Ro­bos: es­ta vez una es­tu­dian­te de Car­hué vi­vió la pe­sa­di­lla

El he­cho se re­gis­tró en un de­par­ta­men­to si­tua­do en el pri­mer pi­so de la ca­lle Go­rri­ti 61, don­de sor­pren­die­ron y re­du­je­ron a Daia­na Fer­nán­dez mien­tras se ha­lla­ba des­can­san­do.

La Nueva - - PORTADA -

“Me de­cían cons­tan­te­men­te que me que­da­ra tran­qui­la, que no me iban a ha­cer na­da”, afir­mó ayer una jo­ven es­tu­dian­te car­huen­se tras la di­fí­cil ex­pe­rien­cia que le to­có vi­vir, cuan­do dos de­lin­cuen­tes in­gre­sa­ron en su de­par­ta­men­to del mi­cro­cen­tro por el bal­cón, la ata­ron y lue­go es­ca­pa­ron con efec­tos y al­re­de­dor de 900 pe­sos.

Daia­na Fer­nán­dez tie­ne 22 años y es­tu­dia la ca­rre­ra de Psi­co­lo­gía en el Ins­ti­tu­to Juan XXIII, y ha­ce uno que jun­to a una com­pa­ñe­ra al­qui­la un do­mi­ci­lio en el pri- mer pi­so del edi­fi­cio de ca­lle Go­rri­ti 61.

“Ve­ni­mos de un pue­blo y de en­tra­da sa­bía­mos que una ciu­dad es dis­tin­to, pe­ro nun­ca pen­sa­mos que nos po­día pa­sar al­go así. Aho­ra te­ne­mos que ver qué va­mos a ha­cer”, co­men­tó la jo­ven.

El he­cho se pro­du­jo mi­nu­tos des­pués de las 7 del do­min­go, cuan­do la dam­ni­fi­ca­da se en­con­tra­ba so­la.

“Es­ta­ba dur­mien­do y sen­tí que abrie­ron la puer­ta de la ha­bi­ta­ción, pe­ro pen­sé que era ella (por la chi­ca que vi­ve con ella). Me pren­die­ron la luz y me di­je­ron que no mi­ra­ra, que me die­ra vuel­ta y que me ta­pe la

ca­ra con la sá­ba­na”, di­jo a

Nue­va.

La

Los des­co­no­ci­dos “me ha­bla­ban de un no­vio, pe­ro les de­cía que yo no ten­go, que se de­ben ha­ber con­fun­di­do de de­par­ta­men­to”.

“Me ha­bla­ban al­go del ba­rrio No­roes­te y co­mo que ve­nían a ad­ver­tir­me que mi su­pues­to no­vio ha­bía mal­tra­ta­do a una her­ma­na de ellos, pe­ro la ver­dad es­ta­ban equi­vo­ca­dos”, ad­mi­tió Daia­na.

Y acla­ró que si bien no pu­do ad­ver­tir en for­ma de­ta­lla­da los ros­tros de los dos asal­tan­tes, men­cio­nó que “eran jó­ve­nes y uno de ellos te­nía con­tex­tu­ra muy del­ga­da, era al­to y me­dio ru­bio”.

“Me de­cían que me que­da­ra tran­qui­la, que no me iban a to­car ni las­ti­mar. Me ata­ron las ma­nos con una re­me­ra”, de­ta­lló la víc­ti­ma.

Y en esa cir­cuns­tan­cia la mu­cha­cha, mien­tras per­ma­ne­cía en la ha­bi­ta­ción en­ce­rra­da, los in­di­vi­duos re­vi­sa­ron to­do el lu­gar.

“Sen­tía rui­dos, co­mo que ha­brían ca­jo­nes y ti­ra­ban co­sas. Me pre­gun­ta­ron dón­de te­nía pla­ta. Yo re­cor­da­ba que ha­bía al­go en una la­ta y les in­di­qué el lu­gar pa­ra que la en­con­tra­ran. Des­pués re­vi­sa­ron en la pie­za de mi com­pa­ñe­ra y se lle­va­ron di­ne­ro de ella, ca­de­nas y dos pul­se­ras oro”, agre­gó la chi­ca.

“A mi me sa­ca­ron la bi­lle­te­ra con do­cu­men­ta­ción, dos ce­lu­la­res y una net­book. En to­tal se de­ben ha­ber lle­va­do unos 900 pe­sos”.

Lue­go des­cri­bió que los de­lin­cuen­tes lo­gra­ron es­ca­lar des­de la ca­lle ha­cia su bal­cón del pri­mer pi­so y que, pe­se a que se en­con­tra­ban ce­rra­das, lo­gra­ron for­zar y abrir las puer­tas pa­ra in­gre­sar.

“Sen­tí que uno ha­bía ba­ja­do y el otro vol­vió a la ha­bi­ta­ción y me di­jo que no iba a pa­sar na­da, pe­ro que no lla­ma­ra a la po­li­cía”.

Daia­na es­pe­ró unos se­gun­dos y cuan­do cons­ta­tó que los su­je­tos ya se ha­bían mar­cha­do pi­dió ayu­da.

“Me que­dé un po­co por las du­das y fue a avi­sar­le a una ve­ci­na, que por suer­te me abrió”.

Por úl­ti­mo, di­jo que “me ha­bían di­cho que tu­vie­ra cui­da­do por vi­vir en un pri­mer pi­so, pe­ro nun­ca ha­bía pa­sa­do na­da. Es­toy ha­ce un año acá y es la pri­me­ra vez que su­ce­de al­go así”.

EM­MA­NUEL BRIANE-LA NUE­VA.

EM­MA­NUEL BRIANE-LA NUE­VA.

Daia­na Fer­nán­dez con­tó que los la­dro­nes in­gre­sa­ron en su de­par­ta­men­to mien­tras se en­con­tra­ba dur­mien­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.