Co­rrup­ción co­mo es­pec­tácu­lo

La Nueva - - OPINIÓN - Por Agus­tín La­je

a co­rrup­ción kirch­ne­ris­ta ha ad­qui­ri­do una di­men­sión de es­pec­ta­cu­la­ri­dad, en el sen­ti­do más li­te­ral po­si­ble.

Co­mo sue­le ocu­rrir con los exi­to­sos cu­le­bro­nes a me­nu­do im­por­ta­dos, los ar­gen­ti­nos “la mi­ra­mos por TV”, es­pe­ran­do siem­pre an­sio­sos, ca­si co­mo una ex­pre­sión del más cu­rio­so ma­so­quis­mo so­cial, el pró­xi­mo ca­pí­tu­lo que pro­me­te ser, val­ga la re­dun­dan­cia, to­da­vía más “es­pec­ta­cu­lar”.

Bol­sos tan car­ga­dos de di­ne­ro que hay que pe­sar­los para sa­ber cuán­tas di­vi­sas con­tie­nen.

“Va­li­je­ros” que di­cen y se des­di­cen, que pa­san por pro­gra­mas de po­lí­ti­ca y del es­pec­tácu­lo, co­mo si se tra­ta­ra de lo mis­mo.

La­va­do­res de di­ne­ro que pre­gun­tan desafian­tes “¿que­rías show?”, para lue­go pe­dir per­dón des­de la pri­sión.

Fil­ma­cio­nes de gen­te con­tan­do más de cin­co mi­llo­nes de dó­la­res en “La Ro­sa­di­ta”.

En el vi­deo apa­re­cen, en­tre otros, Mar­tín Báez, Pé­rez Ga­dín y el es­po­so de una ve­det­te.

Por su par­te, Lázaro Báez ter­mi­na pre­so y pro­ce­sa­do por que­dar­se con al­gu­nos (va­rios) mi­llo­nes de dó­la­res de la obra pú­bli­ca.

Los hi­jos del pre­so, du­bi­ta­ti­vos, su­gie­ren por aho­ra tí­mi­da­men­te que la “je­fa” de la ban­da era la pro­pia Cris­ti­na Fer­nán­dez de Kirch­ner.

Y al­go no me­nos im­por­tan­te: que el juez que tie­ne la cau­sa se pa­sea­ba por Oli­vos.

Por otro la­do, bol­sas con 9 mi­llo­nes de dó­la­res se “re­vo­lean” den­tro de un mo­nas­te­rio.

Se tra­ta de Jo­sé López, el se­gun­do de De Vi­do, el ex­mi­nis­tro pro­ce­sa­do por la tra­ge­dia de Once en la que mu­rie­ron 51 per­so­nas.

López es vis­to “in fra­gan­ti”. Lo detienen. Pi­de co­caí­na. Su abo­ga­da ale­ga pro­ble­mas psi­quiá­tri­cos. Su abo­ga­da ter­mi­na en “el bai­lan­do”, jun­to con Mar­ce­lo Ti­ne­lli.

En pa­ra­le­lo, se en­cuen­tran tres crip­tas (¿o “bó­ve­das”?) den­tro del mis­mo mo­nas­te­rio don­de López arro­ja­ba “sus” dó­la­res.

Las mon­jas no sa­ben mu­cho, por su­pues­to, aun­que han vin­cu­la­do a Ali­cia Kirch­ner, la her­ma­na de Nés­tor.

Ca­si al mis­mo tiem­po, traen des­de Pa­ra­guay a Pé­rez Co­rra­di, el pró­fu­go por el tri­ple cri­men de Ge­ne­ral Ro­drí­guez. Usan a un do­ble del reo para ba­jar­lo del avión, te­mien­do que lo ma­sa­cren al lle­gar a Ar­gen­ti­na.

Al ver­da­de­ro reo lo vis­ten de po­li­cía, y lo po­nen a cu­brir al fal­so reo.

Pé­rez Co­rra­di se des­cha­va y se­ña­la a Aní­bal Fer­nán­dez y a Ri­car­do Eche­ga­ray co­mo los fun­cio­na­rios po­lí­ti­cos vin­cu­la­dos al trá­fi­co ile­gal de efe­dri­na en el país.

No es el pri­me­ro que lo di­ce: Mar­tín La­nat­ta, des­de la cár­cel, y an­tes de fu­gar­se, ya lo ha­bía con­fe­sa­do tam­bién por te­le­vi­sión.

Di­cen que mu­chas ve­ces la reali­dad su­pera la fic­ción. El pro­ble­ma es cuan­do la reali­dad se vuel­ve es­pec­tácu­lo, pues aque­lla se con­vier­te en reality show.

