Apren­der a leer sin el pa­pel

La Nueva - - OPINIÓN -

LA SEMANA que pa­só se pu­bli­ca­ron los úl­ti­mos edi­to­ria­les en pa­pel pu­bli­ca­dos por es­te dia­rio de mar­tes a vier­nes. El que inau­gu­ró la se­rie fue es­cri­to un lu­nes: un par­ti­cu­lar lu­nes de agos­to de 1898, en una ciu­dad de 15 mil ha­bi­tan­tes que co­men­za­ba a aban­do­nar su con­di­ción de fuer­te de fron­te­ra pa­ra con­ver­tir­se en la de ma­yor cre­ci­mien­to de­mo­grá­fi­co del país. “LA NUE­VA Pro­vin­cia” co­men­zó a ser vo­cea­da por lo ca­ni­lli­tas cuan­do no exis­tía la ra­dio ni la te­le­vi­sión. EN TIEM­POS en que no ha­bía lí­neas te­le­fó­ni­cas dis­po­ni­bles (ni lo­ca­les ni con ciu­dad al­gu­na) y en que un he­cho ocu­rri­do en Eu­ro­pa, por ejem­plo, po­día de­mo­rar una semana en ser co­no­ci­do en es­ta tie­rra. HAN TRANS­CU­RRI­DO 118 años y al­gu­nas co­sas han cam­bia­do. Las for­mas de co­mu­ni­ca­ción y de in­for­ma­ción, en­tre otras. Es­ta­mos, men­cio­nan al­gu­nos, en tiem­pos de una gran re­vo­lu­ción: la de In­ter­net, la del mun­do al al­can­ce de una compu­tado­ra, el pla­ne­ta en tiem­po real, los acon­te­ci­mien­tos a la vis­ta en dé­ci­mas de se­gun­dos de es­tar ocu­rrien­do. Na­da es igual pa­ra los que ca­mi­nan por el pla­ne­ta ha­ce más de 30 años, pe­ro es el mun­do de siem­pre pa­ra las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes. EN ESE con­tex­to de cam­bios -cu­yo aná­li­sis, en cuan­to a sus con­se­cuen­cias fi­na­les, es­tá en desa­rro­llo, con va­ti­ci­nos y es­pe­cu­la­cio­nes, mi­tos y reali­da­des-, los dia­rios en su so­por­te tradicional, el pa­pel, han caí­do en un gran po­zo. Es un fe­nó­meno mun­dial, con me­nor o ma­yor con­tu­den­cia se­gún el ca­so, pe­ro tan real co­mo el sol. Es el tiem­po de los por­ta­les in­for­ma­ti­vos y de una enor­me ba­te­ría de ca­na­les de co­mu­ni­ca­ción. El pa­pel, el dia­rio del lu­nes, bus­ca re­de­fi­nir su rol, en­con­trar su ca­mino. “LA NUE­VA.” pa­pel se­rá des­de hoy un pe­rió­di­co. Con tres días de cir­cu­la­ción (sá­ba­do, domingo y lu­nes). El res­to de la semana vol­ca­rá su tra­ba­jo en el por­tal de In­ter­net, un lu­gar en cons­tan­te cre­ci­mien­to, con mi­les de con­sul­tas y lec­tu­ras dia­rias pro­ve­nien­tes de to­do el mun­do. Bus­ca­rá su­mar a la in­for­ma­ción pu­ra y du­ra un adi­cio­nal de con­tex­tos, re­fe­ren­cias y da­tos com­ple­men­ta­rios que ex­ce­dan cual­quier for­ma­to re­du­ci­do y con­tun­den­te. NO SE­RÍA di­fí­cil en­sa­yar una lis­ta de diez ele­men­tos o ser­vi­cios que han de­ja­do de exis­tir en su for­ma tradicional en los úl­ti­mos 20 años. Es­te gi­ro del dia­rio no de­ja de ser par­te del pro­ce­so de se­lec­ción na­tu­ral que co­men­zó a en­ten­der Char­les Dar­win en 1833, mien­tras jun­ta­ba ma­ri­po­sas a ori­llas del Na­pos­tá. Se tra­ta de sos­te­ner la es­pe­cie, sin de­jar de hon­rar al pe­rio­dis­mo. Con un po­co me­nos de pa­pel, con un tan­to más de pan­ta­lla.

Se tra­ta de sos­te­ner la es­pe­cie sin de­jar de hon­rar al pe­rio­dis­mo. Con me­nos pa­pel, con un tan­to más de pan­ta­lla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.