Las eco­no­mías do­més­ti­cas, un mi­la­gro co­ti­diano

La Nueva - - OPINIÓN - Por Ro­ber­to Fer­mín Ber­tos­si

El úl­ti­mo in­for­me oficial 2015 del res­pe­ta­ble Ob­ser­va­to­rio so­bre Deu­da So­cial de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca Ar­gen­ti­na, re­ve­ló da­tos y ci­fras es­ca­lo­frian­tes: “La po­bre­za al­can­za a ca­si un ter­cio de nues­tra po­bla­ción con un in­cre­men­to pa­vo­ro­so de la in­di­gen­cia, tra­du­ci­ble aho­ra en más de 2.000.000 con­ciu­da­da­nos de car­ne y hue­so.

La ar­bi­tra­rie­dad, la dis­cre­cio­na­li­dad, la co­rrup­ción y la pre­ca­rie­dad de los pla­nes so­cia­les, la no crea­ción de em­pleo ge­nuino, la per­sis­ten­cia del tra­ba­jo en ne­gro e in­de­cen­te pe­ro, fun­da­men­tal­men­te, una im­pa­ra­ble in­fla­ción por in­cre­di­bi­li­dad pú­bli­ca, au­sen­cia de in­ver­sio­nes ge­nui­nas e im­pe­ri­cias ca­li­fi­ca­das, jus­ti­fi­can, ex­pli­can y pre­di­cen tan­to el in­for­me men­cio­na­do co­mo cuan­tos otros si­mi­la­res pu­die­ran su­ce­der­se en es­te con­tex­to de cri­sis, de­va­lua­cio­nes en­cu­bier­tas, in­se­gu­ri­dad e inevi­ta­bles ajus­tes fu­tu­ros.

De he­cho, in­ter­anual­men­te, di­chos in­for­mes se vie­nen su­peran­do unos a otros, ne­ga­ti­va y bo­chor­no­sa­men­te.

Re­cu­rren­tes au­men­tos, en el pre­cio de los pro­duc­tos de la ca­nas­ta bá­si­ca vie­nen pro­vo­can­do ab­sur­das ca­ren­cias en la economía de las fa­mi­lias más po­bres e in­di­gen­tes; po- bre­za e in­di­gen­cia, más que es­tig­ma­ti­za­da, vi­si­bi­li­za­da y pues­ta en va­lor por di­chos in­for­mes, dis­po­ni­bles al buen ser­vi­cio de po­lí­ti­cas pú­bli­cas se­rias, creí­bles y po­si­bles.

Sin du­da, la in­fla­ción, la cons­tan­te al­za en el pre­cio de los combustibles, de la ener­gía eléc­tri­ca, del trans­por­te su­ma­do a los pre­cios des­cui­da­dos, etc., han pro­pi­cia­do en to­do el país que las ta­ri­fas y los va­lo­res de los ser­vi­cios o pro­duc­tos bá­si­cos, se in­cre­men­ten des­pro­por­cio­na­da o abu­si­va­men­te, afec­tan­do du­ra e in­do­len­te­men­te a los ho­ga­res más vul­ne­ra­bles de la po­bla­ción, eco­nó­mi­ca­men­te ha­blan­do.

Por su par­te, se­me­jan­te cua­dro de si­tua­ción di­fi­cul­ta mu­chí­si­mo la cohe­sión, la ar­mo­nía, la con­vi­ven­cia y la pro­pia sus­ten­ta­bi­li­dad de las fa­mi­lias más per­ju­di­ca­das por una de­sigual e im­pú­di­ca dis­tri­bu­ción del tra­to y de las opor­tu­ni­da­des co­mo por una es­can­da­lo­sa re­dis­tri­bu­ción de los re­cur­sos pú­bli­cos fe­de­ra­les to­do lo que, así, ya cons­ti­tu­ye una afren­ta a la pro­pia al­cur­nia cons­ti­tu­cio­nal cuan­do se ocu­pa lar­ga, cla­ra e im- pe­ra­ti­va­men­te del de­sa­rro­llo hu­mano, (Art. 75 inc.19 y cc., CN.)

