Los chi­cos y la ca­te­que­sis fa­mi­liar en la ciu­dad

Se ini­cia una vi­da de se­gui­mien­to a Je­sús, de vi­da cris­tia­na, me­dian­te el en­cuen­tro con la eu­ca­ris­tía, “en una vi­da pa­ra siem­pre”.

La Nueva - - PUNTA ALTA -

Más de qui­nien­tos chi­cos for­man par­te es­te año de la ca­te­que­sis fa­mi­liar, quie­nes jun­to a sus pa­dres, her­ma­nos ma­yo­res o abue­los, res­pon­den a las ac­ti­vi­da­des pro­pues­tas por la Igle­sia Ca­tó­li­ca.

El pa­dre Wal­ter Paris di­jo que ha­ce va­rios años el obis­po ins­tau­ró un nue­vo iti­ne­ra­rio de ca­te­que­sis que se de­no­mi­na Ini­cia­ción en la Vi­da Eu­ca­rís­ti­ca.

“Es­to no es sim­ple­men­te al­can­zar un ob­je­ti­vo pa­ra to­mar un sa­cra­men­to; se ini­cia una vi­da de se­gui­mien­to de Je­sús, de vi­da cris­tia­na, a tra­vés del en­cuen­tro con la Eu­ca­ris­tía, en una vi­da pa­ra siem­pre. El mé­to­do se adap­ta a los ajus­tes de ca­da dió­ce­sis, de acuer­do a las reali­da­des lo­ca­les”, in­di­có.

Men­cio­nó que la ca­te­que­sis fa­mi­liar em­pe­zó en la dió­ce­sis ha­ce más de 40 años, con el pa­dre He­ri­ber­to Ro­drí­guez en la pa­rro­quia Nues­tra Se­ño­ra de Lour­des. Y así, con mé­to­dos de Chi­le y otros paí­ses, se apli­có el sen­ti­do de in­tro­du­cir o re­in­tro­du­cir a la fa­mi­lia co­mo edu­ca­do­ra de la fe. Lue­go si­guie­ron otros mé­to­dos pa­ra uni­ver­sa­li­zar la ca­te­que­sis fa­mi­liar en la Ar­gen­ti­na. Lle­va­mos una lar­ga tra­yec­to­ria. Ade­más fue una ben­di­ción que el Pa­pa Juan Pa­blo II in­tro­du­jo en el De­re­cho Ca­nó­ni­co la ca­te­que­sis fa­mi­liar co­mo el mé­to­do pe­di­do por la Igle­sia pa­ra en­se­ñar la ca­te­que­sis pa­ra la Eu­ca­ris­tía.

“Es una ex­pe­rien­cia de la fa­mi­lia y de ca­da pa­rro­quia, cer­ca de los ho­ga­res de sus par­ti­ci­pan­tes. Por ese mo­ti­vo se de­ci­dió que ca­da uno de los chi­cos con sus adul­tos acom­pa­ñan­tes reali­cen la ac­ti­vi­dad en la pa­rro­quia más cer­ca­na a su ca­sa. Otro de­ta­lle im­por­tan­te es que una Igle­sia so­la no pue­de aten­der to­das las ne­ce­si­da­des de la ciu­dad. Ha­bía co­mu­ni­da­des que te­nían 15 chi­cos, con ba­rrios muy po­pu­lo­sos, y te­nía­mos otras que te­nían 240. Se tu­vo en­ton­ces que re­dis­tri­buir por­que no se po­día en­con­trar in­fra­es­truc­tu­ra y la can­ti­dad de ca­te­quis­tas que pue­da aten­der a se­me­jan­te vo­lu­men de gen­te”.

Re­mar­có, en cuan­to a quie­nes dic­tan las ac­ti­vi­da­des, que en la Igle­sia siem­pre cuen­ta con ca­te­quis­tas. “Hay gen­te que va de­jan­do y otra nue­va que se acer­ca. Tam­bién hay quie­nes en­cuen­tran in­quie­tu­des en­tre los pa­pás y los ani­man y es­ti­mu­lan en el sig­ni­fi­ca­do de evan­ge­li­zar. Una ca­te­que­sis bien vi­vi­da, muy vi­ven­cial, don­de vi­van un ver­da­de­ro en­cuen­tro con Je­sús, a tra­vés de la co­mu­ni­dad y la fa­mi­lia, y que en­tu­sias­ma a la gen­te pa­ra co­mu­ni­car­lo”.

