La Pro­vin­cia ha­ce un “con­trol de da­ños”

La Nueva - - EL PAÍS -

Si no le fue fá­cil tran­si­tar los pri­me­ros me­ses de ges­tión en la Pro­vin­cia, la eta­pa que le que­da por de­lan­te a la go­ber­na­do­ra Ma­ría Eu­ge­nia Vidal pue­de re­sul­tar­le aún más in­có­mo­da, si tie­ne que plan­tar­se an­te si­tua­cio­nes di­fí­ci­les in­du­ci­das des­de su mis­mo es­pa­cio po­lí­ti­co.

El im­pac­to de la am­plia car­ta re­dac­ta­da por la dipu­tada Elisa Ca­rrió en la que le en­tre­gó sus “prue­bas” con­tra el je­fe de la Po­li­cía Bo­nae­ren­se, Pa­blo Bres­si, a quien le apun­tó con su lan­za­lla­mas al atri­buir­le “víncu­los” con el nar­co­trá­fi­co, de­jó pú­bli­ca­men­te ex­pues­ta a Vidal y pu­so con­tra las cuer­das al ministro de Seguridad pro­vin­cial, Cris­tian Ri­ton­do.

“Li­li­ta no ayuda con es­ta de­nun­cia pú­bli­ca”, di­cen vo­ces alia­das del fren­te Cam­bie­mos en La Pla­ta. Po­co an­tes, Vidal le ha­bía mar­ca­do la can­cha a la lí­der de la Coa­li­ción Cí­vi­ca: “Es­ta­mos en el mis­mo lu­gar, pe­lean­do con­tra las ma­fias”, le con­tes­tó.

La man­da­ta­ria pro­vin­cial de­jó en cla­ro que no pien­sa re­tro­ce­der en de­ci­sio­nes que ya adop­tó. Por ejem­plo, en la re­for­ma de la es­truc­tu­ra po­li­cial. Sa­be que al­gu­nos he­chos pun­tua­les e in­ti­mi­da­to­rios a ni­vel gu­ber­na­men­tal pue­den te­ner vin­cu­la­ción con un cli­ma hos­til de al­gu­nos sec­to­res de esa fuer­za uni­for­ma­da.

Co­mo te­lón de fon­do, ade­más, apa­re­ce el po­si­ble due­lo Ca­rrio-Ma­cri (el pri­mo Jor­ge) que pro­me­te tem­pe­ra­tu­ras de in­fierno al com­pás de las in­ter­nas y pro­yec­cio­nes elec­to­ra­les para las le­gis­las­ti­vas de 2017. El in­ten­den­te de Vi­cen­te López, aco­mo­da sus pie­zas en el ta­ble­ro bo­nae­ren­se don­de, pa­re­cie­ra, cuen­ta con un gui­ño de la man­da­ta­ria y un te­nue acer­ca­mien­to con Emi­lio Monzó.

En pa­ra­le­lo, Vidal de­ci­dió con­for­mar a los ra­di­ca­les con la crea­ción de un nue­vo mi­nis­te­rio de Cien­cia, Tec­no­lo­gía e In­no­va­ción para Jor­ge Elus­ton­do, y así des­pe­jar el in­gre­so al ga­bi­ne­te del in­ten­den­te peronista de San Mi­guel, Joa­quín de la To­rre, co­mo ministro de Pro­duc­ción. No po­cos con­si­de­ran co­mo un ges­to de des­tra­to por par­te del Pro a la re­pre­sen­ta­ción his­tó­ri­ca que la UCR tie­ne en ám­bi­to bo­nae­ren­se.

Aho­ra, el ex­mas­sis­ta De la To­rre tendrá co­mo mi­sión cla­ve: me­jo­rar el vo­lu­men te­rri­to­rial de Vidal, so­bre to­do en su re­la­ción con in­ten­den­tes pe­ro­nis­tas del Co­nur­bano. El que mu­ñe­queó el es­ce­na­rio in­terno fue el ministro de Go­bierno, Fe­de­ri­co Sal­vai.

