Jun­tan fir­mas pa­ra exi­mir de Educación Fí­si­ca a los fe­de­ra­dos

Va­le­ria Mar­sans ini­ció una cam­pa­ña que tie­ne co­mo ob­je­ti­vo evi­tar ex­po­ner a los atle­tas de al­to ren­di­mien­to. “¡Es un boi­cot al de­por­te!”, ex­cla­mó.

La Nueva - - DEPORTES - Ri­car­do Sbra­na rs­bra­na@la­nue­va.com

UN RE­CLA­MO PO­LÉ­MI­CO ale­ria Mar­sans no es una ma­dre más. Ella lu­cha con­tra la co­rrien­te, el sis­te­ma y las re­glas mo­no­lí­ti­cas del sis­te­ma edu­ca­ti­vo pro­vin­cial y na­cio­nal. Ini­ció una cam­pa­ña en las re­des so­cia­les pa­ra su­mar ad­he­sio­nes por al­go que, con­si­de­ra, es de muy sim­ple re­so­lu­ción: que a sus hi­jos na­da­do­res, que a sus com­pa­ñe­ros de equi­po y que a to­dos aque­llos de­por­tis­tas fe­de­ra­dos de cual­quier dis­ci­pli­na, de nues­tro país, que com­pi­tan a ni­vel na­cio­nal y/o in­ter­na­cio­nal, los exi­man de cum­plir con las cla­ses de Educación Fí­si­ca, bá­si­ca­men­te en el se­cun­da­rio.

“Es de­men­cial que un atle­ta fe­de­ra­do se pier­da los en­tre­na­mien­tos por Educación Fí­si­ca. Esa fue mi mo­ti­va­ción”, le di­jo Mar­sans a

VNue­va.”.

“La

Así jus­ti­fi­có la aper­tu­ra de un li­bro de fir­mas en la web y to­da una mo­vi­da en Twitter y Fa­ce­book: #Exi­mi­rDeDe­por­teEs­co­la­rALo­sDe­por­tis­ta­sFe­de­ra­do­sDeNa­ta­cion. Ob­tu­vo 1.800 fir­mas. Y en au­men­to.

“Ten­go dos hi­jos na­da­do­res que es­tán fe­de­ra­dos. El me­nor, de 15 años, na­da a ni­vel na­cio­nal, el ma­yor tie­ne 18 y en­tre­na co­mo cual­quier otro fe­de­ra­do, sin des­co­llar. Tie­nen va­rios com­pa­ñe­ros na­da­do­res y que for­man par­te del equi­po, que se desem­pe­ñan a ni­vel in­ter­na­cio­nal. El con­flic­to con la es­cue­la no era un te­ma. Pe­ro es­te año se hi­zo te­ma”, di­jo Mar­sans.

En la bús­que­da de una al­ter­na­ti­va, a Oli­ve­rio, el hi­jo me­nor, lo cam­bió de una es­cue­la con do­ble es­co­la­ri­dad a otra de es­co­la­ri­dad sim­ple. Pe­ro se en­con­tró con que el ho­ra­rio de Educación Fí­si­ca en la nue­va es­cue­la era a las 16, dos ve­ces por se­ma­na.

"Los en­tre­na­mien­tos de los na­da­do­res son seis ve­ces por se­ma­na. Tres ve­ces por se­ma­na tie­ne do­ble turno, es de­cir, va pri­me­ro al gim­na­sio y des­pués a la pi­le­ta. Es una pre­pa­ra­ción muy exi­gen­te fí­si­ca­men­te”, ex­pli­có.

“Cuan­do plan­tea­mos el pro­ble­ma en el co­le­gio no nos die­ron mu­chas salidas. La di­rec­to­ra me di­jo que es­ta­ban ata­dos de pies y ma­nos, que no po­dían ha­cer mu­cho. La idea fue que Oli no fue­ra a gim­na­sia, se que­da­ra li­bre y la die­ra en di­ciem­bre”, di­jo.