“Lo que tie­nen que co­mu­ni­car es una ex­pe­rien­cia, no una doc­tri­na. La doc­tri­na es­tá aso­cia­da. Pe­ro lo im­por­tan­te es que se co­mu­ni­que el en­cuen­tro que se vi­ve con Je­sús. Allí tie­ne que pre­va­le­cer la fe de la gen­te y el amor a Je­sús. Lue­go hay to­do un ca­mino for­ma­ti­vo que se ha­ce co­mu­ni­ta­ria­men­te. Du­ran­te dos años lo hi­cie­ron con­mi- go y en es­te ci­clo es­tán tra­ba­jan­do en equi­pos por co­mu­ni­da­des”.

“La gen­te se ani­ma, se sien­te apo­ya­da y en­ton­ces se su­ma y vi­ve con ale­gría el po­der trans­mi­tir la fe. En ge­ne­ral no te­ne­mos ca­ren­cia de ca­te­que­sis. Sí hu­bo, el año pa­sa­do; mu­chas per­so­nas se fue­ron de la ciu­dad por los pa­ses (otor­ga­dos a los mi­li­ta­res por la Ar­ma­da) y tu­vi­mos que sa­lir a bus­car ur­gen­te los re­em­pla­zos. Pun­ta Al­ta, en cues­tio­nes de fe, es muy es­pe­cial. Lo mos­tró en la pe­re­gri­na­ción ha­cia la Puer­ta San­ta, por ejem­plo. La gen­te es muy com­pro­me­ti­da”.

Res­pec­to al acom­pa­ña­mien­to de los adul­tos a los chi­cos que rea­li­zan la ca­te­que­sis, di­jo que “se pre­sen­tan va­rias cir­cuns­tan­cias. Pri­me­ro tie­nen que fir­mar un com­pro­mi­so pa­ra ini­ciar es­te ca­mino de acom­pa­ña­mien­to de los hi­jos. Si no te­ne­mos re­glas cla­ras, no vie­nen, no se ocu­pan, co­mo pa­sa en to­dos los ám­bi­tos. Pa­ra que­jar­se son los pri­me­ros, pe­ro no pa­ra ocu­par­se de que los chi­cos es­tu­dien. To­dos fui­mos ado­les­cen­tes y si no te­ne­mos un adul­to que mar­que los lí­mi­tes, no tra­ba­jan por sí mis­mos. En la ca­te­que­sis su­ce­de al­go pa­re­ci­do”.

“Hay pa­pás que se com­pro­me­ten más, otros me­nos; otros vie­nen obli­ga­dos y des­pués des­cu­bren que es al­go lin­do y se com­pro­me­ten de una for­ma im­pre­sio­nan­te; lo que pre­va­le­ce es la fe, el en­cuen­tro de Je­sús. Tra­ta­mos de ali­viar las di­fi­cul­ta­des con el diá­lo­go. En ge­ne­ral pre­va­le­ce la gen­te que se in­vo­lu­cra a la ho­ra de ha­cer la ca­te­que­sis”, ma­ni­fes­tó.

“Y la con­tra­ca­ra es la gen­te que no vie­ne nun­ca. Es­tán los pa­pás que lle­gan has­ta la puer­ta a bus­car a la es­po­sa y a los hi­jos, y los 'ex­pul­sa­do­res', co­mo les di­go yo, que abren la puer­ta del au­to pa­ra que ba­jen la es­po­sa y el hi­jo y se re­ti­ran del lu­gar. En el fon­do es una si­tua­ción tris­te por­que se pier­den de vi­vir al­go lin­do. Na­die los juz­ga. Lo im­por­tan­te es que la ma­má y el ne­ne asis­ten a la ca­te­que­sis. Y es im­pres­cin­di­ble que al­guien de la fa­mi­lia acom­pa­ñe, am­bos pa­dres, un pa­drino, un abue­lo o los her­ma­nos ma­yo­res", ex­pre­só.

“Lo im­por­tan­te es dar­nos cuen­ta que co­mo fa­mi­lia te­ne­mos que edu­car a nues­tros hi­jos", di­jo.

"Es res­pon­sa­bi­li­dad de la fa­mi­lia edu­car a los hi­jos. Ni la es­cue­la, ni la pa­rro­quia, ni el club, ni na­die edu­ca a los hi­jos. La fa­mi­lia tie­ne la ta­rea prio­ri­ta­ria de edu­car a sus hi­jos", ma­ni­fes­tó.

"Ese el sen­ti­do de la ca­te­que­sis fa­mi­liar; ha si­do una ver­da­de­ra re­no­va­ción pa­ra to­da la Igle­sia”, ex­pre­só.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.