Bu­da­pest y Vie­na in­ves­ti­gan la muer­te de los 71 re­fu­gia­dos

La po­li­cía hún­ga­ra de­tu­vo a una quin­ta per­so­na su­pues­ta­men­te im­pli­ca­da en el he­cho ocu­rri­do en Aus­tria, país que adop­tó me­di­das ex­tra­or­di­na­rias pa­ra com­ba­tir el trá­fi­co de per­so­nas.

La Nueva - - EL MUNDO. -

Las au­to­ri­da­des hún­ga­ras anun­cia­ron ayer la de­ten­ción de una quin­ta per­so­na su­pues­ta­men­te im­pli­ca­da en la muer­te de 71 re­fu­gia­dos en Aus­tria, país que adop­tó me­di­das ex­tra­or­di­na­rias pa­ra com­ba­tir el trá­fi­co de per­so­nas.

En un co­mu­ni­ca­do, la po­li­cía hún­ga­ra in­for­mó ayer de la de­ten­ción de un ciu­da­dano búl­ga­ro que se su­ma a otros 4 arres­ta­dos -3 búl­ga­ros y un af­gano- en el mis­mo ca­so, que es­tán en pri­sión pre­ven­ti­va dic­ta­da el sá­ba­do por un tri­bu­nal de Kecs­ke­mét, a unos 100 ki­ló­me­tros al sur de Bu­da­pest.

Mien­tras, en el cen­tro fo­ren­se de Vie­na con­ti­nua­ban las au­top­sias de los 71 cuer­pos, pro­ba­ble­men­te de re­fu­gia­dos si­rios y en­tre ellos 4 ni­ños, ha­lla­dos el pa­sa­do jue­ves en un ca­mión fri­go­rí­fi­co aban­do­na­do en el ar­cén de la au­to­pis­ta aus­tría­ca A4.

Los in­ves­ti­ga­do­res de­be­rán es­cla­re­cer el mo­men­to y lu­gar exac­to de la muer­te de las víc­ti­mas ya que, si se pro­du­jo en Hun­gría, co­mo se su­po­ne has­ta aho­ra, se­rá la Fis­ca­lía de Kecs­ke­mét la com­pe­ten­te en el ca­so, pe­ro si el lu­gar fue Aus­tria se ocu­pa­rá la Fis­ca­lía de la ciu­dad de Ei­sens­tadt, cer­ca­na a la fron­te­ra con Hun­gría.

De mo­men­to, la Fis­ca­lía de Kecs­ke­mét se hi­zo car­go del ca­so al de­ter­mi­nar la po­li­cía hún­ga­ra que el ca­mión con el gru­po de re­fu­gia­dos si­rios par­tió de esa lo­ca­li­dad rum­bo a Aus­tria.

Sea co­mo fue­re, las au­to­ri­da­des de am­bos paí­ses ve­ci­nos coope­ran es­tre­cha­men- te en es­te ca­so que sa­cu­dió a la opi­nión pú­bli­ca mu­cho más allá de sus fron­te­ras.

La mi­nis­tra aus­tría­ca del In­te­rior, Johan­na Mikl-Leit­ner, anun­ció me­di­das ex­tra­or­di­na­rias de con­trol po­li­cial en ca­rre­te­ras y au­to­pis­tas pa­ra lu­char con­tra el trá­fi­co ilí­ci­to de per­so­nas: "¡El men­sa­je es cla­ro: no os po­déis sen­tir se­gu­ros en Aus­tria. Los tra­fi­can­tes cri- mi­na­les son cap­tu­ra­dos en Aus­tria y ter­mi­nan tras las re­jas!", di­jo la mi­nis­tra en un co­mu­ni­ca­do.

Ad­vir­tió ade­más de la ne­ce­si­dad de coope­rar in­ter­na­cio­nal­men­te ya que las re­des de trá­fi­co ilí­ci­to de per­so­nas es­tán tam­bién or­ga­ni­za­das de for­ma trans­na­cio­nal.

En lo que va del año, Hun­gría in­ter­cep­tó a más de 140.000 per­so­nas que en­tra­ron en el país de for­ma ile­gal.

REUTERS

La ola de re­fu­gia­dos hi­zo que,

en los cam­pa­men­tos de Hun­gría, au­men­ten las ten­sio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.