Tra­ba­jo de Tu­ris­mo con mi­ras a la épo­ca es­ti­val

Se pro­yec­ta la co­lo­ca­ción de no­men­cla­do­res y el per­so­nal rea­li­za dis­tin­tas ca­pa­ci­ta­cio­nes.

La Nueva - - PUNTA ALTA - Na­ta­lia Mi­guel nmi­guel@la­nue­va.com

ORIEN­TA­CIÓN Y BUE­NA ATEN­CIÓN El di­rec­tor de Tu­ris­mo Ser­gio Ri­poll di­jo que se es­tá tra­ba­jan­do fuer­te­men­te pa­ra lo­grar se­ña­li­zar to­das las ca­lles de la vi­lla tu­rís­ti­ca de Pehuen Co. La ta­rea, se­gún co­men­tó, la lle­van ade­lan­te con la co­la­bo­ra­ción de los alum­nos de la Es­cue­la de Educación Téc­ni­ca Nº 1.

“No sir­ve de na­da tra­ba­jar en im­pre­sión de pla­nos pa­ra la gen­te que arri­ba por pri­me­ra vez al lu­gar y cuan­do lle­ga a la es­qui­na no se en­cuen­tra con el car­tel in­di­ca­dor. Por eso es­ta­mos ha­cien­do una ta­rea con los chi­cos de la Téc­ni­ca pa­ra la eje­cu­ción de los car­te­les”. El fun­cio­na­rio sos­tu­vo, ade­más, que con tiem­po (te­nien­do en cuen­ta los me­ses que res­tan pa­ra el ini­cio de la tem­po­ra­da es­ti­val) es­tán rea­li­zan­do el es­tu­dio téc­ni­co de se­gu­ri­dad en los man­gru­llos.

“Es­tas es­truc­tu­ras su­fren un de­te­rio­ro con el pa­so del tiem­po. No se pue­den con­ser­var en un lu­gar ce­rra­do fue­ra de tem­po­ra­da. En­ton­ces la na­tu­ra­le­za ha­ce su tra­ba­jo y, en es­te ca­so, va en des­me­dro de la se­gu­ri­dad de las to­rres de guar­da­vi­das”, di­jo.

Tam­bién co­men­tó que ha­rán un ce­rra­mien­to, con ma­de­ra, de la par­te al­ta de los man­gru­llos pa­ra que los guar­da­vi­das es­tén a res­guar­do de las in­cle­men­cias del tiem­po y, al mis­mo tiem­po, el ma­te­rial de se­gu­ri­dad que es cos­to­so no ten­drá ma­yo­res de­te­rio­ros, co­mo los hand­yes, de­tec­to­res de tor­men­ta, en­tre otros ins­tru­men­tos que se pro­veen des­de el mu­ni­ci­pio. Ri­poll in­di­có, por otra par­te, que desa­rro­llan un pro­yec­to so­bre la ac­ce­si­bi­li­dad “que pa­ra no­so­tros es fun­da­men­tal. En 2011 sa­lió un li­bro pro­du­ci­do por la Se­cre­ta­ría de Tu­ris­mo con res­pec­to a los obs­tácu­los ar­qui­tec­tó­ni­cos y el año an­te­rior se lan­zó un es­cri­to de re­co­men­da­cio­nes en cuan­to al ma­ne­jo del dis­ca­pa­ci­ta­do”. “El tu­ris­mo es una ac­ti­vi­dad mul­ti­dis­ci­pli­na­ria y es­tá in­vo­lu­cra­da con un mon­tón de cues­tio­nes. En la me­di­da en que es­tos as­pec­tos, tan abar­ca­ti­vos y coor­di­na­dos con otras áreas, fun­cio­nen bien, an­da­rá bien tu­ris­mo". "Nues­tra área -con­ti­nuó- no es ha­cer un even­to o una fies­ti­ta, o dos ho­ras de mú­si­ca. Va mu­cho más allá. Por eso te­ne­mos que ver el as­pec­to de la se­gu­ri­dad, los pro­ble­mos ero­si­vos que te­ne­mos en la cos­ta, los pa­ra­do­res, los cam­pings y to­do lo que es­tá con­ce­sio­na­do. Hay que tra­ba­jar du­ran­te el año y con­tro­lar los pro­yec­tos de in­ver­sión. No se pue­de em­pe­zar a tra­ba­jar en sep­tiem­bre por­que cam­bió el cli­ma. Te­ne­mos que tra­ba­jar ya”, en­fa­ti­zó.

“Por con­si­guien­te, to­das las se­ma­nas o ca­da diez días via­ja­mos a Pehuen Co pa­ra su­per­vi­sar los tra­ba­jos. La ofi­ci­na de Tu­ris­mo en la lo­ca­li- dad tu­rís­ti­ca se en­cuen­tra abier­ta, fue­ra de la épo­ca es­ti­val, de miér­co­les a do­min­go con una aten­ción per­ma­nen­te al pú­bli­co. En el ve­rano es­ta­rá abier­ta to­dos los días. Hay gen­te que bus­ca un te­rreno y otra que quie­re al­qui­lar pa­ra la tem­po­ra­da. Te­ne­mos muy aco­ta­da la ca­pa­ci­dad. Quie­nes no con­fir­man con tiem­po y ha­ce su re­ser­va en tiem­po y for­ma, lue­go se en­cuen­tra que de­be ha­cer la ex­cur­sión del ida y vuel­ta. Y cuan­do vie­nen des­de muy le­jos se les com­pli­ca a las fa­mi­lias”.

