¿Quién se que­da con el cré­di­to que se ven­ce en la Tar­je­ta Ur­ba­na?

De acuer­do a lo ma­ni­fes­ta­do por Adrián Sas­chr­go­rodsky, el ge­ren­te de Bahía Trans­por­te Sa­pem, exis­te un fon­do al que lla­ma “de ter­ce­ros”, don­de se acu­mu­la lo que no se uti­li­za. “Co­mo mu­cho 250.000 pe­sos”, di­jo.

La Nueva - - PORTADA - Da­mián Va­lle­jos dva­lle­jos@la­nue­va.com

"En el ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo que­da el 'si me sa­can 5 pe­sos a mí y lo mul­ti­pli­ca­mos por cien­tos hay tan­ta di­ne­ro que que­da pa­ra la Sa­pem'. Y no es así", ase­gu­ra Adrián Sas­chr­go­rodsky, el ge­ren­te de Bahía Trans­por­te Sa­pem (BTS).

Las que­jas lle­gan a la Re­dac­ción y se mul­ti­pli­can: qué pa­sa con “to­do el di­ne­ro” que se pier­de tras ven­cer­se los pa­sa­jes o al per­der­se una Tar­je­ta Ur­ba­na con cré­di­to.

Hoy por hoy, la Sa­pem tie­ne un fon­do al que lla­ma “de ter­ce­ros”. En él se acu­mu­lan to­dos los pe­sos que los usua­rios bahien­ses car­gan, pe­ro no usan. Al­gu­nos no los uti­li­zan ja­más. Y el fon­do es­tá.

Co­mo di­ce Sas­chr­go­rodsky, en el “ima­gi­na­rio de la gen­te” esa ci­fra es mi­llo­na­ria. Sin em­bar­go, el fun­cio­na­rio sos­tie­ne que no es así y que se tra­ta de un mon­to “des­pre­cia­ble” por to­do lo que ma­ne­ja la em­pre­sa.

“Pa­ra na­da re­pre­sen­ta mi­llo­nes. El mon­to va­ría, es flo- tan­te. Pa­ra cuan­ti­fi­car­lo hay que mi­rar los cie­rres de ejer­ci­cios de la Sa­pem. Es una can­ti­dad de di­ne­ro di­ná­mi­ca que pue­de te­ner co­mo mu­cho 250.000 pe­sos”, ase­gu­ra.

Se­gún el ge­ren­te ope­ra­ti- vo, con ese fon­do se com­pen­san las de­vo­lu­cio­nes y, en cier­to mo­do, los dos pa­sa­jes en des­cu­bier­to. Sí, ha­cen de­vo­lu­cio­nes.

Si bien los abo­nos de pa­sa­jes pa­ra el trans­por­te pú­bli­co tie­nen ven­ci­mien­to, el re- pre­sen­tan­te de BTS afir­ma que, si se jus­ti­fi­ca por qué no ter­mi­nó de uti­li­zar los pa­sa­jes, se le de­vuel­ve el cré­di­to ven­ci­do al usua­rio.

“Es muy fle­xi­ble. Es di­fí­cil sos­te­ner y ex­pli­car­le a un ve­cino que per­dió su cré­di­to. Hay que eva­luar si da la ban­da pa­ra dar In­ter­net a los pa­sa­je­ros”, ase­gu­ró.

El sis­te­ma SUBE uti­li­za el wi fi úni­ca­men­te en las ter­mi­na­les de ca­da lí­nea pa­ra trans­mi­tir los da­tos del re­co­rri­do y la fac­tu­ra­ción a la cen­tral. Por lo tan­to, du­ran­te los via­jes se po­dría usar sin pro­ble­mas. Por otra par­te, la gen­te es muy ce­lo­sa del di­ne­ro que car­ga y por lo ge­ne­ral lo que co­lo­ca en la tar­je­ta lo po­ne sa­bien­do que lo va a gas­tar”, ex­pre­sa.

Sas­chr­go­rodsky com­pa­ra la vie­ja Tar­je­bus con la Ur­ba­na y agre­ga: “An­tes se per­día más di­ne­ro por­que si la tar­je­ta se ex­tra­via­ba o se la­va­ba jun­to al pan­ta­lón, per­días to­do”.

Los bahien­ses tie­nen un má­xi­mo de pro­me­dio de car­ga de 50 pe­sos. “El que los car­ga, los usa”, ase­gu­ra el ti­tu­lar de Sa­pem.

PA­BLO PRESTI-LA NUE­VA.

Si bien los abo­nos de pa­sa­jes pa­ra el trans­por­te pú­bli­co tie­nen ven­ci­mien­to, si se jus­ti­fi­ca, pue­den ser re­cu­pe­ra­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.