Vidal cons­tru­ye un puen­te para que no po­cos al­cal­des opo­si­to­res co­mo De la To­rre pue­dan cru­zar­lo con ab­so­lu­ta ar­mo­nía po­lí­ti­ca. Cam­bie­mos tam­bién in­cor­po­ró al ve­ci­na­lis­ta prin­glen­se Car­los Ber­te­rret.

To­do ocu­rrió an­tes de pre­sen­tar al me­diá­ti­co neu­ró­lo­go Fa­cun­do Ma­nes co­mo “re­fuer­zo” del equi­po de tra­ba­jo de la PBA. Ma­nes fue con­vo­ca­do para co­la­bo­rar en la lu­cha con­tra la po­bre­za, a fa­vor de la in­clu­sión y el cui­da­do “del ca­pi­tal men­tal de los ciu­da­da­nos”. To­do un men­sa­je es­pi­ri­tual Pro, mien­tras se apu­ra el plan de obra y se re­fuer­za los pro­gra­mas so­cia­les en el Gran Bue­nos Ai­res.

“Por una vez, la Pro­vin­cia se merece que no ha­ga­mos más im­pro­vi­sa­cio­nes. Que no ha­ya más par­ches”, afir­man en ca­lle 6.

En las dia­go­na­les mu­chos coin­ci­den en ca­ta­lo­gar co­mo “des­pa­re­jo” al ga­bi­ne­te téc­ni­co mi­nis­te­rial an­te la fal­ta de tac­to, reite­ra­das “pi­fia­das” y un alto ni­vel de in­sen­si­bi­li­dad.

Tra­ba­jan­do so­bre las con­se­cuen­cias del drás­ti­co ajus­te eco­nó­mi­co del Go­bierno na­cio­nal, el hom­bre de má­xi­ma con­fian­za de Vidal en la Le­gis­la­tu­ra, el dipu­tado Ma­nuel Mos­ca, ofre­ció una “fo­to par­cial” para com­ple­tar un “con­trol de da­ños” en el que la po­lí­ti­ca pa­só a ser el pun­to dé­bil del ma­cris­mo.

“En es­te se­gun­do se­mes­tre va­mos a em­pe­zar a ver re­sul­ta­dos, pro­duc­to de las de­ci­sio­nes que se han to­ma­do. Lo más di­fí­cil ya pa­só”, ase­gu­ró el jo­ven le­gis­la­dor bo­nae­ren­se.

En la ori­lla de los pe­ro­nis­mos, re­fe­ren­tes le­gis­la­ti­vos del FpV, ce­le­bran el fa­llo de la Cá­ma­ra Fe­de­ral de La Pla­ta que de­cla­ró nu­lo el ajus­te ta­ri­fa­rio del gas en to­do el país y or­de­nó sus­pen­der por tres me­ses la suba de la luz en la Pro­vin­cia.

A to­do es­to, en­tre los 28 plie­gos que en­vió el Eje­cu­ti­vo para el nom­bra­mien­to de jue­ces, fis­ca­les, de­fen­so­res y de­más car­gos en el Po­der Ju­di­cial, el Se­na­do bo­nae­ren­se apro­bó, por una­ni­mi­dad, los dos pri­me­ros plie­gos para Bahía Blan­ca.

De ese mo­do, la co­mi­sión de Asun­tos Cons­ti­tu­cio­na­les y Acuer­dos im­pul­só la de­sig­na­ción del doc­tor Mar­ce­lo Romero Jar­dín co­mo fis­cal y de su par Guillermo Lamm­le, co­mo ase­sor de In­ca­pa­ces.

La man­da­ta­ria pro­vin­cial de­jó en cla­ro que no pien­sa re­tro­ce­der en de­ci­sio­nes que ya adop­tó. Por ejem­plo, en la re­for­ma de la es­truc­tu­ra po­li­cial.

DYN

Vidal su­mó a su equi­po de tra­ba­jo a Joa­quín de la To­rre, Car­los Ber­te­rret y Fa­cun­do Ma­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.