La plus­va­lía exi­ge un or­den

La Nueva - - OPINIÓN. -

SE HA ve­ri­fi­ca­do en la ciu­dad un se­gun­do ca­so en el cual desa­rro­lla­do­res in­mo­bi­lia­rios so­li­ci­tan al mu­ni­ci­pio una ex­cep­ción a un pro­yec­to edi­li­cio, plan­tean­do cons­truir más me­tros cua­dra­dos que los per­mi­ti­dos, en de­ter­mi­na­do sec­tor de la ciu­dad, a cam­bio de lo cual acep­tan rea­li­zar un apor­te eco­nó­mi­co des­ti­na­do a obras que fa­vo­rez­can a la co­mu­ni­dad.

SI BIEN a es­te es­que­ma de con­tra­pres­ta­ción se lo de­no­mi­na “plus­va­lía”, esa pa­la­bra en­vuel­ve un con­cep­to más abar­ca­ti­vo, por cuan­to, en tér­mi­nos ge­ne­ra­les, es una es­ti­ma­ción que de­be­rían ha­cer los mu­ni­ci­pios cuan­do la eje­cu­ción de obras pú­bli­cas a su car­go --pa­vi­men­to, lo­teos, aper­tu­ra de ca­lles y ser­vi­cios-- fa­vo­re­ce a los pro­pie­ta­rios de tie­rras o bie­nes en las zo­nas in­ter­ve­ni­das. En ese ca­so se ge­ne­ra un co­bro a los mis­mos, asu­mien­do que han ele­va­do el va­lor de sus vi­vien­das o te­rre­nos.

LAS SI­TUA­CIO­NES ve­ri­fi­ca­das es­te año en la ciu­dad --un per­mi­so de cons­truc­ción pa­ra un am­bi­cio­so com­ple­jo en Do­rre­go y Ge­ne­ral Paz y otro edi­fi­cio en al­tu­ra en Ze­la­rra­yán al 400-- con­for­man te­mas pun­tua­les, don­de los in­ver­so­res pre­ten­den lle­var ade­lan­te obras que no se ade­cuan a la nor­ma­ti­va ur­ba­na vi­gen­te.

EL CON­CE­JO De­li­be­ran­te ana­li­zó qué so­li­ci­tar a cam­bio de otor­gar el vis­to bueno a las mis­mas.

AN­TE ES­TAS so­li­ci­tu­des, el mu­ni­ci­pio ana­li­za los pedidos, los me­tros cua­dra­dos en ex­ce­so que se pre­ten­de ma­te­ria­li­zar, el mon­to de la in­ver­sión y los be­ne­fi­cios que pue­den ob­te­ner los in­ver­so­res en ca­so de te­ner la ex­cep­ción. Tam­bién se con­si­de­ra el im­pac­to de la obra y sus po­si­bles efec­tos, fa­vo­ra­bles o ne­ga­ti­vos, pa­ra la ciu­dad en su con­jun­to.

A PAR­TIR de ese es­tu­dio, en el cual pue­den in­ter­ve­nir con­sul­to­res ex­ter­nos --co­mo los co­le­gios de in­ge­nie­ros, ar­qui­tec­tos, téc­ni­cos y agri­men­so­res--, los con­ce­ja­les de­ci­den, en ca­so de es­tar dis­pues­tos a dar el vis­to bueno a la sal­ve­dad, con­si­de­rar una “con­tra­pres­ta­ción”, el mon­to de la mis­ma y su des­tino.

LA REALI­DAD es que es­te ma­ne­jo tie­ne mu­cho de ar­bi­tra­rio, su re­sul­ta­do final pue­de de­pen­der de la ca­pa­ci­dad ne­go­cia­do­ra de las par­tes y has­ta ca­re­ce de la cla­ri­dad ne­ce­sa­ria que su­po­ne una re­so­lu­ción de es­te ti­po. De allí la ne­ce­si­dad de es­ta­ble­cer una re­gla­men­ta­ción es­pe­cí­fi­ca pa­ra es­ta te­má­ti­ca en ge­ne­ral, con con­di­cio­nes y re­glas don­de tan­to los in­ver­so­res co­mo los pro­fe­sio­na­les y cons­truc­to­res co­noz­can de an­te­mano las con­di­cio­nes a la ho­ra de as­pi­rar a una obra que ex­ce­de los per­mi­sos le­ga­les.

La plus­va­lía es una es­ti­ma­ción que de­be­rían ha­cer los mu­ni­ci­pios cuan­do las obras a su car­go be­ne­fi­cian a los pro­pie­ta­rios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.