ño­ra (del su­pues­to impu­tado) las ayu­da a lle­var las co­sas a la ca­sa de mi sue­gra, pe­ro mi ne­na se que­da en la ca­sa, don­de Ju­lio Ver­dino siem­pre las ha­cía ju­gar o pin­tar, y calcu­lo que se ha que­da­do por eso”.

Mar­ce­la afir­mó que “la se­ño­ra tie­ne la cos­tum­bre de ce­rrar con lla­ve la puer­ta del pa­si­llo y que­dó la ne­na aden­tro, y en ese mo­men­to el hom­bre apro­ve­chó la si­tua­ción pa­ra lle­var­la (a la pe­que­ña) a la pie­za, don­de la to­có, la ma­no­seó to­da y le dio be­sos en el ab­do­men. Sa­có su pe­ne y se lo fro­tó en la es­pal- da. La ne­na, muy asus­ta­da, le de­cía 'qué me es­tás ha­cien­do, por qué me ha­cés es­to, me quie­ro ir con mi abue­la'”.

La mu­jer ase­gu­ró que la ni­ña “ate­rro­ri­za­da, quie­re sa­lir, pe­ro no pue­de por­que es­ta­ba ce­rra­da la puer­ta, y el hom­bre le de­cía 'ya van a ve­nir, ya van a ve­nir; ve­ní, co­me­te una man­za­na', y le in­sis­tía que se acer­ca­ra. En ese mo­men­to vie­ne a so­co­rrer­la mi otra ne­na y cuan­do abre la puer­ta no sé con que se ha en­con­tra­do por­que co­men­zó a de­cir­le al hom­bre 'qué le hi­cis­te a mi her­ma­na, qué le hi­cis­te mi her­ma­na'”.

Mar­ce­la sos­tu­vo que “las ne­nas, asus­ta­das, sa­lie­ron co­rrien­do a lo de mi sue­gra, a la que (la más chi­ca) le de­cía 'ce­rra­me las ven­ta­nas, ce­rra­me las ven­ta­nas; no quie­ro ver esa ca­sa, me da as­co' y se fue de­re­cho a la­var”.

An­te el ca­riz al­can­za­do por la si­tua­ción, “la mu­jer de Ver­dino de­cía 'no, no pue­de de­cir eso, por­que mi ma­ri­do no ha­ce esas co­sas'“, co­men­tó Mar­ce­la.

FACUNDO MO­RA­LES-LA NUE­VA.

El fren­te de la vi­vien­da de Ju­lio Ver­dino,

una cla­ra mues­tra del es­tu­por que cau­só el su­pues­to abu­so de la me­nor de 8 años.

Mar­ce­la, ma­má de la víc­ti­ma

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.