Es de­cir, la reali­dad pier­de par­te de su sus­tan­cia y de sus efec­tos, que son arre­ba­ta­dos por el show.

Y las víc­ti­mas de la reali­dad van des­po­ján­do­se de su con­di­ción de víc­ti­mas para ocu­par el lu­gar (ma­so­quis­ta, ya lo di­ji­mos) de an­sio­sos es­pec­ta­do­res “po­cho­cle­ros”.

Del otro la­do del te­lón, los co­rrup­tos se vuel­ven una suer­te de ce­le­bri­ties que se pa­sean por los pa­si­llos de los canales de te­le­vi­sión.

Los pro­duc­to­res de TV com­pi­ten des­afo­ra­da­men­te por “te­ner­los en el pi­so”; su pre­sen­cia en tal o cual pro­gra­ma se anun­cia con bom­bos y pla­ti­llos.

Los pro­gra­mas de chi­men­tos ha­blan de po­lí­ti­ca, y los de po­lí­ti­ca ha­blan de chi­men­tos. Las ve­det­tes opi­nan de po­lí­ti­ca, y los po­lí­ti­cos se em­pa­re­jan con las ve­det­tes. La ló­gi­ca del ra­ting así lo exi­ge, y la ló­gi­ca del ra­ting es un pro­duc­to, a su vez, de las exi­gen­cias te­le­vi­si­vas de la gen­te.

Gio­va­ni Sar­to­ri di­ría que el ar­gen­tino ha de­ja­do de ser ho­mo sym­bo­li­cum (hom­bre sim­bó­li­co) para ser sim­ple­men­te ho­mo vi­dens (hom­bre que ve), lo cual sig­ni­fi­ca que he­mos des­es­ti­ma­do to­das nues­tras ca­pa­ci­da­des sim­bó­li­cas y po­lí­ti­cas que nos ca­rac­te­ri­zan co­mo se­res hu­ma­nos, para re­du­cir­nos a la pa­si­vi­dad de la ex­pec­ta­ción que nos con­vier­te, a la pos­tre, en ho­mo lu­dens (hom­bre lú­di­co).

¿No hay mu­chas ve­ces más di­ver­ti­men­to que in­dig­na­ción en el ver una nue­va y es­pec­ta­cu­lar no­ti­cia de co­rrup­ción?

“El ac­to de ver es­tá atro­fian­do la ca­pa­ci­dad de en­ten­der”, sen­ten­cia­ba el po­li­tó­lo­go ita­liano.

Así las co­sas, en es­te reality show que día a día nos brin­dan los co­rrup­tos —cu­yo elen­co va en ex­po­nen­cial au­men­to—, la co­rrup­ción pa­sa a ser co­sa de ac­to­res y no de es­truc­tu­ras; de in­di­vi­dua­li­da­des y no de po­lí­ti­ca.

La co­rrup­ción se cons­ti­tu­ye en los co­rrup­tos: tie­nen nom­bres y ape­lli­dos, tie­nen car­ne y hue­so. Son los que ve­mos en la TV. Pe­ro las es­truc­tu­ras ins­ti­tu­cio­na­les, los sus­tra­tos cul­tu­ra­les y las fantasías ideo­ló­gi­cas que po­si­bi­li­ta­ron la co­rrup­ción co­mo en­fer­me­dad en­dé­mi­ca de nues­tra po­lí­ti­ca, ex­ce­den las re­pre­sen­ta­cio­nes que es ca­paz de pro­du­cir la ló­gi­ca del es­pec­tácu­lo (y del ra­ting).

Cuan­do la reali­dad se ha­ce show, di­ji­mos, ador­me­ce los efec­tos que la reali­dad tie­ne so­bre su­je­tos ac­ti­vos pues aho­ra, en tan­to show, pe­ne­tra su­je­tos pa­si­vos y ex­pec­tan­tes.

La co­rrup­ción, co­mo re­sul­ta­do fi­nal, se des­po­li­ti­za; se vuel­ve es­pec­tácu­lo. No in­dig­na: di­vier­te. No mo­vi­li­za: re­tie­ne. Se cons­ti­tu­ye en al­go más pa­re­ci­do a una pe­lí­cu­la de Holly­wood, que a la tris­te reali­dad de un pue­blo sa­quea­do por quie­nes de­cían en­car­nar una re­vo­lu­ción “na­cio­nal y po­pu­lar”.

“En es­te reality show que día a día nos brin­dan los co­rrup­tos, la co­rrup­ción pa­sa a ser co­sa de ac­to­res y no de es­truc­tu­ras; de in­di­vi­dua­li­da­des y no de po­lí­ti­ca.”

Agus­tín La­je es di­rec­tor del cen­tro de es­tu­dios Li­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.