A to­do es­to, en na­da se ha re­co­no­ci­do to­da­vía esa economía mi­la­gro­sa, pro­pia de las amas de ca­sa, es­pe­cial­men­te aque­llas per­te­ne­cien­tes a los sec­to­res más afec­ta­dos y de­ni­gra­dos por “la es­ca­sez” de un Po­der Eje­cu­ti­vo que no ad­mi­nis­tra pa­ra to­dos, por un Po­der Le­gis­la­ti­vo que no le­gis­la pa­ra to­dos y por un Po­der Ju­di­cial que no juz­ga pa­ra to­dos.

Tan sin­gu­lar rol eco­nó­mi­co del ama de ca­sa en esos ho­ga­res ar­gen­ti­nos po­bres o in­di­gen­tes es in­sus­ti­tui­ble y ca­si mi­la­gro­so. Es­to es tan así ya que el ma­yor nú­me­ro de ellas de­be rea­li­zar ver­da­de­ros por­ten­tos y pro­di­gios pa­ra po­der ofre­cer a su fa­mi­lia las co­mi­das dia­rias o, al me­nos, al­gu­na de ellas.

¿Qué co­ci­nar ca­da día? ¿Qué com­prar? ¿Dón­de com­prar? ¿Có­mo com­prar? ¿Con qué com­prar? ¿Cuán­do com­prar? Es­tos son in­te­rro­gan­tes que im­pli­can de­ma­sia­das as­cuas an­te res­pon­sa­bi­li­da­des vi­ta­les que siem­pre re­caen, ago­bian­te y afli­gen­te­men­te, en las amas de ca­sa más po­bres e in­di­gen­tes.

No obs­tan­te ello, esas ad­mi­ra­bles amas de ca­sa, con una ex­qui­si­ta creatividad in­he­ren­te a su ins­tin­to ma­ter­nal, ca­si siem­pre se las in­ge­nian pa­ra afron­tar y re­sol­ver -en ca­si to­dos los ca­sos, sor­pren­den­te y sa­tis­fac­to­ria­men­te- to­do ti­po y cla­se de ca­ren­cias o ad­ver­si­da­des.

Es­tas amas de ca­sa son ver­da­de­ras ar­tí­fi­ces en la cul­tu­ra de la sa­tis­fac­ción pa­ra las ne­ce­si­da­des fí­si­cas bá­si­cas del día a día, del "so­lo por hoy", en­car­nan­do, co­mo na­die, ma­nan­tia­les inago­ta­bles de “pro­vi­den­cias ho­ga­re­ñas”.

Sin per­jui­cio de lo di­cho, to­man­do en cuen­ta otros gas­tos adi­cio­na­les a los de ali­men­ta­ción, co­mo educación de los ni­ños, ser­vi­cios bá­si­cos de agua, luz, gas, al­qui­ler e im­pues­tos, trans­por­te ur­bano, cal­za­do, ves­tua­rio, re­me­dios, etc., siem­pre re­sul­ta­rá mu­cho más di­fí­cil y an­gus­tian­te pa­ra las amas de ca­sa en fa­mi­lias de es­ca­sos o es­ca­sí­si­mos re­cur­sos, sol­ven­tar ne­ce­si­da­des bá­si­cas tan ele­men­ta­les.

Fi­nal­men­te, en es­te las­ti­mo­so con­tex­to de cre­cien­te po­bre­za e in­di­gen­cia con sus pau­pé­rri­mas eco­no­mías do­més­ti­cas, al me­nos que nues­tras amas de ca­sa se­pan por una vez cuán­to sig­ni­fi­can, cuán­to las va­lo­ra­mos, cuán­to las ne­ce­si­ta­mos pe­ro, so­bre to­do, cuán­to les de­be­mos.

“En na­da se ha re­co­no­ci­do to­da­vía esa economía mi­la­gro­sa pro­pia de las amas de ca­sa, es­pe­cial­men­te de aque­llas per­te­ne­cien­tes a los sec­to­res más afec­ta­dos por la 'es­ca­sez' ac­tual”.

Ro­ber­to Fer­mín Ber­tos­si es in­ves­ti­ga­dor del Cen­tro de In­ves­ti­ga­cio­nes Ju­rí­di­cas y So­cia­les, Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Cór­do­ba.

ARCHIVO LA NUE­VA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.