En es­te sen­ti­do, agre­gó que “exis­ten cues­tio­nes ope­ra­ti­vas e in­he­ren­tes al área que te­ne­mos que ir ma­ne­jan­do. Pa­ra eso te­ne­mos que es­tar siem­pre al ser­vi­cio quie­nes pue­den lle­gar a la vi­lla, fun­da­men­tal­men­te en tem­po­ra­da de re­ce­so”.

En épo­ca, in­ver­nal, di­jo Ri­poll, lle­gan a la vi­lla las fa­mi­lias que tie­nen sus vi­vien­das pro­pias en el lu­gar. “Quie­nes va­ca­cio­nan des­de pun­tos más dis­tan­tes, op­ten por lu­ga­res más cer­ca­nos o por las sie­rras. Las con­di­cio­nes cos­te­ras en es­ta épo­ca son muy du­ras. Pa­ra quie­nes no tie­nen ca­sa con la ca­le­fac­ción que se me­re­ce pa­ra es­tar en con­di­cio­nes có­mo­das, se les com­pli­ca la si­tua­ción en in­vierno. El mo­vi­mien­to fuer­te em­pie­za en sep­tiem­bre. La gen­te se en­tu­sias­ma mu­cho más y bus­ca un lu­gar pa­ra po­der alo­jar­se en el ve­rano”.

“No­so­tros va­mos a se­guir, no obs­tan­te, pro­mo­cio­nan­do la lo­ca­li­dad bal­nea­ria. De he­cho ya te­ne­mos con­fir­ma­do un es­pa­cio pri­vi­le­gia­do que nos otor­ga la Pro­vin­cia en la Fe­ria In­ter­na­cio­nal de Tu­ris­mo, del 26 al 29 de sep­tiem­bre. Allí di­fun­di­mos to­do el dis­tri­to. Nues­tro pro­duc­to prin­ci­pal es Pehuen Co, tam­bién pro­mo­cio­na­mos los hu­me­da­les de Vi­lla del Mar, el bal­nea­rio lo­cal de Arro­yo Pa­re­ja y la Ba­se Na­val Puer­to Bel­grano".

En es­te úl­ti­mo ca­so, Ri­poll di­jo que, pa­ra no­so­tros es una cues­tión na­tu­ral, pe­rió­di­ca de vi­si­ta, pe­ro cuan­do vie­ne gen­te de afue­ra ver el mar y los bu­ques, ade­más de ac­ce­der a las dár­se­nas y de­más, es fan­tás­ti­co”, di­jo el res­pon­sa­ble de Tu­ris­mo. Co­men­tá es­ta cró­ni­ca en la­nue­va.com En dis­tin­tos mó­du­los. “Cuan­do ten­ga­mos la ca­pa­ci­ta­ción vol­ca­re­mos to­da esa información al tu­ris­mo re­cep­ti­vo".

“Se es­tán ar­ti­cu­lan­do mu­chas de las ta­reas con el per­so­nal del Archivo His­tó­ri­co Mu­ni­ci­pal, que en­ca­be­za el pro­fe­sor Lu­ciano Iza­rra”, di­jo Ser­gio Ri­poll.

Hoy. "En Pehuen Co fun­cio­na en­tre el 20 y 25 por cien­to del co­mer­cio. En­ton­ces más ade­lan­te, va­mos con­vo­car a to­do el tu­ris­mo re­cep­ti­vo, em­pe­zan­do por las au­to­ri­da­des de se­gu­ri­dad, pa­ra sa­ber có­mo nos va­mos a ma­ne­jar en la re­cep­ción del tu­ris­ta”.

“La in­ten­ción es bus­car en for­ma con­jun­ta las dis­tin­tas 'pa­tas' con el úni­co ob­je­ti­vo de que el tra­ba­jo arro­je bue­nos re­sul­ta­dos", sos­tu­vo el fun­cio­na­rio.

A los vi­si­tan­tes. "No só­lo hay que pe­dir­les la do­cu­men­ta­ción y pre­gun­tar­les de dón­de vie­nen. Es mu­cho más. Es aten­der­los bien, in­for­mar­los, mos­trar­les cor­dia­li­dad. De eso se tra­ta el tu­ris­mo. En ese es­ca­la de va­lo­res y de cues­tio­nes en el ma­ne­jo del tu­ris­mo te­ne­mos la re­sul­tan­te". Cohe­ren­cia. "Y por otro la­do, te­ne­mos que sa­ber has­ta dón­de po­de­mos se­guir tra­ba­jan­do en al­gu­nas cues­tio­nes de acuer­do a la in­fra­es­truc­tu­ra con la cual con­ta­mos”. Pa­ra el pró­xi­mo ve­rano. “No sir­ve de na­da que in­gre­se un mi­llón de per­so­nas, cuan­do en el ve­rano pa­sa­do lle­ga­ron 600 mil y no pu­di­mos aten­der­las en for­ma co­rrec­ta. Eso hay que tra­tar­lo con el pri­va­do, que tie­ne que sa­ber có­mo ma­ne­jar­se, cuál es la or­de­nan­za edi­li­cia y có­mo tie­ne que cre­cer Pehuen Co", sos­tu­vo Ri­poll.

FO­TOS: AGEN­CIA PUN­TA AL­TA

Se as­pi­ra a se­ña­li­zar

to­das las ca­lles de la vi­lla tu­rís­ti­ca pa­ra el pró­xi­mo ve­rano.

Des­de Tu­ris­mo, se ha­ce un es­tu­dio téc­ni­co pa­ra la se­gu­ri­dad de los guar­da­vi­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.