“Tie­nen que cum­plir”

Mar­sans ar­gu­men­tó que la si­tua­ción no se re­du­ce a un ca­pri­cho de ma­dre a pe­dir una ex­cep­ción a la ley pa­ra sus hi­jos y entorno. Tam­bién Per­so­nal. Va­le­ria Mar­sans es ama de ca­sa. Vi­ve en Bou­log­ne, San Isi­dro (Bue­nos Ai­res). Sus hi­jos na­dan pa­ra ese mu­ni­ci­pio. Pa­ra ad­he­rir. Al si­tio de fir­mas pa­ra apo­yar la ini­cia­ti­va se ac­ce­de ba­jo la sin­ta­xis www. chan­ge.org/p/Exi­mi­rDeDe­por­teEs­co­la­rALo­sDe­por­tis­ta­sFe­de­ra­do­sDeNa­ta­cion. Ya cuen­ta con 1.810 fir­man­tes. Puer­tas. Va­le­ria Mar­sans ex­ten­dió su pe­di­do a dis­tin­tos ni­ve­les po­lí­ti­cos. "Tra­té de con­tac­tar­me con to­dos los po­lí­ti­cos po­si­bles. Me lla­ma­ron de la se­cre­ta­ría pro­vin­cial de De­por­te y só­lo me es­cu­cha­ron. Del Mi­nis­te­rio de Educación de la Pro­vin­cia, me en­via­ron un co­piar y pe­gar de la ley de educación vi­gen­te", di­jo. Hi­zo un in­ten­to pa­ra in­cluir la pro­pues­ta en el pro­yec­to de la nue­va ley del de­por­te na­cio­nal. Por aho­ra, una po­si­bi­li­dad. cri­ti­có la fal­ta de con­si­de­ra­ción de las au­to­ri­da­des de los es­ta­ble­ci­mien­tos, que no le per­do­nan unos mi­nu­tos de de­mo­ra en la lle­ga­da a cla­se.

"¡Es un boi­cot al de­por­te! Só­lo pi­do fle­xi­bi­li­dad (es­co­lar) pa­ra los chi­cos que com­pi­ten a ni­vel eli­te", en­fa­ti­zó.

“Co­men­cé con lo de las fir­mas por el enojo que me cau­só to­da es­ta si­tua­ción. Es­tos chi­cos que na­dan es­tán ex­pues­tos a, por ejem­plo, le­sio­nar­se un to­bi­llo ju­gan­do un par­ti­do de fút­bol en la cla­se. Los en­tre­na­do­res (de na­ta­ción) se po­nen muy mal cuan­do los chi­cos con­cu­rren con le­sio­nes que se pro­du­je­ron en Educación Fí­si­ca”, afir­mó.

A pe­sar de su par­ti­cu­lar re­cla­mo, no se rin­de.

“Es­toy to­do el tiem­po jun­tan­do fir­mas por­que no es al­go que le im­por­te a to­do el mun­do sino a los chi­cos mis­mos que se ven afec­ta­dos y a sus pa­dres. Al­gu­nos se en­gan­chan y otros no”, re­co­no­ció.

Acla­ró que no es­tá en con­tra de la prác­ti­ca de­por­ti­va es­co­lar ni de una ma­yor exi­gen­cia a los even­tua­les exi­mi­dos.

“Tie­nen que ir a la es­cue­la y cum­plir. Y si hu­bie­ra que exi­gir­les un desem­pe­ño es­co­lar ma­yor, bue­ní­si­mo. En ge­ne­ral son chi­cos muy fo­ca­li­za­dos, no les va mal", afir­mó. Co­men­tá es­ta cró­ni­ca en la­nue­va.com

ARCHIVO LA NUE­VA.

Mar­sans di­jo que sus hi­jos na­da­do­res tie­nen que entrenar seis ve­ces por se­ma­na, tres días en do­ble turno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.