Di­vor­cio ex­prés: ¿evi­ta la vio­len­cia do­més­ti­ca?

El es­pe­cia­lis­ta Leo­nar­do Gli­kin ad­vir­tió que po­dría fa­vo­re­cer a ali­viar “si­tua­cio­nes de ten­sión fa­mi­liar”.

La Nueva - - SOCIEDAD. -

RE­FOR­MA DEL CÓ­DI­GO CI­VIL Un es­pe­cia­lis­ta en de­re­cho de fa­mi­lia ad­vir­tió que las re­cien­tes mo­di­fi­ca­cio­nes in­tro­du­ci­das al ré­gi­men del ma­tri­mo­nio, par­ti­cu­lar­men­te la que abrió la po­si­bi­li­dad del lla­ma­do “di­vor­cio ex­prés”, po­drían fa­vo­re­cer “si­tua­cio­nes de vio­len­cia fa­mi­liar”.

El abo­ga­do Leo­nar­do Gli­kin, es­pe­cia­lis­ta en pla­ni­fi­ca­ción pa­tri­mo­nial y sucesoria con­si­de­ró que “un sis­te­ma en el que se per­mi­te que uno so­lo de los cón­yu­ges lle­ve ade- lan­te el di­vor­cio, cuan­do qui­zás pa­ra el otro el ma­tri­mo­nio to­da­vía es­tá vi­vo, pue­de ser ge­ne­ra­dor de si­tua­cio­nes de vio­len­cia que es ne­ce­sa­rio pre­ver y pre­ve­nir”.

Des­de la en­tra­da en vi­gen­cia del nue­vo Có­di­go Ci­vil y Co­mer­cial, el 1 de agos­to, las per­so­nas no tie­nen que per­ma­ne­cer un día más ca­sa­das si no lo desean y con só­lo re­cu­rrir a un juez y ma­ni­fes­tar su vo­lun­tad de no con­ti­nuar la vi­da en co­mún pue­den ob­te­ner una sen­ten­cia de di­vor­cio.

Se­gún el re­for­ma­do Có­di­go Ci­vil, el trá­mi­te es sen­ci­llo y muy rá­pi­do: el pe­ti­cio­nan­te só­lo tie­ne que pro­po­ner un con­ve­nio re­gu­la­dor, su­gi­rien­do có­mo se or­ga­ni­za­rá la vi­da fa­mi­liar des­de en­ton­ces.

Des­pués de una bre­ve au­dien­cia y aun­que no se ha­ya lle­ga­do a un acuer­do, el juez dic­ta­rá sen­ten­cia dis­po­nien­do el di­vor­cio vin­cu­lar.

Es­to pue­de ocu­rrir sin que el cón­yu­ge se en­te­re, sin de­cla­ra­ción de cul­pa­bi­li­dad ni au­dien­cia de con­ci­lia­ción, co­mo ocu­rría has­ta aho­ra.

To­das las de­más cues­tio­nes (con quién vi­vi­rán los hi­jos, la cuo­ta ali­men­ta­ria, la ma­ne­ra de dis­tri­buir los bie­nes y las re­com­pen­sas que pue­dan co­rres­pon­der) se tra­mi­ta­rán por se­pa­ra­do.

Só­lo en las ju­ris­dic­cio­nes don­de la me­dia­ción tie­ne ca- rác­ter obli­ga­to­rio, las par­tes de­be­rán re­cu­rrir a ella an­tes de di­ri­mir sus di­fe­ren­cias en Tri­bu­na­les.

“El di­vor­cio ex­prés es una he­rra­mien­ta que pue­de ayu­dar a evi­tar la vio­len­cia do­més­ti­ca, pe­ro no re­sul­ta su­fi­cien­te pa­ra evi­tar la vio­len­cia fa­mi­liar”, ex­pli­có Gli­kin.

El es­pe­cia­lis­ta se­ña­ló que da­do que la ley ca­re­ce de ins­tan­cias de diá­lo­go res­pec­to de los te­mas per­so­na­les en­tre los cón­yu­ges que se di­vor­cian, “se­ría ne­ce­sa­rio ins­tar a los pro­fe­sio­na­les a ac­tuar de ma­ne­ra in­ter­dis­ci­pli­na­ria (en par­ti­cu­lar, con el apor­te de psi­có­lo­gos) pa­ra ayu­dar a con­te­ner los as­pec­tos emo­cio­na­les no re­suel­tos de la re­la­ción que ter­mi­na”.

Pa­ra Gli­kin, fren­te a la po­si­bi­li­dad de que se ge­ne­ren si­tua­cio­nes de vio­len­cia, los abo­ga­dos de fa­mi­lia de­be­rían te­ner en cla­ro cuál es el gra­do de irre­ver­si­bi­li­dad de la si­tua­ción ma­tri­mo­nial. Co­men­tá es­ta cró­ni­ca en la­nue­va.com

ARCHIVO LA NUE­VA.

Des­de la en­tra­da en vi­gen­cia del nue­vo Có­di­go Ci­vil y Co­mer­cial, el 1 de es­te mes, las per­so­nas no tie­nen que per­ma­ne­cer un día más ca­sa­das si no lo desean.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.