En­tris­mo, he­re­jías po­lí­ti­cas y ase­so­res re­ci­cla­dos

La Nueva - - OPINIÓN - Por Mi­guel Angel Asad

To­da po­lí­ti­ca es la rea­li­za­ción de una teo­lo­gía. Vo­lan­do más ba­jo, Juan Do­min­go Pe­rón de­cía que no hay na­da más go­ri­la que un zur­do re­ci­cla­do. Am­bos si­na­lag­mas vie­nen a cuen­to por­que el can­di­da­to del sol, ai­re, mar y pla­ya, que abre­vó en las hues­tes de Al­so­ga­ray, pa­só por las de Me­nem y Duhal­de has­ta arri­bar a las pla­yas de Nés­tor, ha­ce más de un año que tie­ne co­mo ase­sor de po­lí­ti­ca ex­te­rior al pam­peano Rafael Fe­llo­nier, uno más de los "nes­to­ria­nos" del ré­gi­men que -co­mo Zan­ni­ni- hi­cie­ron el “en­tris­mo” en el pe­ro­nis­mo co­mo “real po­lí­tik”, pe­ro sin Pe­rón, sin 20 ver­da­des, sin mar­cha, al me­jor es­ti­lo “avan­za­das his­tó­ri­cas“.

Don Rafael ve­nia del ERP, en el que mi­li­tó ac­ti­va­men­te en los 70. Tras su sa­li­da de la Ca­sa Ro­sa­da, ate­rri­zó en las fi­las del go­ber­na­dor. Do­ña He­be lo aca­ba de “primerear” con que "nun­ca ha­bía pres­ta­do aten­ción” a “las ma­dres” -tam­po­co a la de su hi­ja na­tu­ral- y co­rrió a anun­ciar que crea­ría el Mi­nis­te­rio de De­re­chos Hu­ma­nos si lle­ga­ra a pre­si­den­te. Co­mo hi­zo Nés­tor, que sien­do in­ten­den­te y lue­go go­ber­na­dor de San­ta Cruz, a las “ma­dres” de aque­lla pro­vin­cia, co­mo lo car­go­sea­ron mu­cho con pedidos de pa­sa­jes a Bue­nos Ai­res, les man­dó la ca­ba­lle­ría -no pa­ra pa­sear- y lue­go, en la pre­si­den­cia, se apu­ró a ba­jar un cua­dro y ser un "fan de las ma­dres". Y con el “ca­ma­ra­da” Fe­llo­nier se fue a Cu­ba con la es­pe­ran­za que Fidel lo re­ci­bie­ra (min­ga), apro­ve­chan­do que Fidel es­ta­ría en “otra”.

Es­tan­do yo en Cu­ba, voces que no pue­do ci­tar, me co­men­ta­ron: "El pro­ce­so re­vo­lu- cio­na­rio aquí, en Cu­ba, es­tá ago­ta­do (...) Por eso hay que vi­rar ha­cia el Co­man­dan­te Mar­cos y la Sie­rra Lacandona (...) Aquí go­bier­na ya una nue­va “no­men­kla­tu­re”

Por eso no me ex­tra­ñó que Es­ta­dos Uni­dos y Su San­ti­dad ha­yan pa­ri­do es­te en­gen­dro que aho­ra el Sr. Scio­li vi­si­tó con su ase­sor de po­lí­ti­ca ex­te­rior, quien en 1997 lo ayu­dó a “com­pren­der” el “fe­nó­meno” del pe­ro­nis­mo (sin Pe­rón, por su­pues­to).

Mas tar­de, ven­dría “Dios a pre­pa­rar­me pa­ra ser pre­si­den­te” (Scio­li di­xit). De mo­do que al “en­tris­mo” que en los 70 con­su­ma­ron los exin­te­gran­tes de la SIDE Fir­me­nich y Cía aho­ra lo con­ti­núan Ver­bitsky, Zan­ni­ni, los jue­ces de la “ser­vi­lle­ta de jus­ti­cia le­gí­ti­ma” y Fe­llo­nier, en­tre otros.

En el si­glo V, sur­gió una sec­ta-he­re­jía del cris­tia­nis­mo, los nes­to­ria­nos. Aquí, en es­ta re­mo­za­da he­re­jía en­tris­ta del pe­ro­nis­mo, “el can­di­da­to es el pro­yec­to” y con su man­ta se ta­pan los re­ci­cla­dos. Es­te es el signo apo­ca­líp­ti­co de los tiem­pos ¿Y Pe­rón? Ahí no cabe. Es­ta to­do ocu­pa­do. ¿Y Fidel? Ocu­pa­do con su reavi­va­da fe je­suí­ti­ca en la "me­rien­da de ne­gros" con Oba­ma. Así que otra vez se­rá. Mi­guel Angel Asad en Bahía Blan­ca.

“En el si­glo V sur­gió una sec­ta del cris­tia­nis­mo, los nes­to­ria­nos. Aquí, en es­ta he­re­jía en­tris­ta del pe­ro­nis­mo, el can­di­da­to es el pro­yec­to”.

es abo­ga­do. Re­si­de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.