Aten­tan con­tra la hi­ja de la con­ce­ja­la que im­pul­sa un com­ba­te lo­cal al nar­co­trá­fi­co

In­cen­dia­ron el fren­te de la ca­sa de la hi­ja de Alo­ma Sar­tor, au­to­ra del pro­yec­to por el que se creó un ins­ti­tu­to pa­ra com­ba­tir el trá­fi­co de dro­gas y las adic­cio­nes en Bahía. El he­cho se pro­du­jo a tres se­ma­nas de otro gra­ve ata­que con­tra un edil.

La Nueva - - PORTADA - Ser­gio Prie­ta sprie­ta@la­nue­va.com

EN BUS­CA DE UNA PRON­TA RES­PUES­TA A só­lo 20 días del in­cen­dio in­ten­cio­nal que des­tru­yó la ca­ba­ña del con­ce­jal Ser­gio Mas­sa­re­lla (FPV-27 de Oc­tu­bre) en Mon­te Her­mo­so, an­te­ano­che des­co­no­ci­dos in­ten­ta­ron pren­der fue­go la vi­vien­da de una de las hi­jas de la edil Alo­ma Sar­tor (UCR) en el ba­rrio Uni­ver­si­ta­rio, por lo que la si­mi­li­tud en am­bos epi­so­dios des­per­tó preo­cu­pa­ción en el am­bien­te po­lí­ti­co lo­cal.

“Es­toy se­gu­ra de que el he­cho tie­ne que ver con mi tra­ba­jo en la po­lí­ti­ca y que es una men­sa­je ma­fio­so”, afir­mó Sar­tor, dan­do mues­tras de su an­gus­tia.

Al mis­mo tiem­po con­fe­só no sa­lir de su asom­bro por ha­ber es­ta­do di­ri­gi­do el he­cho a su hi­ja.

“No hay mo­ti­vos pa­ra que al­guien aten­te con­tra ella y su ma­ri­do”, di­jo.

Tam­bién sos­tu­vo que le pi­dió al fis­cal Gus­ta­vo Zor­zano, a car­go de la in­ves­ti­ga­ción de lo acon­te­ci­do, la cus­to­dia pa­ra sus fa­mi­lia­res, tal co­mo lo hi­cie­ra días atrás Mas­sa­re­lla pa­ra su entorno más ín­ti­mo cuan­do de­cla­ró an­te la Jus­ti­cia por el aten­ta­do con­tra su ca­ba­ña.

“Des­co­noz­co los mo­ti­vos por los que hi­cie­ron es­to, pe- ro per­ci­bo una in­ten­ción de ha­cer­me ca­llar”, re­mar­có Sar­tor, quien en los úl­ti­mos me­ses fue la im­pul­so­ra del Ob­ser­va­to­rio con­tra el Nar­co­trá­fi­co que tie­ne co­mo fin ob­te­ner información, de­nun­cias y ac­cio­nes pa­ra evi­tar el avan­ce de la dro­ga en nues­tra ciu­dad.

El in­ci­den­te ocu­rrió el mar­tes a las 23.30, cuan­do Va­ne­sa Pin­tos Sar­tor y su es­po­so San­tia­go Allen­de mi­ra­ban te­le­vi­sión en su ca­sa de Pa­na­má 1171.

“Mi yerno sin­tió olor a naf­ta y per­ci­bió que por de­ba­jo de la puer­ta in­gre­sa­ba un lí­qui­do: se aga­chó pa­ra ver de cer­ca y cuan­do se vol­vió a in­cor­po­rar vio có­mo se ini­cia­ba el fue­go”, con­tó la re­pre­sen­tan­te del ra­di­ca­lis­mo.

Las lla­mas que in­gre­sa­ron a la vi­vien­da fue­ron con­te­ni­das por el pro­pio Allen­de, quien lo­gró evi­tar da­ños ma­yo­res, aun­que las del ex­te­rior fue­ron di­si­pa­das mi­nu­tos des­pués por bom­be­ros del Cuar­tel Cen­tral.

“Pu­do ha­ber si­do una tra­ge­dia por­que hay un me­di­dor de gas en el fren­te, a es­ca­sos me­tros de don­de se ini­ció el fue­go. De ca­sua­li­dad es­to no pa­só a ma­yo­res”, re­la­tó la con­ce­jal, que fue no­ti­fi­ca­da del su­ce­so por su hi­ja mien­tras to­do trans­cu­rría. “Fue de­ses­pe­ran­te” sin­te­ti­zó.

Du­ran­te la ma­ña­na, en los pa­si­llos del Con­ce­jo De­li­be­ran­te, no se ha­bló de otra co­sa.

Nor­ber­to Mar­tí­nez (In­te­gra­ción Ciu­da­da­na), re­vi­vió el epi­so­dio que su­frió en 2005, cuan­do hi­cie­ron arder en lla­mas el fren­te de su ca­sa. “Son si­tua­cio­nes muy des­agra­da­bles y preo­cu­pan­tes” di­jo.

En tan­to, el lí­der de esa fuer­za, Raúl Woscoff, se­ña­ló que de­ben es­tre­char fi­las pa­ra re­cla­mar, mien­tras que ad­vir­tió que “la ciu­dad se co­n­ur­ba­ni­zó”.

“Los bahien­ses nun­ca vi­vi­mos he­chos de es­ta vio­len­cia, ha­ce al­gu­nos me­ses re­tu­vie­ron a diez per­so­nas en el Pa­ta­go­nia, lue­go ocu­rrió lo de Mas­sa­re­lla y aho­ra lo de la hi­ja de Sar­tor”.

Si­mi­la­res fue­ron los di­chos del res­to de los con­ce­ja­les ofi­cia­lis­tas y opo­si­to­res al go­bierno mu­ni­ci­pal, quie- nes a tra­vés de las re­des so­cia­les o per­so­nal­men­te se so­li­da­ri­za­ron con Sar­tor y pi­die­ron ter­mi­nar con es­tos he­chos de vio­len­cia im­pro- pios de una so­cie­dad de­mo­crá­ti­ca. Co­men­tá es­ta cró­ni­ca en la­nue­va.com

EM­MA­NUEL BRIANE-LA NUE­VA

El fren­te de la vi­vien­da,

en Pa­na­má 1171, con cla­ras mues­tras de lo ocu­rri­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.