Re­cal­de y Ae­ro­lí­neas

La Nueva - - SOCIEDAD -

DIS­PA­RA­TE. ¿Que pa­sa, Sr. Re­cal­de? El otro día, en­ten­dí que ae­ro­par­que pa­re­cía Bo­ca-Ri­ver. Si si­guen can­ce­lan­do vue­los por que se so­bre­ven­die­ron pa­sa­jes en for­ma tan irres­pon­sa­ble me cabe pen­sar que per­die­ron el cua­derno Ri­va­da­via de ta­pa du­ra don­de los lle­va­ban ano­ta­dos. La pla­ni­fi­ca­ción bri­lla por su au­sen­cia, la úni­ca cer­te­za es que les arrui­na­ron las va­ca­cio­nes a va­rias fa­mi­lias. Es­to ter­mi­na­rá en de­man­das in­dem­ni­za­to­rias. Pe­ro no hay pro­ble­ma: pa­ga­mos los gi­les que no te­ne­mos ni pa­ra ir to­mar un ca­fé en el ba­rrio. Ade­más, sal­van­do las mo­les­tias oca­sio­na­das al pró­ji­mo pa­re­ce un chis­te de hu­mor ne­gro, ca­paz que ne­ce­si­ta­ba la gen­te api­la­da en la ter­mi­nal pa­ra la foto, es­ta­ba lleno pe­ro de gen­te que no po­día via­jar... Al fin y al ca­bo, tal vez lo vo­ten los mis­mos per­ju­di­ca­dos. Se sa­be que pa­de­ce­mos el sín­dro­me de Es­to­col­mo.

Ro­ber­to Sán­chez

Mar­tí­nez

ARCHIVO LA NUE­VA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.