El Mu­seo del De­por­te, en ca­sa

La Nueva - - OPINIÓN -

LUE­GO DE to­da cla­se de mar­chas, con­tra­mar­chas, in­ten­tos y bús­que­das, fi­nal­men­te el Mu­seo del De­por­te bahien­se tie­ne asig­na­do un es­pa­cio don­de fun­cio­nar de ma­ne­ra ade­cua­da, vi­si­ble y con la je­rar­quía que me­re­ce, sin du­da, un es­pa­cio de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas. ESE LU­GAR es la plan­ta ba­ja de la To­rre Bi­cen­te­na­rio, en la pri­me­ra cua­dra de la Pea­to­nal Dra­go, la cual es­tá sien­do ade­cua­da pa­ra ese des­tino y que, sal­vo su es­truc­tu­ra de hor­mi­gón ar­ma­do, que da­ta de 1969, con­for­ma una obra nue­va, “a es­tre­nar”, lo cual in­clu­so per­mi­te, a par­tir de dis­po­ner de una plan­ta li­bre, que se la or­de­ne de acuer­do a los ne­ce­si­da­des pro­pias de ese des­tino. DE ES­TA for­ma que­da­rá ce­rra­da una pri­me­ra eta­pa de una en­ti­dad que co­men­zó a fun­cio­nar, has­ta su cie­rre a me­dia­dos del año pa­sa­do, en una de las sa­las de espera de la Es­ta­ción Sud, ave­ni­da Ce­rri 750. Se tra­ta de un lu­gar que, si bien te­nía su atrac­ti­vo -por in­vo­lu­crar un es­pa­cio tra­di­cio­nal de la ciu­dad-, pre­sen­ta­ba tam­bién cla­ras li­mi­ta­cio­nes pa­ra fa­vo­re­cer el fun­cio­na­mien­to del mu­seo, tan­to por la su­per­fi­cie dis­po­ni­ble co­mo por cues­tio­nes de se­gu­ri­dad. EL TRA­BA­JO de los res­pon­sa­bles del mu­seo, de­pen­dien­te del Ins­ti­tu­to Cul­tu­ral, así co­mo la in­can­sa­ble la­bor de la Aso­cia­ción de Ami­gos, ter­mi­nó por de­ci­dir a la co­mu­na a ce­rrar el al­qui­ler de un lu­gar es­tra­té­gi­co, vi­si­ble y que, sin du­das, po­ten­cia­rá el atrac­ti­vo que su­po­ne co­no­cer, a par­tir de di­ver­sos ele­men­tos, la his­to­ria del de­por­te en un lu­gar que ha sa­bi­do ser pro­ta­go­nis­ta en va­rias dis­ci­pli­nas. EN RE­PE­TI­DAS oca­sio­nes, des­de es­tas co­lum­nas, he­mos des­ta­ca­do la im­por­tan­cia de asig­nar al de­por­te en ge­ne­ral un es­pa­cio que dé cuen­ta de la tras­cen­den­cia que mu­chos bahien­ses han te­ni­do a ni­vel lo­cal, na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal. TAM­BIÉN SE ha se­ña­la­do más de una vez la ne­ce­si­dad de dis­po­ner de una mues­tra que ex­pli­que, por ca­so, por qué Bahía Blan­ca es con­si­de­ra­da por mu­chos la ca­pi­tal na­cio­nal del bás­quet­bol. HAY UNA in­tere­san­te in­quie­tud, ade­más, de los res­pon­sa­bles del Mu­seo, de apro­ve­char es­ta ubi­ca­ción y uti­li­zar a la pea­to­nal Dra­go co­mo un anexo, una am­plia­ción o ex­ten­sión, a par­tir de ge­ne­rar dis­tin­tas ex­po­si­cio­nes o mues­tras en una ca­lle que, a pe­sar del tiem­po trans­cu­rri­do des­de su ha­bi­li­ta­ción, no ter­mi­na de con­so­li­dar su uso. UNA BUE­NA opor­tu­ni­dad, un buen des­tino, una res­pues­ta jus­ta pa­ra el de­por­te, que tam­bién es, co­mo to­dos sa­be­mos, cul­tu­ra, iden­ti­dad y do­cen­cia.

Su se­de es la plan­ta ba­ja de la To­rre Bi­cen­te­na­rio, en la pri­me­ra cua­dra de la Pea­to­nal Dra­go, que es­tá sien­do acon­di­cio­na­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.