Una mu­ñe­ca mo­vi­li­zó a la po­li­cía ho­lan­de­sa

La Nueva - - SOCIEDAD -

La Po­li­cía de Ams­ter­dam re­co­no­ció que acu­dió al res­ca­te de una mu­jer apa­ren­te­men­te in­cons­cien­te en su do­mi­ci­lio tras el avi­so de va­rios ve­ci­nos, pa­ra pos­te­rior­men­te des­cu­brir que se tra­ta­ba de una mu­ñe­ca se­xual.

En un men­sa­je pu­bli­ca­do en su pá­gi­na de Fa­ce­book, la Po­li­cía del dis­tri­to oes­te de la ca­pi­tal ho­lan­de­sa ad­mi­tió que los agen­tes lle­ga­ron a for­zar la puer­ta de una vi­vien­da y que en­tra­ron con des­fi­bri­la­do­res al pen­sar que la mu­jer po­dría ha­ber su­fri­do un ata­que car­día­co o al­go re­la­cio­na­do con el co­ra­zón.

"Era una mu­jer sin vi­da, he­cha de plás­ti­co y re­lle­na de ai­re", se­ña­ló el cuer­po po­li­cial en su men­sa­je.

Tras ob­ser­var a una mu­jer en ro­pa in­te­rior y sin mo­ver­se en el in­te­rior de una ca­sa, los agen­tes lla­ma­ron a la puer­ta va­rias ve­ces sin re­ci­bir res­pues­ta, lo que mo­ti­vó que en­tra­ran a la vi­vien­da de­rri­ban­do la puer­ta, se­gún el dia­rio "Te­le­graaf".

Se­gún ese me­dio, la Po­li­cía de­ci­dió re­ti­rar a la mu­ñe­ca de la ven­ta­na pa­ra que nin­gún otro ve­cino se alar­ma­ra por su po­si­ción in­mó­vil y re­cos­ta­da en un lu­gar de­ma­sia­do vi­si­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.